Reportan nueva masacre en el Putumayo, sería la octava de 2022

Indepaz informó sobre una matanza ocurrida en el municipio de Puerto Guzmán. Los cuerpos llegaron embarcados en canoas al municipio de Curillo, Caquetá

Bogotá. 30 de abril de 2021. Cientos de familias del municipio del Valle del Guamuez, (Putumayo) que dejaron sus cultivos de coca para apostarle a proyectos productivos enfrentan ahora los riesgos de los bajos precios de venta, la llegada de grupos ilegales a la zona y el ‘fantasma’ de las fumigaciones. (Colprensa - Sergio Acero)
Bogotá. 30 de abril de 2021. Cientos de familias del municipio del Valle del Guamuez, (Putumayo) que dejaron sus cultivos de coca para apostarle a proyectos productivos enfrentan ahora los riesgos de los bajos precios de venta, la llegada de grupos ilegales a la zona y el ‘fantasma’ de las fumigaciones. (Colprensa - Sergio Acero)

En el municipio de Puerto Guzmán, Putumayo, se habría registrado la octava masacre en lo que va corrido del año, según información que maneja el Instituto de estudios para el desarrollo y la paz (Indepaz).

En la vereda El Cerrito de ese municipio, un grupo de hombres armados habrían sacado de sus viviendas a tres personas, a quienes posteriormente asesinaron. Las víctimas fueron identificadas como Jesús Yohani Betancur Moncada, Yamid Zapata Barrero y Wilson Costez Molano, este último era presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda El Paraíso.

Sus cuerpos fueron trasladados hasta el municipio de Curillo en Caquetá, donde al menos 14 personas habrían llegado desplazadas desde Puerto Guzmán por el hecho.

Por su parte, la Defensoría del Pueblo emitió una alerta temprana para Curillo, San José del Fragua, Solita (Caquetá); Piamonte (Cauca) y Puerto Guzmán (Putumayo), en la cual advierte sobre la confrontación armada entre estructuras que afecta desde la seguridad de los habitantes hasta su movilidad entre Caquetá y Putumayo.

En la zona está presente el frente Carolina Ramírez y Comandos Bolivarianos de la Frontera.

Indepaz detalló que en sólo 19 días de 2022, en Colombia se han perpetrado ocho masacres y se han asesinado a seis líderes sociales.

La masacre se suma a la consternación que vive en el país por el asesinato de Breiner David Cucuñame, un guardia indígena de 14 años y defensor de la “Madre Tierra”, quien murió en un ataque a tiros.

El joven fue asesinado el pasado viernes cuando realizaba labores de vigilancia junto a otros indígenas, todos desarmados y apenas portando bastones. Según denunció la comunidad nasa, hombres abrieron fuego contra la guardia indígena en un paraje rural del municipio de Buenos Aires, en el departamento del Cauca, uno de los más castigados por la violencia que siguió al proceso de paz con la entonces guerrilla de las Farc.

En el ataque, cuyos responsables y causas no han sido determinados, murieron dos indígenas, entre ellos Breiner Cucuñame. Dos más resultaron heridos, de acuerdo con el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC).

Breiner fue un “cuidador de la Madre Tierra, guardián del territorio, guardia indígena estudiantil, niño protector de la vida”, lamentó en un comunicado el CRIC.

Tras su asesinato, comenzó a circular esta semana la foto del adolescente cortado al rape, con su bastón y el chaleco azul que identifica a la guardia indígena, que actúa en los territorios originarios para evitar el ingreso de grupos armados.

Breiner Cucuñame
Breiner Cucuñame

El presidente Iván Duque rechazó en Twitter la “muerte del joven Breiner David Cucuñame, un abanderado de la protección ambiental en su comunidad en el Cauca”.

Al mismo tiempo aseguró que el gobierno apoyará a la fiscalía para que esclarezca el hecho “con celeridad”. También la delegación de derechos humanos de la ONU condenó el “ataque armado contra la guardia indígena”.

Según Indepaz, Breiner Cucuñame es el segundo ambientalista asesinado en los primeros días de este año. La ONG y autoridades indígenas señalaron a las disidencias de las extintas Farc como los presuntos responsables del ataque.

Sin un mando unificado, estos grupos se marginaron del acuerdo de paz que condujo al desarme de las Farc y libran con otras organizaciones una lucha por el control de narcocultivos y la explotación ilegal de oro y otros recursos en apartadas zonas del país.

La ONG Global Witness describe a Colombia como el país más letal para los ecologistas. En 2020 fueron asesinados 65 defensores del medio ambiente, de acuerdo con el informe más reciente de la organización.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR