El Parlamento de Bolivia volvió a sesionar tras días de tensión: Luis Arce busca reactivar la economía sin apoyo de Evo Morales

El debate se reanudó luego de la denuncia de “secuestro” de diputados opositores que exigían que se diera prioridad a una ley que cese en sus funciones a jueces que “autoprorrogaron” su mandato

Compartir
Compartir articulo
Congresistas bolivianos (AP Foto/Juan Karita)
Congresistas bolivianos (AP Foto/Juan Karita)

Luego de un debate que terminó a los golpes en la Cámara de Diputados y un encierro forzado de los congresistas en el edificio por parte de grupos de choque afines al gobierno, el presidente boliviano Luis Arce buscaba este viernes romper un duro bloqueo legislativo liderado por su ex aliado Evo Morales y líderes opositores que rechazan aprobar créditos para reactivar la economía.

El mandatario, que perdió el control de la Asamblea Legislativa, presiona para que se aprueben primero en la cámara baja y después en el Senado créditos por unos 900 millones de dólares para diversos proyectos.

El debate se reanudó este viernes luego de que la víspera algunos diputados se trenzaron a golpes y empujones para impedir que el oficialismo instale la sesión si antes no se aprobaba una ley para cesar en sus funciones a magistrados que ampliaron su mandato luego de que la Asamblea no alcanzó un consenso para reemplazar a los jueces que debían dejar sus cargos a fin de año.

El gobernante Movimiento al Socialismo (MAS) quedó dividido en dos el año pasado: un ala es liderada por Morales, jefe histórico de ese partido, y otra por Arce. Según analistas el trasfondo de la disputa es la candidatura oficialista para las elecciones presidenciales de 2025. Sólo uno de ellos puede ir por el MAS tras las primarias que se celebrarán en agosto.

Morales ya ha dicho que planea ser candidato mientras que Arce se ha mantenido cauto aunque muchos descuentan que buscará la reelección.

El presidente de Bolivia, Luis Arce (EFE)
El presidente de Bolivia, Luis Arce (EFE)

“Arce no tiene dinero y está apurado por mostrar resultados frente a una economía que se debilita. Y ante la pérdida de apoyo legislativo la justicia es su sustento político. Morales está desesperado de volver al poder y Arce buscará reelegirse. Este juego de poder está polarizando al país”, dijo a la agencia AP el analista y profesor universitario de ciencia política Paul Coca.

El Tribunal Constitucional boliviano dispuso a mediados de diciembre, a falta de elecciones en el Poder Judicial, que las autoridades vigentes fueran renovadas en sus cargos. La decisión fue cuestionada por los seguidores de Morales ya que esos magistrados fueron los que anularon la reelección indefinida, lo que afecta la intención del ex mandatario de candidatearse en 2025.

Pese a su lucha interna, el MAS sigue perfilándose como una alternativa frente a una debilitada y dividida oposición de centro y de derecha.

“Arce ha perdido gobernabilidad y busca gobernar con los magistrados que se prorrogaron en el cargo, quiere neutralizar al Legislativo y después buscará cerrarlo”, dijo el diputado opositor Edwin Bazán.

El diputado opositor Erwin Bazán rompe una boleta durante la votación para aprobar o rechazar un crédito para el Estado este viernes 1 de marzo de 2024 (AP Foto/Juan Karita)
El diputado opositor Erwin Bazán rompe una boleta durante la votación para aprobar o rechazar un crédito para el Estado este viernes 1 de marzo de 2024 (AP Foto/Juan Karita)

Arce acusó recientemente a Morales de ser “el principal opositor” y de “boicotear” su gestión por “intereses personales”. Con el actual gobierno “estamos igual o peor que en el pasado neoliberal, viviendo de la limosna internacional”, le respondió Morales en su cuenta X, antes Twitter.

El ex presidente Morales (2006-2019) acusó antes a Arce, su ex ministro de Economía por 10 años, de “manipular la justicia” para sacarlo de la carrera electoral. Los expertos estiman que la decisión final sobre quién será el candidato del MAS quedará en manos de la justicia.

El mes pasado Morales lideró un bloqueo carretero por más de dos semanas en contra de Arce.

(Con información de AP)