Murió joven que habría recibido brutal golpiza en una subestación de Policía en Madrid, Cundinamarca

Este sábado falleció en el Hospital San Rafael de Facatativá el joven Elvis Vivas, quien entró por urgencias luego de participar en las protestas del 1 de mayo en Madrid, Cundinamarca.

En horas de la madrugada de este sábado, 8 de mayo, falleció en el Hospital San Rafael de Facatativá, Elvis Vivas, un joven de 24 años que había participado en las manifestaciones de hace ocho días en el municipio y que amigos y familiares denuncian fue víctima de una brutal golpiza por miembros de la Policía.

El pasado primero de mayo cientos de jóvenes salieron a protestar en las calles del municipio de Madrid, Cundinamarca, pero la pacífica movilización se vio empañada por un supuesto ataque en horas de la noche a una estación de la Policía, la cual ocasionó que el alcalde del municipio, Andrés Tovar, permitiera la intervención de miembros del Esmad.

En medio del enfrentamiento, denuncian que el joven fue capturado por uniformados que lo llevaron a la subestación de Policía, allí lo habrían agredido y luego dejado en la calle. Fue un vecino quien lo auxilió y lo llevó al hospital de Madrid, pero por la gravedad de su heridas fue remitido al hospital de Facatativá donde estuvo en coma. Elvis (o Junior como le decían) finalmente murió.

Elvis Vivas era para su familia un joven soñador, alegre, con objetivos e ideales claros, según le comentó a Noticias Caracol. “Le arrebataron la vida, nos sentimos demasiado tristes por eso. Él era una persona llena de sueños, amigable, que reía, mejor dicho, era una persona llena de sueños, trabajadora, feliz. Nos lo arrebataron, mi sobrino no se murió, a él lo mataron”, relató su tío Andrés López.

Por otro lado, un amigo suyo relató cómo habría ocurrido la agresión. “Era una marcha pacífica, llega el Esmad ataca a todas las personas y él sale en ese momento del grupo, se retira del grupo, y está solo, cuando el queda solo y va caminando lo devuelve la Policía y el intenta salir, lo devuelven y en ese momento un policía lo agrede, él intenta sostenerse para que no lo ataquen más y lo atacan entre más o menos 10 policías. Al parecer, incluso utilizan un arma y lo golpean bastante, lo llevan a rastras”, aseguró su amigo Cristian Ruiz.

En redes sociales hay un video que al parecer muestra al joven en la entrada de la estación de Policía y rodeado de uniformados. El caso ya lo tiene el equipo de fiscales que investiga los hechos relacionados con el paro en el país.

En las protestas de ese mismo primero de mayo en Madrid, fue asesinado con dos tiros de bala Brayan Niño, uno de los jóvenes que también marchaba contra la reforma tributaria. De acuerdo con el testimonio de los ciudadanos que estuvieron en el lugar de los hechos, los proyectiles provenían del arma de un uniformado de la Policía Nacional. En la mañana del jueves, 6 de mayo, tras la respectiva investigación, la Justicia Penal Militar (JPM) confirmó que fue capturado el mayor de la Policía, Carlos Javier Arenas Niño, acusado del homicidio de Brayan.

Lo que detalló el relato de Marlin, su hermana, en una nota del periódico El Tiempo, fue que ambos se encontraba debajo del puente peatonal del barrio Sosiego cuando, cerca de las 9:00 p.m, se dieron cuenta que el ESMAD estaba empezando a dispersar las marchas de maneras violentas.

Ante lo que estaba sucediendo a su alrededor, los dos hermanos decidieron irse del lugar. En su camino a casa, a pocos metros de donde se encontraban con los demás manifestantes, contó Marlin, “la tanqueta dispara. Ese disparo le cae en el ojo derecho a mi hermano”.

El joven herido fue trasladado al hospital más cercano, sin embargo, no alcanzó a llegar con vida hasta el centro asistencial. Brayan, le contó Marlin a El Tiempo, tenía un niño de un año y medio de edad, y trabajaba como auxiliar de bodega en un almacén de cadena.

SEGUIR LEYENDO: