En el juego de Atlas VS Puebla se volvió a escuchar el grito homofóbico. (Video: Twitter)

Una vez más, en un partido de la Liga MX se escuchó el grito homofóbico que han intentado erradicar los responsables del campeonato. Durante el partido correspondiente a la jornada 2 entre Atlas y Puebla, los aficionados de los rojinegros emitieron la polémica vociferación en contra del portero visitante, Nicolás Vikonis. Esta conducta generó molestia en el director técnico atlista, Leandro Cufré.

“Es una cuestión de cultura y educación, no hay que hacerlo”, declaró enérgicamente en conferencia de prensa. “Hay cosas por mejorar en todos los sentidos y no hay que ser tan permisivos en estas cosas”, mencionó el estratega, quien también criticó a su equipo: “Le permites a un equipo hacer lo hizo Puebla y es lógico que la gente genere fastidio y se desespere”.

Posterior al primer grito, el cuerpo arbitral tomó la determinación de llevar a cabo las acciones que dicta el protocolo de la Liga ante estas situaciones. La primera fue solicitar a los asistentes del estadio Jalisco que cedieran de esa práctica, a través del sonido local. No obstante, la gente no paró y continuó con su conducta.

Después de que una parte de la tribuna atlista decidiera repetir el grito hacia el jugador rival, el árbitro central del partido, Adonaí Escobedo, detuvo el juego por un lapso de 10 minutos y los futbolistas salieron de la cancha con el fin de que los seguidores se calmaran. A causa de esto, el capitán de los Zorros, Hugo Nervo, se acercó con la Barra 51, principal grupo de animación, para pedirles que pararan con esa conducta.

Los Zorros del Atlas se enfrentaron a las Camoteros de Puebla, en partido de la jornada 2, que se llevo a cabo en el Estadio Jalisco. El marcador al final fue de 1-0 a favor del equipo visitante. (Foto: Fernando Carranza García/Cuartoscuro)
Los Zorros del Atlas se enfrentaron a las Camoteros de Puebla, en partido de la jornada 2, que se llevo a cabo en el Estadio Jalisco. El marcador al final fue de 1-0 a favor del equipo visitante. (Foto: Fernando Carranza García/Cuartoscuro)

Si bien la petición del futbolista a sus seguidores resultó efectiva por un tiempo, en los minutos finales del encuentro, la afición volvió a emitir los gritos ofensivos y discriminatorios, sin embargo, en esa ocasión no hubo acciones como el desalojamiento de los asistentes en el estadio.

En su lugar, Escobedo notificó la conducta al cuarto juez, así como al comisario del encuentro para asentarlo en la cédula del partido. Esto podría derivar en una severa sanción para Atlas por parte de la Comisión Disciplinaria, no obstante, ésto se conocería hasta el lunes o martes de la siguiente semana y la sanción se ejercería para la jornada 4.

Sobre este asunto, Cufré mostró comprensión hacia el sentir de los aficionados enojados por el accionar de su equipo y aprovechó para señalar al arbitraje: “Si estamos sujetos a una sanción, no queremos eso, es nuestro estadio, pero toda persona tiene un límite en la paciencia y cuando ves que se te escapa un resultado, no lo justifico, pero todo tiene un límite de parte de los que tienen que imponer justicia”.

El director técnico de los rojinegros aceptó que la conducta de los seguidores se pudo haber generado por el mal partido que dieron sus jugadores. (Foto: Twitter@AtlasFC)
El director técnico de los rojinegros aceptó que la conducta de los seguidores se pudo haber generado por el mal partido que dieron sus jugadores. (Foto: Twitter@AtlasFC)

En este partido, Puebla se llevó la victoria gracias a un gol que convirtió Cristian Menéndez, quien remató de cabeza después de un preciso centro de Osvaldo Martínez. Este resultado fue sorpresivo, ya que se esperaba que los rojinegros se alzaran ganadores después del importante triunfo que obtuvieron contra Cruz Azul en la jornada 1 del campeonato.

Un largo historial de desencuentros entre México y la FIFA por el grito

Lo que surgió como una broma en el fútbol local ya se convirtió en un problema internacional para balompié mexicano. Y es que la afición nacional se ha rehusado a dejar de gritar “¡Ehhhh, puto!” cuando el portero rival despeja el balón.

Cuando el infame grito llegó a los partidos de la selección mexicana, la FIFA realizó un par de advertencias y luego pasó a una multa. El problema llegó hasta el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), donde se determinó que el grito es inadecuado pero no discriminatorio.

En 2017, camino al Mundial de Rusia 2018, el TAS perdonó a México las multas, pero la mancha en contra del “Tri” quedó indeleble y ahora cobra relevancia. De hecho, hay una campaña de la selección para detener el grito.

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS