Por qué los planetas son redondos

Muchas veces la forma de los cuerpos celestes ha sido tema de debate, pero tiene un motivo más mundano de lo que se cree

Guardar

Nuevo

La redondez de los cuerpos celeste en el universo es un fenómeno que se puede atribuir principalmente a la acción de la gravedad - crédito National Geographic
La redondez de los cuerpos celeste en el universo es un fenómeno que se puede atribuir principalmente a la acción de la gravedad - crédito National Geographic

La redondez de los cuerpos celestes, incluidos planetas y estrellas, en el universo es un fenómeno que se puede atribuir principalmente a la acción de la gravedad. Esta fuerza, que actúa de manera uniforme desde todas direcciones hacia un punto central, es capaz de moldear las vastas acumulaciones de materia en esferas. Este proceso de formación esférica se inicia desde los albores de la creación del sistema solar.

La explicación radica en la influencia de la gravedad, una fuerza que moldea el universo, propiciando la creación de estrellas, planetas y galaxias debido a su capacidad de actuar sin una orientación preferente y abarcando vastas distancias. Ese fenómeno atrae materia desde todas direcciones, la que se aglomera para formar una figura redonda, identificable desde cualquier punto, cuya representación más fiel es la esfera.

Hace aproximadamente 4.670 millones de años, el sistema solar era una vasta y giratoria nube de gas y polvo. La gravedad, actuando sobre esa nube, conocida como nebulosa solar, comenzó a compactar la materia, atrayendo partículas unas hacia otras. Ese colapso gravitacional fue probablemente estimulado por fuerzas externas, como las ondas de choque de una supernova cercana. A medida que la materia se aglomeraba en el centro de esta nube, formó el Sol, mientras que en el disco circundante de material restante, comenzaron a formarse los planetas, todos bajo la influente mano de la gravedad.

El proceso de formación esférica se inicia desde los albores de la creación del sistema solar (Imagen Ilustrativa Infobae)
El proceso de formación esférica se inicia desde los albores de la creación del sistema solar (Imagen Ilustrativa Infobae)

Sin embargo, la gravedad también interactúa con otras fuerzas, dando lugar a formas que no son perfectamente esféricas. La rotación de estos cuerpos sobre sus ejes introduce una fuerza centrífuga, que trabaja en oposición a la gravedad, empujando material hacia el ecuador y causando un achatamiento en los polos. Esto conduce a una oblatividad, donde el diámetro ecuatorial de un cuerpo se vuelve mayor que el diámetro polar.

La medida en que esta oblatividad se manifiesta en un cuerpo celeste está directamente relacionada con su velocidad de rotación. Por ejemplo, en la Tierra, que completa una rotación cada 24 horas, el achatamiento es relativamente modesto, con una diferencia de aproximadamente 21 kilómetros entre los diámetros polar y ecuatorial. En contraste, Júpiter, que rota mucho más rápidamente, completa una rotación en menos de 10 horas, exhibe una oblatividad mucho más pronunciada. Este fenómeno se observa aún de manera más dramática en planetas gigantes gaseosos como Saturno.

La oblatividad no es exclusiva de los planetas, las estrellas también pueden exhibirla. El Sol, por ejemplo, aun girando a una alta velocidad, muestra un abultamiento ecuatorial mucho menor al teóricamente esperado dada su velocidad de rotación. Este enigma, junto con la observación de abultamientos mayores en otras estrellas que rotan a velocidades similares o mayores, como Altair, plantea preguntas intrigantes sobre los factores adicionales, como la distribución de la masa interna y las fuerzas magnéticas, que pueden influir en la estructura de los astros.

La explicación radica en la influencia de la gravedad, una fuerza que moldea el universo

POLITICA INVESTIGACIÓN Y TECNOLOGÍA
NASA/LUNAR AND PLANETARY INSTITUTE
La explicación radica en la influencia de la gravedad, una fuerza que moldea el universo POLITICA INVESTIGACIÓN Y TECNOLOGÍA NASA/LUNAR AND PLANETARY INSTITUTE

Esta interacción compleja y multifacética entre gravedad, rotación y otras fuerzas subyacentes no solo determina la forma y estructura de los cuerpos celestes, sino que también influye en sus órbitas, climas y, en el caso de los planetas, condiciones para albergar vida. La oblatividad, por ejemplo, puede afectar la circulación atmosférica de un planeta, influenciando así su clima y condiciones ambientales.

La exploración y estudio continuo de estos fenómenos no solo amplían nuestra comprensión del universo, sino que también nos proporcionan una perspectiva más profunda sobre las leyes fundamentales que gobiernan la naturaleza. A medida que la ciencia avanza, el conocimiento sobre cómo interactúan estas fuerzas nos acerca a resolver algunos de los misterios más complejos del cosmos y, en última instancia, a entender mejor nuestro lugar dentro de él. La forma de los cuerpos celestes, lejos de ser una mera curiosidad, refleja la interacción dinámica de las fuerzas fundamentales que modelan el universo.

Guardar

Nuevo