Policía investigado por la muerte del joven Brayan Niño dice que obró legalmente y que no se siente arrepentido

Javier Arenas, el mayor de la Polícía que se encontraba en la tanqueta del ESMAD, la noche del pasado 1 de mayo, lamentó la muerte del joven, pero aclaró que esa noche se usaron los medios autorizados por la ley y los reglamentos de la Policía.

Mayor de la Policía Javier Arenas habla de los hechos que rodean la muerte del joven Bryan Niño el pasado 1 de mayo, en disturbios en Madrid, Cundinamarca.
Mayor de la Policía Javier Arenas habla de los hechos que rodean la muerte del joven Bryan Niño el pasado 1 de mayo, en disturbios en Madrid, Cundinamarca.

Dos días después de que empezara el estallido de protestas en Colombia, Brayan Niño, de 24 años, quien era residente del municipio cundinamarqués de Madrid, habló con su hermana, Marlin, en horas de la mañana del 1 de mayo del 2021 para que ella le indicara cuales iban a ser los puntos de concentración de las marchas de ese día, ya que ella es integrante del comité del paro y él tenía deseos de hacer parte de esas manifestaciones.

Eran las 4 de la tarde y la muchedumbre ya era bastante en la glorieta que está a la entrada del municipio, todo transcurría con calma en medio de arengas, bailes, pancartas, el sonido de los pitos y los tambores, pero al caer la noche, las personas empezaron a dispersarse hasta el denominado peaje El Corzo y fue cuando todo se convirtió en caos.

Los manifestantes empezaron a enfrentarse contra los policías de la estación de El Sosiego, ante lo hechos, el alcalde Andrés Tovar, empezó hacer una transmisión por Facebook Live de todo lo que estaba ocurriendo.

En dicha estación se encontraban varios uniformados, quienes inmediatamente empezaron a llamar apoyo para no ser linchados por la turba.

“En este momento están agrediendo a los policías. Les pedimos a todas las personas que se están manifestando que se vayan; a quienes están en el barrio El Sosiego que se queden en casa. Hay más de 150 personas que se fueron a la estación de Policía; el Esmad ya viene para acá”, afirmó el mandatario en medio de su emisión.

Tras la llamada de apoyo por los policías, llegó una tanqueta del ESMAD, lanzó algunos gases lacrimógenos a lo que los manifestantes respondían con piedras y en medio de todo el revuelo se presentó la tragedia. Un impacto retumbó en los oídos y Brayan Niño cayó al suelo él fue quien recibió el impacto en su ojo derecho. Personas que los acompañaban en el lugar de los hechos empezaron a gritar: “le dieron, le dieron, marica”, y 25 minutos después Brayan falleció a causa de la fuerte herida.

Tras la muerte del joven, se supo que en la tanqueta se encontraba el Mayor de la Policía Javier Arenas, quien había acudido al llamado de sus compañeros cuando él se encontraba en el sector de Cartagenita, en modo preventivo, pero se trasladó hasta allí tras los actos vandálicos contra sus compañeros.

En entrevista con la revista Semana, el uniformado dio las primeras declaraciones a un medio de comunicación y contó lo que ha sucedido tras iniciarse investigaciones en su contra, por la muerte del joven Bryan Niño.

A la pregunta de cómo fueron los hechos de esa noche, Arenas le contó al medio:

“El problema es que, esa noche, un gran de número de ciudadanos atacaron de forma violenta la estación de Policía y pusieron en riesgo la vida de los uniformados. Ellos no estaban entrenados ni contaban con los medios para defenderse de la turba. Hubo llamados de auxilio de los policías por la central de radio. Se nos ordenó hacer presencia en el sitio para salvaguardar la vida de esos uniformados”, reveló el Mayor.

En cuanto a los protocolos de acción en esos casos, afirmó que la ley les otorga las atribuciones para el uso de la fuerza cuando se necesita, “aquí se cumplieron todos los parámetros”. Además, agregó que no ha sido fácil afrontar la situación, pues desde el momento que sucedieron los hechos él no ha podido ver a su familia. Sobre ella, dice que sabe que él no ha sido entrenado para asesinar personas, sino por el contrario, “a mí me formaron para salvaguardar la vida y honra de la sociedad”, señaló Arenas en entrevista con el medio.

El medio le cuestionó si en algún momento hubo intención de hacer daño a estas personas, pues un informe de la Defensoría hace un duros cuestionamientos a la forma como las autoridades hacen el manejo de los enfrentamientos, a lo que el Mayor respondió.

“Eso está por establecerse. Yo estaba en cumplimiento de mi deber legal. Es lamentable el resultado. Se lo digo como padre, como hijo. Yo no estoy formado para hacer eso”, sostuvo Arenas a SEMANA.

Al finalizar, indicó que no se siente arrepentido de nada y manifestó que le pesa no estar con sus compañeros para apoyarlos.


SEGUIR LEYENDO