Héroes en medio del caos: las valientes acciones de dos trabajadores que salvaron vidas durante los disturbios en Guayaquil

En el destello incierto de la violencia narco, conductores como Daniel Medina y guardias como Deivy Franco Barro emergieron como una muestra valiosa de la esencia predominante en la sociedad ecuatoriana

Compartir
Compartir articulo
Su nombre es Daniel Medina. Y en un momento en el que algunos de sus colegas no se detuvieron, él no solo paró, sino que decidió no cobrarle a nadie. (X/TeVeoEc)

El 9 de enero el caos se desató en el Ecuador luego de la toma violenta de TC Televisión en Guayaquil. Después de la terrorífica transmisión que mostró a varios periodistas y trabajadores del medio secuestrado, el presidente Daniel Noboa emitió un decreto que estableció la existencia de un conflicto armado interno y dispuso a las fuerzas militares que ejecutaran acciones tácticas para combatir a grupos criminales que fueron declarados como terroristas y como actores no estatales beligerantes. Apenas se conoció el decreto ejecutivo, las personas buscaron refugiarse en sus casas. Esto causó que en las principales ciudades del país el tráfico vehicular se volviera caótico.

En Quito, capital del Ecuador, algunas personas en la calle corrían buscando algún tipo de transporte para movilizarse mientras helicópteros militares sobrevolaban la ciudad. En el puerto principal, como se conoce a la ciudad de Guayaquil, el panorama era más aterrador pues se registraron balaceras que dejaron ocho muertos, según indicaron las autoridades locales. En medio de ese escenario, dos hombres fueron aclamados por sus actos que fueron claves para precautelar la vida de varias personas. Se trata de Daniel Medina, un conductor de bus, y de Deivy Franco Barro, un guardia de un hospital del seguro social.

Un viaje riesgoso y gratuito

Daniel Medina conducía la línea 90 en Guayaquil. Alrededor de las 2 de la tarde, cuando sucedió la toma del medio de comunicación, Medina estaba en el sector de la Garzota, cerca al aeropuerto de la ciudad. Fue allí cuando se enteró de lo que sucedía: “La gente estaba demasiado desesperada. Se subía gente que me pagaba el pasaje y gente que no lo hacía, pero porque pedían que los lleven hasta un lugar más cercano”, contó a Expreso.

Daniel Medina transportó a decenas de pasajeros hasta sus hogares en medio de los actos violentos del 9 de enero.
Daniel Medina transportó a decenas de pasajeros hasta sus hogares en medio de los actos violentos del 9 de enero.

La congestión vehicular impedía que el colectivo avanzara. El viaje que realizó Medina suele durar alrededor de 30 minutos, pero esa tarde la movilización fue de más de dos horas. Las personas aterradas por la tensa situación de esas horas empezaba a perder la paciencia dentro del bus. Medina hizo una maniobra y logró salir de una avenida y tomar otra ruta: “Lo único que decían era: “llévenos a casa, por favor”. Lo único que hice fue también pensar en mi familia y en llegar con vida”, relató Medina al diario ecuatoriano. El operador de autobús indicó que, aunque llegó a la zona donde su recorrido finalizaba, decidió avanzar hacia el sur de la ciudad y llegó a Cristo del Consuelo, un barrio peligroso.

“Lo que estaba pasando por el Cristo del Consuelo era terrible. Las personas empezaron a decirme ‘amigo, pero por favor, ayúdenos a llegar’. Lo que hice fue agachar mi cabeza y encomendarme a Dios y entrar al barrio. Cerré las puertas y me fui una sola”, contó Medina a Expreso, quien también recordó que al ingresar al sector tres encapuchados empezaron a perseguirlos en moto hasta que lo interceptaron. En una coincidencia milagrosa, cuando Medina ya no podía avanzar porque los delincuentes estaban frente a él, llegaron dos patrulleros de la Policía y los ahuyentaron.

Salvó la vida de una estudiante

Al noroccidente de Guayaquil, en Los Ceibos, Dayana fue impactada por una bala perdida. Cuando se movilizaba en un vehículo se produjo un enfrentamiento entre la policía y un grupo de criminales fue entonces cuando resultó herida. La congestión vehicular era tal que la adolescente tuvo que bajarse del auto y empezar a caminar para llegar al Hospital del Seguro Social que se ubica en esa zona. Los videos difundidos en redes sociales muestran a la joven con su uniforme de colegio color blanco manchado de sangre. Dayana caminaba con dificultad y solo buscaba ayuda.

Una estudiante herida en medio de la violencia en Guayaquil fue socorrida por el guardia de un hospital público.

Deivy Franco Barro de 20 años había empezado a trabajar como guardia de seguridad en el Hospital de Los Ceibos hace apenas 15 días cuando el caos sucedió en Ecuador. El martes, desde el mediodía, había sido asignado para custodiar el ingreso principal del centro de salud. Mientras cumplía con su trabajo junto a otros compañeros, Deivy vio a lo lejos a Dayana que cruzaba en medio de los carriles de la vía. Según contó a El Universo, la adolescente estaba por desmayarse: “Yo salí corriendo a auxiliarla y cuando llegué, la agarré y fue que salí corriendo hacia Emergencias... Me desesperé porque igualmente ella es una niña, una menor de edad. Lo primero que hice fue ayudar porque está en mi deber, para eso nos están capacitando”, contó.

Deivy Franco junto a Dayana y la madre de la adolescente. (Hospital IESS Los Ceibos)
Deivy Franco junto a Dayana y la madre de la adolescente. (Hospital IESS Los Ceibos)

En un video difundido por el hospital, la madre de Dayana agradeció la acción del joven guardia: “Que Dios me lo bendiga mucho”, dijo la mujer. La gerente del hospital, Natalia Moreano, entregó un reconocimiento a Deivy y le dijo que “es un honor” coincidir con personas como él.

El Municipio de Guayaquil condecoró a Daniel Medina y a Deivy Franco “por su noble y valiente acto en beneficio de los guayaquileños en los hechos ocurridos en la ciudad, el martes 9 de enero”. El presidente del congreso ecuatoriano, Henry Kronfle, indicó que la Asamblea Nacional condecorará con distinción de Héroe Nacional a Franco y Medina. La misma distinción se entregará de manera póstuma a Diego Gallardo, músico guayaquileño.