Mick Schumacher tendrá la oportunidad de mostrarse ante su público el domingo próximo. REUTERS/Hamad I Mohammed
Mick Schumacher tendrá la oportunidad de mostrarse ante su público el domingo próximo. REUTERS/Hamad I Mohammed

El próximo Gran Premio de Alemania tendrá un marco emotivo. Es que el local Mick Schumacher manejará durante el fin de semana una Ferrari F2004. Es el modelo con el que su padre, Michael Schumacher, obtuvo su séptimo y último campeonato de Fórmula 1 en 2004. El mes próximo se cumplirán 15 años de aquella consagración del Kaiser, el piloto que más títulos ganó en la historia de la Máxima.

Mientras continúa el hermetismo del entorno familiar del ex piloto alemán sobre su estado de salud, las pocas noticias de los Schumacher suelen resumirse a la actividad de su hijo, actual piloto del equipo Prema en la Fórmula 2, categoría antesala a la F-1. El joven germano de 20 años es 13° en el campeonato y este fin de semana en Austria fue 18° y 4°, esta última fue su mejor labor en el presente ejercicio. En el pasado fin de semana también se supo que Mick se pondrá otra vez al volante de un auto con el que su padre alcanzó la gloria. Durante el Gran Premio de Bélgica en 2017, condujo un Benetton B194 de 1994, máquina del primer título de Schumi.

Ferrari F2004, el modelo con el que Michael Schumacher obtuvo su séptimo y último campeonato de Fórmula 1 en 2004. Una de estas máquinas está en la Argentina, fue comprada por el coleccionista Pérez Companc.
Ferrari F2004, el modelo con el que Michael Schumacher obtuvo su séptimo y último campeonato de Fórmula 1 en 2004. Una de estas máquinas está en la Argentina, fue comprada por el coleccionista Pérez Companc.

Como la Fórmula 2 no tendrá fecha en Alemania acompañando a la F-1, los promotores teutones organizaron esta movida para generar un impacto entre el público, más allá del apoyo que recibirá su actual baluarte, Sebastian Vettel, corredor de Ferrari y que ahora es cuarto en el campeonato tras la victoria del holandés Max Verstappen en Austria.

"Creo que es maravilloso conducir este auto en Hockenheim. La última vez que estuve en esa pista fue cuando celebré mi título de campeón de Fórmula 3, y ahora podré manejar allí uno de los monoplazas más fuertes en la historia de la F-1. Se dibuja una enorme sonrisa en mi cara", sostuvo Mick.

El hijo de Schumacher dice que será “maravilloso” conducir el monoplaza ganador. REUTERS/Hamad I Mohammed
El hijo de Schumacher dice que será “maravilloso” conducir el monoplaza ganador. REUTERS/Hamad I Mohammed

Para conseguir su séptimo título de F-1, Schumacher usó cuatro chasis del modelo F2004, y uno de ellos lo conducirá Mick durante dos días en Hockenheim (donde Michael venció en cuatro ocasiones): el sábado 27 de julio antes de la clasificación y el domingo 28 previo al desfile de pilotos. Cabe recordar que como informó Infobae otro monoplaza similar se encuentra en la Argentina y es propiedad del empresario Gregorio Pérez Companc.

Con la F2004, Schumacher plasmó 13 de las 15 victorias que la Scuderia tuvo en aquella temporada. Fueron un total de 18 carreras y el equipo de Maranello se quedó con el 83 por ciento de ellas. Su par de triunfos restantes correspondieron al brasileño Rubens Barrichello. El modelo en cuestión fue uno de los más exitosos en 69 años de historia de la F-1. Esa superioridad le permitió coronarse al alemán con cuatro fechas de anticipación, en el Gran Premio de Bélgica, luego de ser segundo en la carrera del 29 de agosto de 2004. La Rossa terminaba así un lustro ganador que se había iniciado en 2000 y fue su época más gloriosa. De mantenerse el panorama del presente campeonato, solo Mercedes habrá podido superar a la escuadra italiana con seis cetros al hilo de Pilotos (en 2019 lidera el inglés Lewis Hamilton) y de Constructores.

Sobre este auto también habló el ex director técnico de Schumacher en Ferrari, Ross Brawn, que ahora es director deportivo de la F-1. Reconoció que sería un momento "emotivo" y definió al F2004 como "la culminación de un período dorado, que fue el resultado de todo el trabajo duro de un increíble grupo de personas y de Michael Schumacher, un piloto muy talentoso".

"Estoy seguro de que todos los fans de Hockenheim estarán contentos de volver a oír rugir el coche en la pista, especialmente con Mick en el cockpit. A menudo los aficionados nos piden poder ver los coches que escribieron la historia de la F-1, así que esta exhibición en Hockenheim será imperdible", agregó el ingeniero inglés.

En ese hermetismo familiar sobre el estado real del siete veces campeón mundial, el máximo responsable del equipo Ferrari en aquellos años, el francés Jean Todt, actual presidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA), la semana pasada volvió a contar algo al respecto, afirmando que "es algo muy privado. Michael está muy bien rodeado, vive con su familia, en su casa, entre Ginebra y Lausana. Sigue luchando. Es lo único que puedo decir".

Con seguridad en el fin de semana de Hockenheim estará presente Corinna Schumacher, la madre de Mick. Ver a su hijo sobre uno de los autos con el que su esposo alcanzó su último campeonato será un momento muy emotivo. En la víspera del 15 aniversario de aquella consagración, ver a la F2004 en pista resultará otro homenaje al Kaiser que sigue luchando para salir adelante.

Seguí leyendo: