El enigma de la memoria: por qué algunas personas recuerdan más que otras

Científicos de la Universidad de Basilea descubrieron que ciertas señales neurológicas podrían explicar estas variaciones en la capacidad de retener información. Los detalles del trabajo publicado en la revista Nature

Compartir
Compartir articulo
Las diferencias en el rendimiento de la memoria están, a grandes rasgos, asociadas a una cuestión de señales cerebrales y regiones activas (Getty)
Las diferencias en el rendimiento de la memoria están, a grandes rasgos, asociadas a una cuestión de señales cerebrales y regiones activas (Getty)

La memoria episódica (ME) humana se refiere a la función consciente de eventos experimentados personalmente dentro de un contexto espacio-temporal particular. Implica múltiples sistemas cerebrales durante la codificación, consolidación y recuperación de datos. La primera fase se basa en recibir información a través de los diferentes sentidos y trabajar en su comprensión mediante la integración cognitiva, una actividad que comprende tanto el procesamiento de contenidos, como a la atribución de atención y el almacenamiento.

Las personas difieren significativamente en el rendimiento de su memoria, aunque la ciencia no tenía claro en qué etapas de este proceso se producen alteraciones. Ahora, investigadores de la Universidad de Basilea han descubierto que determinadas señales cerebrales están relacionadas con estas diferencias.

Si bien es sabido que ciertas regiones del cerebro desempeñan un papel crucial en los procesos de la memoria, hasta ahora no ha quedado claro si estas exhiben actividades diferentes a la hora de almacenar información en personas con mejor o peor rendimiento en esta área. Es decir, si se vinculan particularmente con lo que se recuerda y sobre este punto profundizó un equipo dirigido por Dominique de Quervain y Andreas Papassotiropoulos.

Según advirtieron, en ciertas regiones del cerebro, incluido el hipocampo, se detectó una asociación directa entre la actividad cerebral en la memorización y el rendimiento posterior, siendo que aquellos con mejor memoria mostraron una mayor activación, según los resultados publicados en la revista Nature Communications.

Del hipocampo a la corteza occipital, los expertos exploraron las áreas cerebrales esenciales para la memorización (Getty)
Del hipocampo a la corteza occipital, los expertos exploraron las áreas cerebrales esenciales para la memorización (Getty)

Señales y regiones

Este estudio se convirtió en la investigación sobre imágenes funcionales dedicado a la memoria más grande del mundo. En él pidieron a casi 1.500 participantes de entre 18 y 35 años que miraran y memorizaran un total de 72 imágenes. Durante este proceso, los investigadores registraron la actividad cerebral de los sujetos mediante resonancia magnética. Luego se pidió a las personas que recordaran tantas imágenes como fuera posible y, como en la población general, hubo diferencias considerables en el rendimiento de la memoria entre ellos.

En ciertas regiones del cerebro, incluido el hipocampo, los investigadores encontraron una asociación directa entre la actividad cerebral durante el proceso de memorización y el rendimiento posterior de la memoria. Los individuos con mejor memoria mostraron una mayor activación de estas áreas del cerebro. No se encontró tal asociación para otras áreas cerebrales relevantes para la memoria en la corteza occipital: eran igualmente activas en individuos con todos los niveles de rendimiento de la memoria.

Los especialistas también pudieron identificar redes funcionales en el cerebro relacionadas con el rendimiento de la memoria. Estas redes comprenden diferentes regiones del cerebro que se comunican entre sí para permitir procesos complejos como el almacenamiento de información.

Las señales cerebrales son pequeños indicadores que revelan grandes verdades sobre nuestra capacidad de recordar (Getty)
Las señales cerebrales son pequeños indicadores que revelan grandes verdades sobre nuestra capacidad de recordar (Getty)

“Los hallazgos nos ayudan a comprender mejor cómo se producen las diferencias en el rendimiento de la memoria entre un individuo y otro -afirmó Léonie Geissmann, primera autora del estudio y profesional de la División de Neurociencia Cognitiva del Departamento de Biomedicina de la Universidad de Basilea-. Las señales cerebrales de un solo individuo, sin embargo, no permiten sacar conclusiones sobre el rendimiento de su memoria!.

Según los especialistas, los resultados son de gran importancia para futuras investigaciones destinadas a vincular características biológicas como los marcadores genéticos con las señales cerebrales, de modo que permitan ajustar las intervenciones a la hora de prevenir cuadros de pérdidas cognitivas o tratar patologías en las que ellas aparecen, como en el caso del Alzheimer.

El estudio actual forma parte de un proyecto de investigación a gran escala realizado por el Grupo de Investigación de Neurociencias Moleculares y Cognitivas (MCN) del Departamento de Biomedicina de la Universidad de Basilea y las Clínicas Psiquiátricas Universitarias (UPK) de la misma ciudad. El objetivo de este proyecto es comprender mejor los procesos de la memoria y transferir los hallazgos de la investigación básica a aplicaciones clínicas. El equipo de trabajo se completó con el aporte de David Coynel.