Jóvenes en riesgo y UCIs a reventar: Bogotá cerca del colapso hospitalario

Algunos médicos aseguran que ha variado la tipología de los muertos, que ya no son adultos mayores, y hay otras poblaciones visiblemente afectadas. El coordinador de las unidades de cuidados intensivos de la Subred Sur de Bogotá aseguró que los jóvenes están falleciendo en menos de 12 horas.

Compartir
Compartir articulo
Personal sanitario se prepara para transportar un paciente de covid-19 en el Hospital General de Medellín (Colombia). EFE/ Luis Eduardo Noriega A./Archivo
Personal sanitario se prepara para transportar un paciente de covid-19 en el Hospital General de Medellín (Colombia). EFE/ Luis Eduardo Noriega A./Archivo

Colombia completa más de seis semanas del pico más mortal hasta ahora a causa del covid-19 y una de las ciudades más afectadas por la saturación de los servicios de urgencias y la ocupación en camas UCI es Bogotá que llega al 98 % y que tiene a los médicos agotados. Por ahora, la administración decidió abrir prácticamente todos los sectores económicos, otra piedra en el zapato para algunos profesionales de la salud.

Entre las preocupaciones que tienen algunos especialistas es que ahora el covid-19 no está matando a las personas adultas necesariamente y esto gracias a la vacunación y a que esta población fue priorizada. Ahora son más evidentes y visibles los fallecimientos de personas jóvenes, como lo afirma Jhon Édison Parra, coordinador de las unidades de cuidados intensivos de la Subred Sur quien le dijo a El Tiempo que los jóvenes estaban muriendo en menos de 12 horas, incluso los que no presentaban comorbilidades. Personas entre los 30 y los 40 años ahora son los casos comunes, al igual que las familias que llegan juntas por un contagio en sus casas.

Uno de los inconvenientes que se presentan son las salas de urgencia que están sobrepobladas ya que la demanda de camas UCI en estas salas duplica, por lo general, la oferta que tienen los centros médicos. En cifras, Bogotá solo disponía hasta este martes de 45 camas UCI cuando diariamente al menos 250 personas piden una, lo que ha complicado las asignaciones.

Por su parte, Parra, entrevistado por El Tiempo, explicó que los hospitales y clínicas están tan llenos que ni siquiera tienen cómo expandir sus unidades de cuidados intensivos más tras haber logrado ampliarlas en un 300 % desde que inició la pandemia.

El reporte más reciente del Ministerio de Salud y el Instituto Nacional de Salud explica que en lo corrido de la pandemia, en Bogotá se han presentado en total 1.031.000 casos, de los cuales casi 8.400 se registraron como casos nuevos solo en las últimas 24 horas.

La última vez que Bogotá estuvo tan cerca de superar la ocupación en camas UCI fue el 13 de julio de 2020 cuando de 1.486 disponibles en el momento, 1.446 estaban ocupadas. En el último reporte de contagios, después de una semana con números superiores a 25 mil nuevos casos, el país bajó a más de 18 mil.

La reapertura económica

Los médicos y 140 asociaciones gremiales ya dieron su grito de auxilio al pedirle al Gobierno nacional frenar la reactivación económica que inició en la capital este martes 8 de junio con el inicio de actividades de muchos sectores sin restricciones más allá del tapabocas, el distanciamiento social ya de 1 metro y el lavado de manos. Por ahora los bares y gastrobares podrán abrir solo hasta la 1:00 a.m. y se permitirá la venta de licor sin acompañamiento de plato, además se acabaron los toques de queda y los pico y cédula, aunque se mantienen las restricciones de aforo.

La secretaria de Desarrollo Económico de Bogotá, Carolina Durán, aseguro a Noticias Caracol que no “tenía sentido tener a la gente en las calles aglomerada, pidiendo y clamando por trabajar y a la vez el sector productivo, que es el que genera el empleo, cerrado”, expresó. Además mencionó que este levante de medidas desincentiva la clandestinidad de operación de algunos lugares. Por ahora las discotecas, los conciertos y el fútbol seguirán cerrados.

Los profesionales de la salud y científicos dijeron que la situación actual del covid-19 se agrava por el desabastecimiento de oxígeno, los insumos médicos y el talento humano necesario para atender la emergencia, muchas veces por los bloqueos que se han presentado en el marco del paro.

Sobre la resolución 777 del 2 de junio de 2021 del Gobierno Nacional, la comunidad médica y de salud dijo que esta política debe “debe ser sometida a un nuevo análisis de validez, precisión, oportunidad y pertinencia”.

“Manifestamos nuestra disposición a contribuir con soluciones basadas en datos y evidencia científica, pragmáticas y viables, para enfrentar los desafíos de salud pública que atraviesa Colombia y el colapso del sistema sanitario, permitiendo una reapertura económica segura, escalonada y programada”.

SIGA LEYENDO