John Bolton, Asesor en Seguridad Nacional del presidente estadounidense Donald Trump
John Bolton, Asesor en Seguridad Nacional del presidente estadounidense Donald Trump

El Asesor en Seguridad Nacional del gobierno de Estados Unidos, John Bolton, canceló un viaje programado a Corea del Sur para permanece en Washington y monitorear la situación en Venezuela, donde se espera este sábado que la ayuda humanitaria ingrese al país a pesar del bloqueo de las fuerzas armadas controladas por el chavismo.

De acuerdo al portavoz Garrett Marquis, citado el viernes por la agencia Reuters, estaba planeado que Bolton viajara a la península coreana para ultimar detalles de la cumbre entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, que tendrá lugar la semana próxima en Vietnam.

Pero debido a la tensa situación registrada en la frontera entre Venezuela y Colombia, especialmente en el paso entre Cúcuta y Táchira, y en el límite con Brasil, donde ayer dos personas murieron por la represión de las fuerzas armadas chavistas, el Asesor en Seguridad Nacional permanecerá en Washington siguiendo de cerca los acontecimientos.

Bolsas de ayuda humanitaria destinadas para las familias necesitadas de Venezuela en una bodega del lado colombiano del puente fronterizo (Meridith Kohut/The New York Times)
Bolsas de ayuda humanitaria destinadas para las familias necesitadas de Venezuela en una bodega del lado colombiano del puente fronterizo (Meridith Kohut/The New York Times)

"Bolton ha decidido quedarse en Washington para seguir los eventos e Venezuela, donde el ejército se enfrenta a la decisión esencial de permitir o no el ingreso del convoy de ayuda humanitaria", señaló Marquis.

Desde hace semanas la ayuda humanitaria enviada principalmente por Estados Unidos se ha estado acumulando en Colombia, Brasil y también en la isla holandesa de Curazao, y está pautado que este sábado ingrese finalmente al país.

Venezuela se encuentra inmersa en una crisis socioeconómica sin precedentes, experimentando una caída del 37% de su PBI desde 2013, con una inflación de 1.800.000%, de acuerdo al FMI, pobreza del 87%, tasas de homicidio entre las más altas del mundo, deterioro general de la calidad de vida y escasez de alimento y medicamentos.

La situación ha llevado a que más de dos millones de personas emigraran del país, especialmente a países vecinos como Colombia y Brasil pero llegando a toda América Latina.

El líder opositor Juan Guaidó y el dictador venezolano Nicolás Maduro
El líder opositor Juan Guaidó y el dictador venezolano Nicolás Maduro

En este contexto la ayuda humanitaria intenta paliar la situación extrema atravesada por los venezolano, pero es rechazada por el régimen chavista de Nicolás Maduro, que se aferra al poder a pesar de su reelección en 2018 es considerada ilegítima por la represión a la oposición y sus ataques al parlamento electo en 2015.

Al respecto, el líder opositor Juan Guaidó fue proclamado en enero presidente interino de Venezuela por la Asamblea Nacional, encargado de organizar la transición de poder y llamar a elecciones libres. Estados Unidos fue uno de los primeros países en reconocer su legitimidad, seguido luego por Canadá, Europa y la mayor parte de América Latina, incluyendo a Colombia y Brasil.

Pero Maduro ha rechazado la proclamación y ha movilizado a parte de las fuerzas armadas para enfrentarse a lo que él acusa como un intento de injerencia estadounidense. Al mismo tiempo, militarizó las fronteras para frenar el ingreso de ayuda humanitaria, y el viernes dos personas murieron y 15 resultaron heridas cuando un grupo de indígenas venezolanos intentaron ingresar los víveres y fueron rechazados por el ejército chavista.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: