COVID prolongado en niños: los científicos dan pautas de cómo tratar la enfermedad

Investigadores del Reino Unido establecieron parámetros de medición y acción para tratarlo en chicos y adolescentes. Cómo identificarlo

Compartir
Compartir articulo
Un panel de científicos llegó a una definición de investigación estandarizada del COVID prolongado o persistente en niños y jóvenes para complementar la definición existente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de este tipo de COVID para adultos (Getty)
Un panel de científicos llegó a una definición de investigación estandarizada del COVID prolongado o persistente en niños y jóvenes para complementar la definición existente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de este tipo de COVID para adultos (Getty)

El SARS-CoV-2 en niños y jóvenes suele provocar una enfermedad leve en comparación con los adultos. Sin embargo, se sabe poco sobre el diagnóstico, la prevalencia, el fenotipo o la duración del COVID prolongado en la población adolescente y pediátrica.

El Instituto Nacional Inglés para la Excelencia en Salud y Atención (NICE) definió el COVID-19 agudo como una enfermedad con síntomas que duran menos de cuatro semanas después de la infección confirmada. El COVID-19 sintomático en curso se define como una enfermedad con síntomas que duran de 4 a 12 semanas, y COVID prolongado o persistente como una una dolencia cuyos síntomas duran más de 12 semanas.

Más de 200 síntomas se han asociado con el COVID prolongado, en individuos sintomáticos o asintomáticos con infección aguda por SARS-CoV-2 y como síntomas persistentes o intermitentes.

Los adolescentes pueden tener un mayor riesgo que los niños pequeños, pero no está claro si los síntomas prolongados de COVID están relacionados con la infección viral o los efectos del encierro, el cierre de escuelas y el aislamiento social.

En este marco, un panel de médicos, investigadores y pacientes llegó a una definición de investigación estandarizada del llamado COVID prolongado o persistente en niños y jóvenes para complementar la definición existente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de este tipo de COVID para adultos.

Los investigadores realizaron un estudio previo sobre COVID prolongado entre los niños del Reino Unido y descubrieron que dos tercios informaron síntomas tres meses después de su diagnóstico de COVID, y el 30 % informó tres o más síntomas (Getty Images)
Los investigadores realizaron un estudio previo sobre COVID prolongado entre los niños del Reino Unido y descubrieron que dos tercios informaron síntomas tres meses después de su diagnóstico de COVID, y el 30 % informó tres o más síntomas (Getty Images)

Los panelistas comenzaron con una encuesta de 49 afirmaciones sobre COVID prolongado en niños y jóvenes, con base en investigaciones existentes. Después de una reunión de consenso, se redujeron a una decena de declaraciones. Una votación final se decidió por las cinco declaraciones más importantes para definir COVID prolongada en este grupo de edad, según informaron Terence Stephenson, especialista del Instituto de Salud Infantil de la Universidad College de Londres (UCL), y sus colegas en un documento que acaba de publicarse en The Lancet.

Su definición de COVID prolongado para pacientes de 2 a 24 años incluye síntomas continuos o en desarrollo (al menos uno de los cuales es físico) después de dar positivo por COVID que:

- Afecta su bienestar físico, mental o social

- Interfiere con algún aspecto de la vida diaria, como la escuela, el trabajo o las relaciones

- Persiste por una duración mínima de 12 semanas después del diagnóstico inicial por COVID-19

“Hasta donde sabemos, esta es la primera definición de investigación para COVID prolongado entre niños y jóvenes -explicó Stephenson-. Es comparable a la definición de caso clínico de COVID prolongado en adultos propuesta por la OMS”. Agregaron que la definición de COVID prolongado ha sido imprecisa para niños y jóvenes, ya que tienden a presentar una enfermedad más leve que los adultos.

Los adolescentes pueden tener un mayor riesgo que los niños pequeños, pero no está claro si los síntomas prolongados de COVID están relacionados con la infección viral o los efectos del encierro, el cierre de escuelas y el aislamiento social (Europa Press)
Los adolescentes pueden tener un mayor riesgo que los niños pequeños, pero no está claro si los síntomas prolongados de COVID están relacionados con la infección viral o los efectos del encierro, el cierre de escuelas y el aislamiento social (Europa Press)

Stephenson y su equipo realizaron una investigación previa sobre COVID prolongado entre los niños del Reino Unido y descubrieron que dos tercios informaron síntomas tres meses después de su diagnóstico de COVID, y el 30 % informó tres o más síntomas. Ambas tasas fueron más altas que entre un grupo de niños que dieron negativo en la prueba de COVID (53,3% y 16,2%, respectivamente).

Su equipo reunió a tres paneles de personas con diferentes conjuntos de experiencia: “Prestación de servicios” (como médicos), “Investigador” y “Experiencia vivida” o pacientes. Las 49 declaraciones iniciales se derivaron de investigaciones existentes, revisiones sistemáticas, orientación de salud del Reino Unido sobre COVID y datos empíricos del estudio anterior de Stephenson.

Primero, los participantes calificaron las declaraciones en función de su propia opinión, luego se les dio la oportunidad de cambiarlas dos veces después de eso: después de ver la puntuación media de su grupo y después de ver la puntuación media de los tres grupos. La reunión de consenso en la que las 10 declaraciones se redujeron a cinco involucró a 17 personas, cuatro del panel de Prestación de servicios, 11 del de Investigadores y dos del panel de Experiencia vivida.

Algunas limitaciones del proceso impactan en los resultados expuestos. Por un lado solo dos miembros del panel Experiencia vivida estuvieron presentes durante la votación por consenso; por otro, el estudio se realizó principalmente en el Reino Unido y, finalmente, preocupaciones sobre las distinciones entre la definición de investigación de COVID prolongado y el umbral en el que un paciente podría acceder a la asistencia sanitaria también son de consideración.

“Desde nuestro punto de vista, la decisión de si un niño o joven puede ver a un profesional de la salud, acceder a cualquier apoyo necesario o ser derivado, investigado o tratado durante mucho tiempo con COVID debe ser una decisión compartida que involucre al joven, sus cuidadores y médicos”, concluyó el equipo de profesionales en informe.

SEGUIR LEYENDO: