Vecinos en el suroccidente de Bogotá señalaron que se tuvieron que armar para no ser más víctimas de los delincuentes

Aseguran que sufren de entre tres y cuatro robos diarios, y que la reacción de la Policía es mínima ante los delitos que los afectan

Ante la ola de inseguridad, un grupo de comerciantes y vecinos se organizó para hacerle frente a la delincuencia. Foto: Colprensa.
Ante la ola de inseguridad, un grupo de comerciantes y vecinos se organizó para hacerle frente a la delincuencia. Foto: Colprensa.

La ola de inseguridad comienza a tener consecuencias insospechadas en la ciudad, al punto que esta semana los motociclistas comenzaron a ponerse calcomanías para distinguirse de los atracadores que usan esos vehículos para robar, y ahora, para rematar, un grupo de vecinos en el suroccidente de la capital colombiana decidió organizarse, y mediante el uso de armas traumáticas y cortopunzantes señalaron que se están defendiendo de los ladrones.

En el informativo de televisión Citynoticias, del canal bogotano City T.V., hablaron con los integrantes de esa organización con la que se estaría impartiendo justicia por mano propia, a causa, también señalaron, de la misma inacción de la Policía.

“Los delincuentes ya vienen armados también, entonces nosotros como comerciantes también, porque debemos cuidar nuestro patrimonio”, sostuvo en ese noticiero una mujer que integra el grupo de vecinos que se armó para enfrentar a los delincuentes.

En Citynoticias manifestaron también que con el grupo que organizaron están pendientes ante cualquier situación de inseguridad que pueda ocurrir.

“Tenemos grupos de Whatsapp, nos comunicamos estamos superpendientes, si vemos algo sospechoso en el sector, lo avisamos, todos estamos pendientes, se informa al cuadrante”, agregó la mujer.

Pero señalaron que pese a que va en contra de la ley, se armaron para tener a raya los ladrones y proteger sus propiedades.

“Tanto con armas traumáticas, como con machetes palos y cualquier arma contundente con la cual puedan defender sus casas y su bienes”, indicó un hombre que forma parte del grupo.

Estas personas señalaron que tuvieron que hacerlo porque en el último semestre la inseguridad se desbordó en la zona y los clientes temen ir hasta sus negocios.

“Pasamos de dos robos a la la semana a cuatro diarios. Entonces llamamos a la Policía y no llegan, y si lo hacen es muy tarde. También nos toca insistir una y otra vez para que acudan al sector” , explicó el comerciante.

En el grupo de vecinos armados le contaron a Citynoticias que saben que el riesgo de lo que están haciendo es alto y le pidieron acciones más efectivas a las autoridades para no tener que acudir a este tipo de prácticas de justicia ilegal.

“Hay temor de que de pronto llegue a suceder algo, pero es más grande el miedo que le tenemos a los delincuentes porque se nos lleven todo por lo que uno trabaja”, reiteró la mujer del grupo.

En el informativo de televisión bogotano consultaron con el general Carlos Rodríguez, director de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional que invitó a cesar este tipo de organizaciones, que pueden generar problemas más graves de seguridad.

“La solución no es adquirir más armas de fuego, hemos podido observar que desafortunadamente hay ciudadanos que generan mayor dificultad con el arma de fuego”, dijo en City T.V.

El alto oficial manifestó en el noticiero bogotano que tampoco era prudente usar armas traumáticas y están a la espera de que se expida la legislación que prohibirá su uso.

“Genera la incautación y un comparendo, De igual manera se recomienda que quien tenga un arma de estas esperar la nueva legislación y lo que contempla para su legalización”, añadió el general Rodríguez.

Pero ante la ola de inseguridad, el director de Seguridad Ciudadana de la Policía reiteró su llamado a que se coordine con los uniformados estrategias para frenar a los delincuentes como los frentes de seguridad, en vez de conformar este tipo de grupos que pueden desencadenar casos de justicia por mano propia y verse inmersos en delitos.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR