Suecia igualó 0 a 0 con Italia en Milán y, gracias a haber ganado por la mínima en el partido de ida, se alzó con el triunfo en la llave de repechaje clasificatoria al Mundial.

La eliminación de una potencia que hacía 60 años no faltaba a una Copa del Mundo y el acceso a Rusia luego de las ausencias en Brasil 2014 y Sudáfrica 2010, fueron un cóctel de alegría que hizo estallar a los futbolistas.

Los suecos, en busca de los periodistas (Reuters)
Los suecos, en busca de los periodistas (Reuters)

Extasiados de felicidad, los jugadores escandinavos celebraron en el campo de juego de una manera inusual que quedó registrada. Luego del pitazo final y los abrazos, fueron corriendo hasta uno de los costados del campo de juego en donde se encontraba el panel de Eurosport. Con la locura en las venas, los protagonistas de la histórica clasificación saltaron sobre los tres periodistas que allí se encontraban y sobre el escritorio que adornaba la imagen para la televisión.

Con saltos y cánticos, ninguno de los jugadores se inmutó por la destrucción de la endeble mesa, mientras que los cronistas, entre risas y desconcierto, intentaron frenar su total colapso.

La alegría de los suecos por la clasificación (Reuters)
La alegría de los suecos por la clasificación (Reuters)

La imagen quedará en la historia. Suecia, sin Zlatan Ibrahimovic, quien renunció tras no clasificar a la Eurocopa Francia 2016, dejó a Italia en su casa sin Mundial y volverá a la Copa del Mundo.

LEA MÁS: