Cómo la desinformación sobre las vacunas y los ataques a la comunidad científica están socavando la lucha contra el coronavirus

A esa conclusión llegó el doctor estadounidense Peter Hotez, quien en un artículo publicado en el portal Nature advirtió sobre las crecientes campañas contra los inmunizantes

La comunidad científica advierte sobre los movimientos sociales que se oponen a las vacunas contra el coronavirus (Shutterstock)
La comunidad científica advierte sobre los movimientos sociales que se oponen a las vacunas contra el coronavirus (Shutterstock)

A medida que avanza la campaña mundial de vacunación contra el coronavirus, las autoridades internacionales continúan prestando especial atención a los diferentes movimientos y expresiones que se oponen a la inmunización para contener la propagación del COVID-19. Del mismo modo, las campañas de desinformación para desprestigiar ciertas fórmulas -sólo por su bandera- también revisten una gran preocupación.

Sobre esta problemática escribió esta semana el doctor Peter Hotez en el portal Nature. En su artículo, el científico norteamericano advirtió que la desinformación contra las vacunas “ha convertido las preguntas y preocupaciones razonables sobre los raros efectos secundarios, en preocupaciones conspirativas”. Apuntó, además, que “los malos están ganando en parte porque las agencias sanitarias subestiman o niegan el alcance de las fuerzas anticientíficas”.

Para contrarrestar esa “agresión”, consideró que se necesita una “contraofensiva de alto nivel contra las fuerzas destructivas”.

A continuación, el texto completo en el que Hotez expone sus preocupaciones y explica cómo hacer frente a estas amenazas:

El doctor norteamericano Peter Hotez (@PeterHotez)
El doctor norteamericano Peter Hotez (@PeterHotez)

“En menos de seis meses se han suministrado casi mil millones de dosis de la vacuna contra el coronavirus, pero la desinformación antivacunas y los ataques selectivos a los científicos están socavando los avances. Hay que hacer frente a estas amenazas directamente, y la autoridad y la experiencia de la comunidad sanitaria no son suficientes para hacerlo.

Incluso antes de la pandemia, tuve un asiento de primera fila para todo esto. He codirigido los esfuerzos para desarrollar vacunas en programas, incluida una vacuna contra el COVID-19 que se está probando actualmente en la India. También tengo una hija adulta con autismo; mi libro de 2018, “Las vacunas no causaron el autismo de Rachel”, se convirtió en un silbato para los activistas antivacunas.

La Organización Mundial de la Salud reconoció las dudas sobre las vacunas como una de las principales amenazas para la salud mundial antes de la pandemia. A medida que las vacunas contra el COVID-19 avanzaban en su desarrollo, las comunidades de salud pública anticiparon una considerable indecisión sobre los inmunizantes. Equipos de expertos, entre los que me encuentro, empezaron a reunirse periódicamente en línea para discutir la mejor manera de amplificar los mensajes basados en la evidencia, ofrecer anuncios de servicio público y abordar las preocupaciones en torno a la inmunización contra la COVID-19.

Durante nuestras conversaciones por Zoom, experimenté una sensación de desazón. Aunque ciertamente valía la pena, sabía que los mensajes por sí solos serían inadecuados. Ya habíamos visto esta insuficiencia en nuestros esfuerzos por evitar que el sarampión volviera a Estados Unidos y Europa en 2019, y por reforzar las tasas de vacunación contra el virus del papiloma humano para prevenir el cáncer de cuello de útero y otros cánceres. Con el COVID-19, nuestros mensajes pro-vacunas serían gotas en un vasto mar de desinformación, mucha de ella vertida deliberadamente por las fuerzas anti-vacunas.

Activistas antivacunas protestan en Ucrania contra una ley que exime a los productores de los inmunizantes contra el coronavirus de la responsabilidad de cualquier consecuencia tras la inoculación (REUTERS/Gleb Garanich)
Activistas antivacunas protestan en Ucrania contra una ley que exime a los productores de los inmunizantes contra el coronavirus de la responsabilidad de cualquier consecuencia tras la inoculación (REUTERS/Gleb Garanich)

Hace tiempo que no estoy de acuerdo con muchos de mis colegas de la sanidad pública estadounidense. Admiro su compromiso con la prevención de enfermedades, pero cuando pido una forma más directa de contrarrestar la agresión antivacunas, me dicen: “Ese no es nuestro enfoque; la confrontación les da una plataforma y oxígeno”. En mi opinión, esta actitud refleja una época en la que teníamos módems de acceso telefónico. Hoy, el imperio antivacunas tiene cientos de páginas web y quizás 58 millones de seguidores en las redes sociales. Los malos están ganando, en parte porque las agencias sanitarias subestiman o niegan el alcance de las fuerzas anticientíficas, y están mal equipadas para contrarrestarlo.

Las investigaciones del Departamento de Estado de Estados Unidos y del Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido han descrito cómo las organizaciones de inteligencia rusas tratan de desacreditar las vacunas occidentales contra el COVID-19. Una campaña asegura que esos inmunizantes podrían convertir a las personas en monos. Esto se suma a una historia más larga y bien documentada de desinformación patrocinada por Rusia, presumiblemente para desestabilizar a Estados Unidos y otros países democráticos. La administración del presidente estadounidense Joe Biden ha advertido a los grupos mediáticos rusos que detengan su agresión antivacunas, y ha anunciado sanciones relacionadas con la desinformación y otros comportamientos, pero necesitamos mucho más.

En Estados Unidos se encuentran los grupos antivacunas más grandes y mejor organizados del mundo. Según el Center for Countering Digital Hate, con sede en Londres, se trata de grupos influyentes, no de un movimiento de base espontáneo. Muchos grupos de extrema derecha que difundieron información falsa sobre las elecciones presidenciales de Estados Unidos del año pasado están haciendo lo mismo con las vacunas. Los grupos antivacunas también se dirigen a las comunidades afroamericanas; un documental antivacunas publicado en marzo menosprecia las pruebas de la vacuna entre los afroamericanos, calificándolas de “racismo médico”.

El mensaje global antivacunas en torno a los inmunizantes contra el adenovirus significa que morirán más personas y que la pandemia se prolongará. Unos coágulos sanguíneos extremadamente raros, pero que ponen en peligro la vida, hicieron que los Estados Unidos suspendieran el despliegue de la vacuna de Johnson & Johnson, y muchas naciones europeas han detenido o restringido el uso de la vacuna de Oxford-AstraZeneca por razones similares. Sin embargo, esas regiones tienen otras opciones de vacunas. Este no es el caso de muchos países. En marzo, Camerún y la República Democrática del Congo interrumpieron el uso de la vacuna Oxford-AstraZeneca, y la Unión Africana ha dejado de adquirirla.

El año pasado Rusia también lanzó una peligrosa campaña para ridiculizar la vacuna de Oxford
El año pasado Rusia también lanzó una peligrosa campaña para ridiculizar la vacuna de Oxford

Muchas personas en África están aprovechando los mensajes antivacunas. Un programa de rastreo de rumores de la empresa de análisis Novetta, en McLean, Virginia, descubrió que Rusia se dirige específicamente a los países africanos para desacreditar las vacunas occidentales en favor de su fórmula Sputnik V. Los grupos antivacunas con sede en Estados Unidos invocan el colonialismo y la eugenesia. Ahora, decenas de miles de dosis de vacunas se quedan sin utilizar. La desinformación antivacunas ha convertido las preguntas y preocupaciones razonables sobre los raros efectos secundarios en preocupaciones conspirativas, miedos exagerados e indignación por ser tratados como “conejillos de indias”.

Los mensajes precisos y específicos de la comunidad sanitaria mundial son importantes pero insuficientes, al igual que la presión pública sobre las empresas de medios sociales. Las Naciones Unidas y los niveles más altos de los gobiernos deben adoptar enfoques directos, incluso de confrontación, con Rusia, y actuar para desmantelar los grupos antivacunas en los Estados Unidos.

Los esfuerzos deben ampliarse al ámbito de la ciberseguridad, la aplicación de la ley, la educación pública y las relaciones internacionales. Un grupo de trabajo interinstitucional de alto nivel que dependa del secretario general de la ONU podría evaluar todo el impacto de las agresiones antivacunas y proponer medidas duras y equilibradas. El grupo de trabajo debería incluir a expertos que han abordado complejas amenazas globales como el terrorismo, los ciberataques y el armamento nuclear, porque la anticiencia se está acercando ahora a niveles de peligro similares. Cada vez está más claro que el avance de la inmunización requiere una contraofensiva”.

SEGUIR LEYENDO: