Daniel Ortega inaugura un “centro cultural” en el edificio que le expropió al diario La Prensa, el más antiguo de Nicaragua

La redacción completa debió marchar al exilio. “Es un robo a la vista”, dice una de las propietarias del histórico rotativo contra el cual se ha ensañado la dictadura nicaragüense

Guardar

Nuevo

El 13 de agosto de 2021, la policía de régimen nicaragüense ocupó el edificio del diario La Prensa. (Foto EFE/ Jorge Torres)
El 13 de agosto de 2021, la policía de régimen nicaragüense ocupó el edificio del diario La Prensa. (Foto EFE/ Jorge Torres)

El régimen de Daniel Ortega inaugura este miércoles 19 de abril un centro estatal de educación técnica en el edificio del legendario diario La Prensa, ocupado militarmente desde agosto de 2021 y cuya redacción se fue al exilio debido a la persecución que se desató contra su personal.

El 13 de agosto de 2021 patrullas de policía irrumpieron en las instalaciones del diario, apresaron a su gerente general, Juan Lorenzo Holmann, y tomaron el edificio. El 23 de marzo de 2022, Holmann fue condenado a nueve años de cárcel y una multa de tres millones de dólares por el supuesto delito de “lavado de dinero”, que según el diario nicaragüense, la Fiscalía del régimen no logró probar.

Más tarde, en julio de 2022, después que el diario informara en su página web sobre la expulsión de Nicaragua de un grupo de monjas, dos conductores del diario fueron apresados y la policía allanó las viviendas de otros trabajadores, lo que llevó al periódico a mover su redacción al exilio.

El 9 de febrero pasado, el régimen desterró al Holmann Chamorro y a los dos conductores del diario, en un grupo de 222 presos políticos que envió a Estados Unidos.

Imagen difundida por el régimen de Nicaragua sobre el nuevo centro que funcionará en el edificio del diario La Prensa (Gráfico 19 Digital)
Imagen difundida por el régimen de Nicaragua sobre el nuevo centro que funcionará en el edificio del diario La Prensa (Gráfico 19 Digital)

“Mañana estará inaugurándose el Centro Cultural y Politécnico don José Coronel Urtecho, porque por primera vez en Nicaragua, una revolución es la revolución, la primera revolución contra todo el pasado”, anunció este martes Rosario Murillo, esposa del dictador nicaragüense y vicepresidenta del país.

“Es el comienzo de una nueva era, el principio de una nueva historia, la vieja historia se acabó, ya no puede volver, esta ya es otra historia. La historia de odio, la historia de ambiciones, de codicias, la historia de servilismo a los imperios se acabó, esta es ya otra historia”, añadió Murillo.

El diario La Prensa fue fundado en marzo de 1926 y ha sido protagonista de la historia de Nicaragua en los últimos cien años. Enfrentó a las dictaduras de los Somoza (1936-1979), la primera sandinista (1979-1990) y la actual de Daniel Ortega y Rosario Murillo, quienes llegaron al poder en 2007.

Durante su historia ha sufrido cierres, censura, encarcelamiento de directivos y trabajadores, exilio, destierro, bombardeo y el asesinato de su director Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, en enero de 1978.

“Aquí estamos de presente y desde el presente al porvenir. 49 ambientes didácticos equipados, 32 aulas teóricas, aulas de arte y cultura, 10 laboratorios de computación, 210 cursos y carreras técnicas de todo tipo”, describió Murillo sobre el centro que inaugura.

Al ex preso político y gerente general de La Prensa, Juan Lorenzo Holmann Chamorro, el anuncio de Murillo le provoca “mucho dolor porque todo lo que está ahí fue hecho con esfuerzo, honestidad, sudor, sangre y lágrimas de todos los que nos antecedieron”.

Holmann recuerda, sin embargo, que “no es la primera vez que nos pasa esto. En los años 40, Anastasio Somoza García nos cerró, estuvimos dos años cerrados, después (su hijo) Anastasio Somoza Debayle bombardeó y quemó La Prensa, en el año 86 la primera dictadura sandinista nos cerró y en todas esas ocasiones, en los cierres temporales que hubo, siempre salimos adelante y siempre logramos salir nuevamente porque estamos en el corazón de Nicaragua”.

Dice que la actual agresión esta vez es paliada por la tecnología que ha permitido al diario seguir informando a pesar que su edificio y rotativa fueron tomados por la fuerza. “Nos cerraron pero existe la tecnología. Nos robaron todo lo que teníamos pero no se nos robaron ni secuestraron nuestras ideas y nuestra voluntad de seguir adelante haciendo lo que hemos hecho todo este tiempo, que es estar al servicio de los nicaragüenses, al servicio de la verdad y la justicia”.

Ana Chamorro de Holamnn, más conocida como doña Anita, 96 años, es hermana del asesinado director, Pedro Joaquín Chamorro y una de las propietarias de La Prensa. “Me provoca repulsión”, dice de la acción de Ortega y Murillo contra el diario. “Eso enseña todo lo que son ellos en un solo acto. Todo lo quieren sin trabajar, sin hacer ningun esfuerzo. Es un robo a la vista”, dice.

“Yo le preguntaría a Rosario Murillo qué piensa de arrebatar una cosa que ella sabe que fue adquirida con trabajo, sudor, sacrificio y dolor”, añade. Rosario Murillo trabajó siete años en La Prensa como secretaria del director Pedro Joaquín Chanmorro Cardenal.

Juan Lorenzo Holmann dice no explicarse la actitud de Murillo. “No entiendo cuál es la inquina y el odio visceral, la perversidad, que tiene Rosario Murillo hacia La Prensa y hacia la familia Chamorro”, reflexiona.

Para el gerente del diario, Murillo decidió inaugurar el centro estatal de capacitación el 19 de abril como una forma de desviar la atención de la conmemoración de la rebelión que hace cinco años sacudió al regimen de Ortega.

Ana Chamorro de Holmann, una de las propietarias de La Prensa, dice que la inauguración de un centro estatal en el edificio del periódico "demuestra lo que son en un solo acto". (Foto La Prensa)
Ana Chamorro de Holmann, una de las propietarias de La Prensa, dice que la inauguración de un centro estatal en el edificio del periódico "demuestra lo que son en un solo acto". (Foto La Prensa)

Según publicaciones de La Gaceta, diario oficial, el régimen de Nicaragua ha gastado 258.8 millones de córdobas, unos 7.3 millones de dólares, para convertir el edificio de La Prensa en el centro educativo que inaugura este miércoles. Según un avaluó de los propietarios de La Prensa, los bienes robados por el régimen alcanzan los 20 millones de dólares.

Doña Anita dice estar segura que La Prensa volverá a su casa porque “todo lo mal habido regresa a sus dueños. Yo creo que vamos a volver muy pronto”.

“Mi familia, mi padre, mi madre y mi hermano cómo lucharon para sacar adelante a ese periódico. Con mucho dolor, mucho sacrificio, mucha tenacidad para que fuera el mejor, y así es, el mejor diario de Nicaragua”, añade.

Juan Lorenzo Holmann afirma que el régimen de Ortega se apropió del edificio y los equipos de La Prensa sin nigun sustento legal. “Lo hicieron como hacen todo ellos, sin ningún respaldo jurídico. Es una ocupación de hecho”, dice.

Seguir leyendo: