Desastre nacional por temporada invernal: este es el decreto que tendrá vigencia de un año

De acuerdo con el presidente Petro los niveles de las lluvias de los últimos meses en Colombia son las más altas de los últimos 40 años y hay un 54 % de probabilidades de que el fenómeno de La Niña es decir el enfriamiento del Océano Pacífico, se prolongue en 2023

Compartir
Compartir articulo
El jefe de Estado colombiano advirtió que “ni siquiera el desastre de 2010, 2011, logra los niveles actuales”. Foto: Camila Diaz.
El jefe de Estado colombiano advirtió que “ni siquiera el desastre de 2010, 2011, logra los niveles actuales”. Foto: Camila Diaz.

La temporada de lluvias que vive Colombia es una de las más fuertes de los últimos años. Es por esto que el Gobierno nacional, por medio del decreto 2113 del 1 de noviembre de 2022, hizo oficial la declaratoria de desastre en todo el territorio nacional, anuncio que hizo el presidente de Colombia, Gustavo Petro, junto al director de la Unidad Nacional para la Gestión de Riesgos de Desastres (Ungrd), Javier Pava.

La declaratoria, que estará vigente durante un año, permite priorizar las acciones del Gobierno para contener los daños que pueda dejar la ola invernal.

“Mientras esté vigente la situación de desastre y previa evaluación de daños y análisis de necesidades, las obras de reconstrucción de viviendas, equipamiento, y establecimientos de comercio, o infraestructura agropecuaria que hayan sido afectadas en virtud de los hechos que motivan la presente declaración de desastre, no requerirán la expedición de licencias urbanísticas”, expresa el decreto.

El decreto también permitirá que el Fondo Nacional de Gestión de Riesgo de Desastres pueda hacer transferencias específicas para atender esta emergencia y además se establecieron los diferentes ítems que conformarán el Plan de Acción Específico que se desarrollarán por medio de líneas de intervención.

“Servicios generales de respuesta, hambre cero y empleo de emergencia, subsidios a los agroinsumos y producción de alimentos de ciclo corto, respuesta a emergencias viales . Medios de vida, impacto humano y restauración de derechos”, informa el decreto.

Y prioriza la directiva presidencial: “Recuperación de sistemas cenagosos y humedales para regulación y amortiguación de crecientes, almacenamiento y distribución de alimentos a través de cadenas productivas locales, relocalización transitoria, retorno y reasentamiento en diferentes modalidades”.

Finalmente, el decreto permite que se ejecuten proyectos integrales de reducción del riesgo y adaptación al cambio climático, también pone de intermedio al Ministerio de Hacienda para que se faciliten los recursos destinados para atender los proyectos que atenderán la ola invernal.

“En el marco de la presente declaratoria, la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres coordinará la respuesta humanitaria y de recuperación con las organizaciones internacionales y organizaciones no gubernamentales internacionales con el propósito de evitar que se dupliquen esfuerzos en las acciones de emergencia”, informó el decreto.

El director Pava será la persona que lidere la implementación y ejecución del plan para rehabilitar y reconstruir las áreas afectadas por la situación de desastre.

A continuación se puede leer el decreto en su totalidad:

Declaratoria de Desastre en Colombia tiene cinco objetivos para enfrentar el hambre y la crisis por las lluvias

203 muertos, 281 personas heridas y 450.000 personas damnificadas han sido las consecuencias de los aguaceros de los últimos 10 meses en el territorio nacional. Foto: Juan Páez.
203 muertos, 281 personas heridas y 450.000 personas damnificadas han sido las consecuencias de los aguaceros de los últimos 10 meses en el territorio nacional. Foto: Juan Páez.

De acuerdo con el presidente Petro los niveles de las lluvias de los últimos meses en Colombia son las más altas de los últimos 40 años y hay un 54% de probabilidades que el fenómeno de la ‘Niña’, es decir el enfriamiento del Océano Pacífico, se prolongue en 2023. Así mismo, el jefe de Estado colombiano advirtió que “ni siquiera el desastre de 2010, 2011, logra los niveles actuales”.

“Por eso hemos decretado el desastre, después que casi 300 municipios lo han hecho a través de ‘calamidad’, la figura que se utiliza municipalmente. Ya nos acercamos a 800 municipios afectados y el número de muertos asciende a 266. Hay una pérdida ostensible de cosechas que agrava la situación del precio de alimentos, que ya vienen altos por los choques internacionales, por la inflación en dólares de los alimentos, por la caída del peso. Y la situación, entonces, se va tramitando a través del hambre, por el incremento del hambre”, enfatizó el presidente Petro.

Estas son las cinco medidas que están contempladas en la declaratoria de desastre:

♦ Un subsidio, transferencia a personas madres cabeza de familia y madres de hijos en la primera infancia. Cerca de 1.200.000 personas, con un monto de $500 mil por cabeza, por persona.

♦ Se cambió la forma de contratación. El Gobierno del Cambio podrá contratar directamente con organizaciones populares, como las Juntas de Acción Comunal (JAC) en un mapa específico, del hambre, contratos que intercambiarán dinero mensual para que estas entidades organicen comités del hambre, compuestos por mujeres, para dar, a través de ollas comunitarias, desayuno, almuerzo y comida a quienes necesiten alimentación en los barrios y veredas

♦ Se ampliará el Programa de Alimentación Escolar (PAE) para que cubra al 100% de la población de niños, niñas y jóvenes, más allá del calendario escolar, y abarque parte de las vacaciones, hasta el 31 diciembre de este año.

♦ Se transformará Industria Militar Colombiana (INDUMIL). Con su reconversión industrial se construirán puentes metálicos donde se han caído estas estructuras o se han perdido las carreteras por efecto de las inundaciones y deslizamientos, y donde ocurra este tipo de emergencias, durante los próximos meses y así garantizar la movilidad de los colombianos.

♦ Se instala un subsidio de 100% a los fertilizantes que se destinen a producción de alimentos en Colombia, incluido el café. El objetivo es contribuir a bajar los precios de la canasta básica familiar durante los próximos meses.

SEGUIR LEYENDO: