Narcovuelos: cómo era la banda de pilotos argentinos que llevaban cocaína de Perú a Uruguay con destino a Europa

La Justicia uruguaya estudia los aterrizajes ilegales en varias zonas del país, luego de una investigación inédita de fiscales uruguayos y argentinos

Compartir
Compartir articulo
Imagen de archivo. Una avioneta incautada por la Gendarmería argentina luego de lanzar 400 kilos de pasta base en Uruguay
Imagen de archivo. Una avioneta incautada por la Gendarmería argentina luego de lanzar 400 kilos de pasta base en Uruguay

(Desde Montevideo, Uruguay) - Un grupo de pilotos argentinos llegaba habitualmente hasta Fray Bentos, una ciudad uruguaya limítrofe con Argentina, desde Perú con cargamentos de cocaína. Cerca de esa localidad, la droga se cargaba en un camión cisterna, en el que la trasladaban hasta Montevideo para luego ser enviada a Europa. Esta acción provocó una investigación inédita entre varias fiscalías de Uruguay y Argentina, informó este jueves el diario El País.

Cuando los aviones llegaban al límite entre Uruguay y Argentina, comenzaban un vuelo rasante que tenía el objetivo de filtrar los radares de la Fuerza Aérea Uruguaya. Sin embargo, pese a esa maniobra, dos avionetas fueron capturadas y generaron las alertas policiales.

Cuando la policía detuvo al camión que trasladaba la droga, encontraron armas automáticas rusas y turcas, y mucho dinero, consignó el medio uruguayo. Ese efectivo, presumen las autoridades, iba a ser utilizado para pagar el cargamento de la droga que tenía como destino a algún país europeo.

Una pista clandestina para avionetas de narcos en Uruguay (imagen de archivo)
Una pista clandestina para avionetas de narcos en Uruguay (imagen de archivo)

De las investigaciones surge que hubo también aterrizajes en el departamento de Soriano y en una estancia de Artigas. Las averiguaciones de las fiscalías, además, detectaron que la asociación de pilotos utilizó cuatro avionetas en los narcovuelos, aunque estiman que en total había ocho vehículos.

Si bien la investigación se inició hace dos años, sus detalles se conocieron de forma reciente. En Uruguay, quien lleva adelante el caso es la fiscal de Estupefacientes, Mónica Ferrero. La profesional uruguaya se comunicó con la fiscal federal de Argentina Josefina Minatta y con Diego Iglesias, de la Procuraduría de Narcocriminalidad, para armar un equipo de investigación en conjunto, que tuvo resultados de inmediato.

Desde 2021, ocho personas fueron imputadas y una novena condenada tras la incautación en Artigas. Las personas sospechosas por esta investigación son 17, que fueron detenidas y son acusadas de formar parte de una banda de narcos que pretendía transformar pasta base en cocaína para colocarla en algún país europeo. Uno de los condenados vivía en el barrio privado de La Tahona, en el departamento de Canelones.

Una de las avionetas fue incautada en el operativo, pero el piloto logró huir desde Uruguay. El avión quedó escondido en un hangar en Concordia. En Argentina, en tanto, los fiscales lograron detener a tres personas que financiaban los vuelos desde Perú. Eran dos argentinos y un uruguayo.

Las operaciones de las fiscalías de Uruguay y Argentina, que incluían a las brigadas antidrogas de ambos países, comenzaron mediante el sistema de entradas vigiladas, como publicó El País. Ese procedimiento implicó que la policía hiciera un seguimiento desde que el avión partió de Perú hasta que llegó al Rió de la Plata.

Imagen de archivo: una avioneta incautada fotografiada en Uruguay.
Imagen de archivo: una avioneta incautada fotografiada en Uruguay.

Para encontrarlos, los policías esperaron en lugares oscuros que los aviones descargaran la mercadería. Luego siguieron los vehículos para ubicar los depósitos y una vez allí realizaron la captura de los narcotraficantes. Les incautaron la droga, los celulares y otras evidencias.

Durante esta etapa, los tres fiscales intercambiaron información sobre los vuelos y los movimientos que hacía el grupo.

La operación contra estos narcos se llamó “Arriero Minerva”. La Fiscalía de Uruguay logró luego la extradición desde Argentina de uno de los pilotos, que fue imputado por el delito de tráfico de drogas. El caso se investiga en el Juzgado Especializado del Crimen Organizado, cuyo juez titular, Fernando Isla, otorgó una prórroga de las medidas cautelares de prisión para el piloto.

Ferrero conoció a los fiscales argentinos en un encuentro de la Red de Ministerios Públicos que se realizan todos los años para intercambiar los datos de organizaciones delictivas transnacionales. En esos encuentros se conformó el primer Equipo Conjunto de Investigación entre Uruguay y Argentina.