Fitch Ratings proyecta un crecimiento económico de Colombia de 7 % para finales del 2022, pero para 2023 lo ve mucho menor

La recesión de la economía mundial podría incidir en el crecimiento económico de Colombia para el próximo año

Compartir
Compartir articulo
La situación de la economía global genera mucha incertidumbre. FOTO: Carlos Ruiz (Pixabay)
La situación de la economía global genera mucha incertidumbre. FOTO: Carlos Ruiz (Pixabay)

La calificadora Fitch Ratings volvió a dar sus proyecciones sobre el crecimiento de la economía colombiana. Según la misma, esta crecerá hasta 7 % al cierre de 2022, cifra mayor al 6 % que se tenía previsto.

Esto, de acuerdo con la calificadora, por una actividad económica más robustecida y debido al nivel de consumo de los hogares.

No obstante, Fitch Ratings indicó que para 2023 se espera que este crecimiento no supere el 2 %, cifra inferior al 3 % que se tenía previsto, debido a la recesión mundial, ya que algunos socios comerciales del país, sobre todo de Estados Unidos y Europa.

Cambio de régimen económico en Colombia

En Colombia se cree que las decisiones de una nueva alza en la tasa de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) tiene implicaciones y presiona para que el Banco de la República también haga lo mismo, lo que puede impactar el crecimiento económico del país. Recientemente, el director de Análisis y Estrategia de Casa de Bolsa, Juan David Ballén, afirmó en Caracol Noticias que el país va hacia un cambio de régimen económico.

Dijo que ahora mismo se está en un régimen reflacionario en el cual el crecimiento económico era muy alto, de dos dígitos, y la inflación venía al mismo ritmo, pero lo que se verá desde este segundo semestre del año es un cambio hacia un régimen estanflacionario, o sea, que el crecimiento económico comenzará a desacelerarse de manera trimestral y que se va a prolongar hasta el 2023, mientras que la inflación permanecerá elevada.

“En el caso del crecimiento económico, lo que lo va opacar el mismo crecimiento de las tasas de interés. Tenemos una alta inflación que afecta el consumo, tenemos una disminución en el ahorro, tenemos unos precios de commodities más bajos que al inicio del año y otra cantidad de variables que influyen sobre la expectativa de crecimiento”, aseguró Ballén al medio.

Explicó que, por el lado de la inflación, esta se mueve por dos aspectos, uno de demanda y otro de oferta.

“Los de oferta no se controlan con la tasa de interés, pero los de demanda, que son de consumo, sí”, anotó al recalcar que con el incremento de las tasas de interés el Banco Central espera atacar específicamente ese factor de demanda.

Presiones inflacionarias

Entre tanto, el jefe de Investigaciones Económicas de BTG Pactual para la Región Andina, Munir Jalil, precisó que en Latinoamérica la fortaleza del dólar se siente viendo algún comportamiento de la depreciación en monedas como el peso colombiano y un poco más moderados con respecto a lo visto el año pasado en el caso del real brasilero y el sol peruano.

“Las diferencias mostradas en el tipo de cambio generaron presiones inflacionarias en algunas de estas economías y ello conllevó a ver respuestas de políticas monetarias de los bancos centrales locales al subir las tasas de interés con el fin de controlar las presiones inflacionarias domésticas”, dijo Jalil.

Aseguró que hacia adelante, lo que pase con la Fed, será muy importante, pues es vital saber hasta cuándo y a qué nivel se incrementarán las tasas.

“Particularmente, lo veremos en un nivel de entre 4 % y 5 % cuando la Fed decida parar y hasta cuánto tiempo se mantendrá esta tasa tan alta. Solo cuando el mercado tenga certeza o información alrededor de esto es cuando se verán sentimientos de apetito por el riesgo retornar hacia la región y con ello algo de calma y tranquilidad en los mercados cambiarios locales”, puntualizó el jefe de Investigaciones Económicas de BTG Pactual para la Región Andina.

SEGUIR LEYENDO: