Cuáles son las complicaciones cerebrales que puede causar la infección por COVID-19

Uno de cada 100 internados puede sufrir trastornos en el sistema nervioso central. Se descubrió al estudiar a 40.000 pacientes de EE.UU. y Europa. Cuál fue la complicación más frecuente

Uno de cada 100 pacientes hospitalizados con COVID-19 probablemente desarrollará complicaciones del sistema nervioso central (EFE/Juan Carlos Torrejón)
Uno de cada 100 pacientes hospitalizados con COVID-19 probablemente desarrollará complicaciones del sistema nervioso central (EFE/Juan Carlos Torrejón)

Se conocieron los resultados del mayor estudio internacional realizado hasta la fecha sobre las complicaciones que puede producir la enfermedad COVID-19 en el cerebro. Se ha descubierto que aproximadamente uno de cada 100 pacientes hospitalizados con COVID-19 probablemente desarrollará complicaciones del sistema nervioso central. Esas complicaciones pueden incluir derrames cerebrales, hemorragias y otras complicaciones potencialmente mortales. El estudio se presentó en la reunión anual de la Sociedad Radiológica de América del Norte.

“Se ha escrito mucho sobre los problemas pulmonares generales relacionados con el COVID-19, pero no se suele hablar de los otros órganos que pueden verse afectados”, sostuvo el autor principal del estudio, el doctor Scott H. Faro, profesor de radiología y neurología y director de la División de Neurorradiología/Imagen de Cabeza y Cuello de la Universidad Thomas Jefferson de Filadelfia. “Nuestro estudio demuestra que las complicaciones del sistema nervioso central representan una causa importante de morbilidad y mortalidad en esta devastadora pandemia”, agregó.

El doctor Faro inició el estudio tras descubrir que los estudios previos sobre las complicaciones del sistema nervioso central en pacientes infectados por COVID-19 hospitalizados se basaban en un número relativamente pequeño de casos. Para obtener una imagen más completa, el experto y sus colegas analizaron casi 40.000 casos de pacientes positivos a COVID-19 hospitalizados de siete hospitales universitarios de Estados Unidos y cuatro de Europa occidental.

Analizaron  40.000 casos de pacientes positivos a COVID-19 hospitalizados de siete hospitales universitarios de Estados Unidos y cuatro de Europa occidental (Getty Images)
Analizaron 40.000 casos de pacientes positivos a COVID-19 hospitalizados de siete hospitales universitarios de Estados Unidos y cuatro de Europa occidental (Getty Images)

Los pacientes habían ingresado entre septiembre de 2019 y junio de 2020. Su edad media era de 66 años y el grupo estaba compuesto por el doble de hombres que de mujeres. La causa más común de ingreso fue la confusión y la alteración del estado mental, seguida de la fiebre. Muchos de los pacientes tenían comorbilidades como hipertensión, enfermedad cardíaca y diabetes.

Hubo 442 hallazgos agudos de neuroimagen que se asociaron probablemente a la infección viral. La incidencia global de complicaciones del sistema nervioso central en este amplio grupo de pacientes fue del 1,2%.

“De todos los pacientes ingresados que se sometieron a pruebas de imagen, como una resonancia magnética o una tomografía computarizada del cerebro, el examen fue positivo en aproximadamente el 10% de las ocasiones”, dijo el doctor Faro. “La incidencia del 1,2% significa que un poco más de uno de cada 100 pacientes ingresados en el hospital con COVID-19 va a tener algún tipo de problema cerebral”.

La complicación más común fue el ataque cerebrovascular o ictus isquémico, con una incidencia del 6,2%. Un ataque cerebrovascular sucede cuando el flujo de sangre a una parte del cerebro se detiene. Si el flujo sanguíneo se detiene por más de pocos segundos, el cerebro no puede recibir nutrientes y oxígeno. Las células cerebrales pueden morir, y se produce una daño permanente.

La complicación más común después del COVID-19 en hospitalizados fue el ataque cerebrovascular o ictus isquémico, con una incidencia del 6,2% (Getty Images)
La complicación más común después del COVID-19 en hospitalizados fue el ataque cerebrovascular o ictus isquémico, con una incidencia del 6,2% (Getty Images)

Después del ACV, el estudio encontró que los pacientes sufrieron como complicaciones la hemorragia intracraneal (3,72%) y la encefalitis (0,47%), una inflamación del cerebro. Los investigadores también descubrieron un pequeño porcentaje de hallazgos inusuales, como la encefalomielitis aguda diseminada, una inflamación del cerebro y la médula espinal, y el síndrome de encefalopatía posterior reversible, un síndrome que imita muchos de los síntomas de un ictus.

“Es importante conocer una incidencia precisa de todas las complicaciones importantes del sistema nervioso central”, dijo el doctor Faro. “Probablemente debería haber un umbral bajo para pedir imágenes cerebrales a los pacientes con COVID-19″.

Días atrás, se difundió también un nuevo estudio en España que reveló la importancia de que las personas que han superado un ataque cerebrovascular o ictus deberían adoptar medidas de prevención de manera continua para evitar contagiarse el coronavirus. El estudio fue publicado en la revista especializada Stroke. El equipo de investigadores integrado por Ángel Ois, Elisa Quadrado Ogia, del Departamento de Neurología del Hospital del Mar, en Barcelona, y otras instituciones médicas de España, hicieron el estudio para determinar la asociación entre el ataque cerebrovascular previo y la mortalidad tras la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) según el sexo, los grupos de edad y los subtipos de ictus.

Encontraron que tener menos de 60 años de edad y haber sufrido algún tipo de ataque cerebrovascular incrementa tres veces el riesgo de morir después de sufrir el COVID-19. En el caso de las personas de entre 60 y 80 años, este riesgo sigue siendo 1,3 veces mayor que las personas del mismo grupo de edad que no han sufrido un ACV. Fue el primer estudio poblacional sobre la relación entre la mortalidad tras tener COVID-19 y al haber sufrido un ataque cerebrovascular antes. La investigación ha contado con profesionales del Hospital del Mar y ha analizado datos de 91.629 personas diagnosticadas con covid-19 en Cataluña entre febrero y julio de 2020.

SEGUIR LEYENDO:



TE PUEDE INTERESAR