Caya Daza decidió no hablar en la Comisión de Acusaciones

La antigua secretaria personal del expresidente Álvaro Uribe, quien está involucrada en una investigación contra el presidente Iván Duque, ya se había acogido al derecho constitucional de guardar silencio en una indagatoria que preparó la Fiscalía en junio.

infobae-image

María Claudia ‘Caya’ Daza, quien era la mano derecha del expresidente y exsenador Álvaro Uribe Vélez, se presentó ante la Comisión de Investigación y Acusación de la Cámara de Representantes, pero se acogió a su derecho a guardar silencio en la comparecencia que forma parte de la investigación que se adelanta contra el presidente Iván Duque en el caso por la Ñeñepolítica. En la cita virtual también estuvo, junto a su abogado, la exesposa del presunto narcotráficante José “el Ñeñe” Hernández, María Mónica Urbina, quien solicitó aplazar la diligencia.

Según el representante investigador, John Jairo Cárdenas, María Mónica expresó su solicitud de que se aplazara su comparecencia y pidió que se explicaran las razones por las cuales estaba citada. Por su parte, Caya Daza respondió “tengo derecho a guardar silencio” a todas las preguntas que se le hicieron.

Daza ya había usado esta misma estrategia el pasado 3 de junio, cuando la Fiscalía General de la Nación la citó a indagatoria. Iván Cancino, su abogado, le dijo, en ese momento, a RCN Radio que guardar silencio no significaba que ella estuviera reconociendo su responsabilidad en la supuesta entrada de dineros ilegales a la campaña de Duque en 2018.

Ante esto, el representante Cárdenas dijo que desde la Comisión de Acusación van a insistir en esas convocatorias, porque saben que Daza se va a negar a dar declaraciones. “Vamos a insistir en la práctica de nuevas pruebas tal como nos corresponde”, afirmó Cárdenas, quien agregó que ya solicitaron nuevo material probatorio ante la Fiscalía.

A la reunión, que duró solo 20 minutos, también estaba citado el gerente de la campaña Duque Presidente, Luis Guillermo Echeverri, pero no asistió, por lo cual se reprogramaría la cita para el próximo encuentro con implicados en el caso.

El caso

María Claudia Daza, quien fuera la secretaria personal del expresidente Álvaro Uribe, está involucrada en la investigación contra el actual mandatario por una presunta compra de votos en el departamento de La Guajira para la campaña Duque Presidente, financiada por Jose Guillermo ‘Ñeñe’ Hernández, quien tenía nexos con el narcotráfico.

La vinculación formal al proceso la anunció el fiscal general, Francisco Barbosa, cuando se conoció que la mujer aparecía en varias interceptaciones que se le hicieron al Ñeñe.

Además, a inicios de noviembre, se revelaron varios audios de las 1.500 interceptaciones a llamadas de María Claudia Daza, que dejaron en evidencia discusiones al interior del Centro Democrático y presuntas irregularidades en los recursos económicos que llegaron a la campaña presidencial de Iván Duque en 2018 “por debajo de mesa”.

Ante la polémica, el expresidente Álvaro Uribe aclaró varios puntos que expuso Noticias Caracol en su informe especial, en el que argumentaron el poder que tenía ‘Caya’ Daza al interior del uribismo.

En conversación con Blu Radio, el exmandatario reconoció que los audios presentados por el noticiero “son incómodos, imprudentes, pero no están soportados en hechos”. Comentó además que le había tocado “con mucha tristeza” reconocer a comienzos de este año que la voz de las llamadas que se hicieron públicas entre una mujer y el “Ñeñe” Hernández, sí era la de su exasesora de Unidad de Trabajo Legislativo (UTL).

El expresidente sostuvo que ‘Caya’ Daza no era una persona influyente como se puede deducir al escuchar sus llamadas con alfiles del uribismo como la actual ministra del Interior, Alicia Arango y la aparente serie de movimientos que realizó en la campaña presidencial del actual mandatario Iván Duque.

Precisamente, uno de esos audios detalla como se hablaba de pasar por “debajo de la mesa” 1.000 millones de pesos que habría conseguido el presunto narcotraficante ‘Ñeñe’ Hernández.

“El Ñeñe me dijo que había recogido con sus amigos de Medellín que estaban en su casa 1.000 barras. 1.000 recogió (...) va para Bogotá a reunirse con 20 empresarios para recoger otro billete”, le comentó a ‘Caya’ Daza un hombre al que llamaba Lucho.