Donald Trump desautorizó las declaraciones de su jefe de gabinete sobre el muro: "Nunca ha cambiado desde que lo concebí"

El mandatario estadounidense salió al cruce de lo dicho por el general John Kelly, quien aseguró que algunas promesas de campaña "no estaban bien informadas". El republicano reiteró que México deberá pagar por la obra y aseguró que "sin muro no habrá acuerdo" de reforma migratoria

Donald Trump (Reuters)
Donald Trump (Reuters)

"El muro es el muro, nunca ha cambiado o evolucionado desde el primer día que lo concebí", afirmó este jueves el presidente de los Estados Unidos, saliendo al cruce de las afirmaciones de John Kelly, quien había bajado el tono a una de las principales promesas de campaña.

Según explicó Trump, en algunas partes de la barrera fronteriza se podrá ver del otro lado "por necesidad", y aseguró que "nunca hubo la intención" de construir en ciertas áreas protegidas, tales como montañas, zonas de desecho o ríos.

Así, el presidente desmintió las afirmaciones de su jefe de gabinete, quien en una reunión privada con la bancada hispana del Congreso declaró que el proyecto "está evolucionando", ya que algunas de las promesas de campaña del presidente estadounidense no estaban "completamente informadas". Según explicó un demócrata presente en la reunión, hay ciertas áreas de la frontera que no necesitan el muro, y el presidente no sabía eso cuando hacía sus promesas de campaña".

Posteriormente, en Fox News, Kelly explicó: "Hacer campaña y gobernar son dos cosas distintas, y este presidente ha sido muy, muy flexible en términos de lo que es posible".

Sin embargo, Trump reafirmó su promesa de campaña, reiterando otro de los aspectos polémicos de la obra: el financiamiento de la construcción. "El muro será pagado, directa o indirectamente, o a través de un reembolso a largo plazo, por México", escribió el presidente.

Trump argumentó que el superávit comercial que tiene México sobre los Estados Unidos, cifrado en USD 71 mil millones es "ridículo" y motivo para que el vecino del Sur se haga cargo del pago. Según señaló, el costo aproximado de USD 20 mil millones de dólares es una "migaja" al lado de lo que "México gana de los EEUU".

Durante la campaña, el republicano había estimado entre USD 8 mil millones y USD 12 mil millones el costo de la obra, aunque esta vez tomó como referencia USD 21.600 millones reportados por el Departamento de Seguridad Nacional. En el Congreso, el proyecto oficial de reforma migratoria asigna un presupuesto de USD 30 mil millones para la construcción del muro y el refuerzo de controles en la frontera.

En ese sentido, el mandatario aseguró que "si no hay muro, no habrá acuerdo" de reforma migratoria, un día antes de que venza el plazo para acordar el presupuesto. En la vereda opuesta, el Partido Demócrata busca una ley exclusivamente para renovar las opciones para los dreamers, beneficiarios del programa DACA. La falta de acuerdo hace probable un cierre del gobierno para este viernes.

LEA MÁS:

TE PUEDE INTERESAR