La última esperanza de Otoniel: el capo colombiano de la droga negociaría con las autoridades estadounidenses a cambio de información sobre el régimen de Maduro

El Clan del Golfo, la organización criminal que lideraba, habría tenido el respaldo de la dictadura venezolana en hechos delictivos relacionados con el narcotráfico. Lo que estarían buscando los asesores del que era considerado en la actualidad el narcotraficante más importante de Colombia

La última esperanza de ‘Otoniel’: negociaría con las autoridades estadounidenses a cambio de información sobre el régimen de Maduro. Fotos: Ministerio de Defensa, EFE
La última esperanza de ‘Otoniel’: negociaría con las autoridades estadounidenses a cambio de información sobre el régimen de Maduro. Fotos: Ministerio de Defensa, EFE

La sospecha de una relación entre el régimen venezolano y las mafias colombianas no es nueva, y esto lo puede decir la Corte del Distrito Sur de Nueva York. Este tribunal, en concordancia con la acusación emitida contra el fallecido ‘Jesús Santrich’ e ‘Iván Márquez’, señaló a las extintas Farc de conspirar en narcoterrorismo junto al llamado ‘Cartel de los Soles’.

Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Hugo ‘El Pollo’ Carvajal y Clíver Alcalá fueron los líderes de la alianza con el grupo terrorista, con quienes exportaron cocaína a Estados Unidos y, a cambio, les ofrecieron armas y aparatos destructivos para su milicia.

Ahora, con la caída de Dairo Antonio Úsuga, alias ‘Otoniel’, y su pedida en extradición por parte de Estados Unidos, se agrava la situación para el régimen en territorio norteamericano. Con Alex Saab con el agua hasta el cuello y Carvajal con horas contadas en España, la verdad sobre la dictadura venezolana podría estar cerca de ser descubierta.

Se sabe que ‘Otoniel’ contaba con un despliegue amplio en Sudamérica, Centroamérica y Estados Unidos por medio del narcotráfico. Se sabe que tenía alianzas con carteles mexicanos y fue encargado por ellos de coordinar el tráfico de drogas que tendría como destino final al país norteamericano. Por esto, el jefe del Clan del Golfo se convirtió en uno de los fugitivos más buscados de la DEA.

Según la Corte del Distrito Sur de Florida, en donde descansa un indictment en contra de ‘Otoniel’ con fecha del 23 de junio de 2015, los cabecillas del entramado criminal distribuían drogas desde el 2002 en Colombia, Venezuela, Ecuador, Guatemala, Panamá, Honduras, Costa Rica, Nicaragua, México y demás lugares del mundo.

Tres cortes de Estados Unidos piden al capo en extradición y el proceso podría llevarse a cabo de forma ágil. Ahora, por sus negocios en Venezuela que involucrarían al régimen, ‘Otoniel’ podría ofrecer los secretos que guarda a cambio de un mejor trato en las cárceles norteamericanas.

El as bajo la manga

Según conoció El Tiempo, varios abogados y asesores de Úsuga se encuentran evaluando qué escenarios le esperan a ‘Otoniel’ en territorio estadounidense. A pesar de su prontuario delictivo de 30 años y sus violentos despliegues, el narcotraficante busca un arreglo con Estados Unidos que podría delatar al régimen de Maduro.

Este nuevo recurso también funcionaría para librar a su familia, quienes se encuentran detenidos en cárceles de Estados Unidos. Se trata de Alexander Montoya Úsuga, alias ‘El Flaco’, y Harlinson Úsuga Úsuga, alias ‘Orejas’, primos del delincuente. Además, a esto se le suma su hermana menor, Nini Johana Úsuga David, alias ‘La Negra’.

El diario capitalino aseguró que las claves de la negociación radican en el tráfico industrial de cocaína colombiana por medio de Venezuela, quien sería un facilitador en el trámite que también involucraría a los carteles mexicanos.

Según fuentes que conocen las negociaciones, en conversación con la Unidad Investigativa del diario, el capo tercerizó “el envío de cocaína hacia Estados Unidos a través de fichas corruptas del régimen de Maduro”.

A pesar de que se conoce sobre los acercamientos, no se sabe si la justicia de Estados Unidos, al ser extraditado, acepte el arreglo que propondría la defensa de alias ‘Otoniel’. Por ahora, el delincuente se encuentra en Bogotá, fuertemente custodiado por uniformados de la Fuerza Pública para prevenir posibles maniobras del capo.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR