Escándalo en Italia: registraron la sede de Juventus por un posible fraude de casi 300 millones de euros

La Fiscalía de la ciudad de Turín (norte) investiga a los dirigentes de la Vecchia Signora por la compra de futbolistas y otras operaciones sospechosas

Andrea Agnelli, presidente de Juventus (EFE/EPA/ALESSANDRO DI MARCO/Archivo)
Andrea Agnelli, presidente de Juventus (EFE/EPA/ALESSANDRO DI MARCO/Archivo)

La Juventus recibió un nuevo duro golpe. Además de la crisis futbolística que atraviesa el equipo conducido por Massimiliano Allegri (figura en la sexta colocación, a 11 puntos de los líderes Napoli y Milan -esta tarde enfrentarán al Atalanta-) ahora quedó envuelto en un escándalo.

La Fiscalía de la ciudad de Turín (norte) decidió registrar la sede de la institución italiana para darle curso a la investigación sobre la directiva de la Vecchia Signora por la compra de futbolistas y otras operaciones poco claras en los últimos tres años. Según los medios de dicho país, están bajo la lupa 282 millones de euros en plusvalías.

La Guardia de Finanza (la policía de asuntos fiscales) confirmó en un comunicado que anoche sus agentes accedieron a la sede de Juventus con la orden de recabar documentación relativa a las cuentas del periodo 2019-2021. Se hizo foco en recabar información sobre la compraventa de jugadores y sobre la formación de los presupuestos.

La Fiscalía de Turín sospecha que los mandatarios bianconeros incurrieron en delitos como “falsedad documental y emisión de facturas falsas sobre operaciones inexistentes’'. De este modo quedaron en el centro de la escena las cesiones o ventas de futbolistas y las prestaciones de algunos agentes que oficiaron de intermediarios. La operación comenzó en la tarde del viernes después del cierre de la Bolsa de Milán para no interferir en la cotización del club.

Según la prensa italiano, los dirigentes deportivos investigados son el presidente Andrea Agnelli, su vicepresidente y ex futbolista del club, Pavel Nedved, el ex responsable de la sección deportiva, Fabio Paratici (hoy se encuentra en Tottenham de Inglaterra), el actual jefe del área corporativa y financiera, Stefano Cerrato, su antecesor, Stefano Bertola y el ex director financiero, Marco Re.

Pavel Nedved y Andrea Agnelli, dos figuras que quedaron en el centro de la escena (REUTERS/Massimo Pinca)
Pavel Nedved y Andrea Agnelli, dos figuras que quedaron en el centro de la escena (REUTERS/Massimo Pinca)

Esta investigación se encuentra dentro de la denominada “Prisma”, la cual inició en mayo de 2021 y que es dirigida por un equipo de fiscales de delitos económicos, compuesto por Ciro Santoriello, Mario Bendoni y Marco Gianoglio.

“Existen diversas operaciones de transferencia de jugadores profesionales y los servicios prestados por algunos agentes involucrados en los intermediarios relativos en consideración. El perfil de responsabilidad administrativa por un delito también se asume a cargo de la empresa, previsto si una persona jurídica se ha beneficiado de la comisión de determinados delitos. Para proteger el mercado financiero, las búsquedas se iniciaron después del cierre de la negociación semanal de la Bolsa de Valores de Italia”, informaron mediante un comunicado.

Según lo expresado por Gazzetta dello Sport, Corriere dello Sport y Sport Mediaset, dentro de la investigación también aparece el contrato de Cristiano Ronaldo, quien pasó por el conjunto italiano y actualmente se desempeña en Manchester United. Una de las tareas durante el allanamiento fue buscar “documentos privados” relacionados con el contrato y salarios de CR7, además de un papel que “técnicamente no debe existir”. Vale aclarar que el luso no es objeto de investigación.

Una de las operaciones que llamaron la atención fue el desembarco del brasileño Arthur a Italia a cambio de 72 millones de euros y el de Miralem Pjanic a Barcelona por unos 63 millones de la moneda europea. En total son 42 traspasos sospechosos.

Vale recordar que esta no es la primera vez que la Juve se encuentra envuelto en este tipo de situaciones. El antecedente más resonante fue el denominado Calciopoli, el cual provocó su descenso a la Segunda categoría. En este caso también se vieron involucrados otros equipos como Milan, Lazio, Fiorentina y Reggina. Los directivos de estos equipos fueron sancionados por haber influido en la designación de árbitros que les fueran favorables durante los partidos clave del torneo italiano.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR