El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, pidió el lunes a todos los estadounidenses que condenen el supremacismo blanco después de dos tiroteos que dejaron 29 muertos, entre ellos siete mexicanos, y provocaran acusaciones de que la retórica del mandatario es parte del problema.

"El atacante de El Paso publicó un manifiesto en internet consumido por el odio racista", dijo Trump en un discurso televisado a la nación desde la Casa Blanca.

"Y (con) una voz, nuestra nación debe condenar el racismo, el fanatismo y la supremacía blanca. Estas ideologías siniestras deben ser derrotadas. El odio no tiene lugar en Estados Unidos. El odio deforma la mente, devasta el corazón y devora el alma", añadió.

Se trata de una de las rara ocasiones en las que el mandatario ha condenado expresamente al supremacismo blanco, un movimiento racista y xenófobo que estaría relacionado, al menos como influencia, en los ataques del fin de semana que en parte estuvieron concentrados en la población hispana.

El tirador de El Paso, Patrick Crusius
El tirador de El Paso, Patrick Crusius

Trump ha sido muy criticado en los últimos días por sus opositores, que lo han juzgado como parte del problema por su retórica inflamatoria contra la inmigración. En especial por sus repetidas referencias a una "invasión" a través de la frontera mexicana, un término que fue utilizado por el atacante de El Paso en su manifiesto.

Pese a su giro en contra del supremacismo blanco, sin embargo, no hizo ninguna referencia a su propuesta anterior de endurecer los controles de armas mediante legislación acordada por los partidos demócrata y republicano en conjunto.

"Los republicanos y los demócratas deben unirse y obtener verificaciones de antecedentes sólidas, quizás uniendo esta legislación con una reforma migratoria que se necesita desesperadamente", había tuiteado horas antes Trump.

El atacante de Dayton, Connor Betts (Foto: captura de pantalla video Reuters)
El atacante de Dayton, Connor Betts (Foto: captura de pantalla video Reuters)

Para algunos esto significaba una referencia al pedido del senador republicano Pat Toomey de un endurecimiento de los controles de antecedentes para la compra de armas, citando un proyecto presentado por él mismo y el senador demócrata Joe Manchin.

"Debemos hacer más para mantener a las armas lejos de las manos de psicópatas. Aunque ninguna ley puede frenar los tiroteos masivos en su totalidad, es tiempo de que el Congreso actúe para mantener a las comunidades seguras y debemos empezar aprobando esta legislación que expande los controles de antecedentes a todas las ventas comerciales de armas", expresó el legislador en su cuenta de Twitter.

Pero Trump, que no aceptó preguntas durante la conferencia del lunes, no dijo nada al respecto.

De cualquier manera la  subordinación del avance en el control de armas a la aprobación de la polémica reforma migratoria parece, a primera vista, como un bloqueo previo de cualquier proyecto: los demócratas nunca lo aceptarían.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: