Los ex presidentes chilenos anticiparon cuál será su voto en el plebiscito constitucional del próximo domingo

Eduardo Frei, Sebastián Piñera, Ricardo Lagos y Michelle Bachelet argumentaron su decisión de cara al segundo intento del gobierno de Gabriel Boric por modificar la Carta Magna de la era de Augusto Pinochet

Guardar

Nuevo

La sorpresa la dio Eduardo Frei, quien aseguró que votará A favor a pesar de que su partido, la Democracia Cristiana, decretó su apoyo al En contra en su última Junta Nacional.  Crédito: Aton.
La sorpresa la dio Eduardo Frei, quien aseguró que votará A favor a pesar de que su partido, la Democracia Cristiana, decretó su apoyo al En contra en su última Junta Nacional. Crédito: Aton.

(Desde Santiago, Chile) Este domingo 17 de diciembre los chilenos decidirán si aprueban o rechazan la nueva propuesta de Constitución, elaborada por una Comisión de Expertos y luego corregida y refrendada por un Consejo Constitucional con mayoría de partidos de derecha. A pesar de que hasta ahora la opción En Contra lidera las encuestas, en las últimas semanas la brecha parece haberse acortado y aún existe un gran universo de indecisos.

Como era de esperar, durante la campaña los ex presidentes del país dejaron muy en claro su postura. Ya el 16 de noviembre, Michelle Bachelet (Partido Socialista), anunciaba que iba por el En Contra, según reza una nota de Emol.

“Desafortunadamente en lugar de unir, esta propuesta nos divide y tampoco nos entrega más seguridad. Por ésta y otras razones, votaré En Contra, Chile no se merece una Constitución que nos divida”, señaló en esa oportunidad.

“He conversado con mucha gente, tanto ciudadanos como expertos y todos reconocen los riesgos y peligros de este texto”, aseguró, recalcando su preocupación por los derechos de la mujer al afirmar que la “propuesta pone un límite a lo que muchas mujeres han impulsado por décadas, una verdadera protección estatal y un debate amplio sobre temas críticos como la igualdad salarial, los derechos reproductivos o la participación igualitaria”.

La ex presidenta, que ha sido tildada por la oposición como la “Madrina de Boric”, ha jugado un rol primordial en la campaña del En Contra, encabezando una carta de un grupo de mujeres en la que rechazaron la propuesta constitucional y acusaron un retroceso en la ley de aborto en tres causales.

La misiva generó airadas reacciones por parte de adherentes del A Favor, sector que negó que dicha ley estuviera en riesgo. Este fin de semana, Bachelet volvió a la carga y realizó un video que fue difundido por redes sociales.

“Pucha que nos ha costado emparejar la cancha a nosotras las mujeres, y porque este partido no ha sido fácil, les quiero contar por qué este texto nos perjudica”, parte diciendo en el registro.

Desde el comando En Contra informaron el día de ayer que este video será parte de su franja televisiva durante esta semana, aunque no especificaron qué día.

Como era de esperar, Ricardo Lagos (Partido Socialista) también anunció que rechazará la nueva propuesta constitucional y esta vez lo dijo públicamente, a diferencia del proceso anterior donde optó por silenciar su voto.

“Estoy por el rechazo”, dijo el ex mandatario a principios de noviembre en entrevista con el diario El País, en la que manifestó sentir “una gran decepción ante la forma como ha concluido este proceso para crear una nueva Constitución. Lo que tenemos hoy es el texto de un sector que se cree con el derecho de imponer su veto al resto de los chilenos. La inspiración ideológica, que puede ser legítima en otro ámbito del debate político, se ha impuesto de forma que nos entrega un texto partisano, sin ninguna posibilidad de representar a la Nación como un todo”.

En la última semana la ex presidenta Bachelet tomó protagonismo, lo que le ha significado críticas desde la oposición.
En la última semana la ex presidenta Bachelet tomó protagonismo, lo que le ha significado críticas desde la oposición.

Frei y Piñera por el A favor

En la vereda de al frente, el ex mandatario Sebastián Piñera (Renovación Nacional), aseguró en entrevista con El Mercurio que votará A Favor de la nueva propuesta de Constitución.

En esa ocasión Piñera argumentó que “la propuesta de la Comisión Constitucional no solo es infinitamente mejor que la propuesta de la fallida de la Convención Constitucional, sino también, mejor que la actual Constitución por las siguientes razones: Primero, porque fortalece la libertad, la seguridad y la propiedad de los ciudadanos. Segundo, porque fortalece al Estado en su rol de resguardar el orden público, garantizar los derechos sociales y resguardar los equilibrios macroeconómicos. Y tercero, porque cambia el sistema electoral existente y la absurda proliferación de partidos que tenemos hoy, mejora la calidad de las políticas públicas y la eficacia y transparencia del gasto público”.

Sin embargo, advirtió que “un eventual rechazo nos deja en una situación muy negativa de inestabilidad e incertidumbre”.

Finalmente, Eduardo Frei (Democracia Cristiana), también sinceró su decisión por la opción A Favor, causando más de una sorpresa.

“Hay que tomar la decisión mirando el conjunto y balanceando sus aspectos, positivos y negativos. Votaré a favor y que se entienda bien, este no es un voto por la extrema derecha ni por sus ideas. Es un voto que se funda en mi convencimiento de que debemos cerrar esta etapa, recuperar la estabilidad perdida”, señaló en una entrevista a mediados de noviembre.

Según el ex presidente, “el proceso ha cumplido cada una de las etapas previstas, en un clima democrático y con todas las garantías necesarias”. Además, indicó que “este proceso ha durado demasiado tiempo y si no lo terminamos ahora, no faltarán quienes buscarán persistir en un tercer intento, lo que podría convertir la búsqueda de una nueva Constitución en una sucesión inagotable de convenciones y consejos que le haría mucho daño al país”.

Su decisión causó estupor y extrañeza dentro de las filas de su partido, que definió a través de su Junta Nacional que iría por la opción En Contra. Jugando a contrapelo, Frei aseguró que “necesitamos abocarnos a los graves problemas que hoy nos aquejan y que tienen estancado nuestro desarrollo como el nulo crecimiento, el desborde de la delincuencia, las bajas pensiones, el alza permanente del costo de la vida y el deficiente acceso a la vivienda, a la salud y a una educación de calidad”.