Chile respondió a la acusación de China de un supuesto hallazgo de COVID-19 en uno de sus productos exportados

Si bien la información fue confirmada por el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura SERNAPESCA chileno, desde el parlamento el país andino advierten: “ojalá no sea una jugarreta para perjudicar las exportaciones”

El país andino anunció que se solicitará una investigación exhaustiva para determinar se la denuncia hecha por China es efectiva
El país andino anunció que se solicitará una investigación exhaustiva para determinar se la denuncia hecha por China es efectiva

La información oficial del organismo dependiente del ministerio de Agricultura chileno, el SERNAPESCA, mantuvo la calma ante la determinación de China de suspender durante una semana la importación de centolla proveniente de Chile. Esto, según se advierte, por el hallazgo de COVID-19 en sus envases, lo que podría provocar algún tipo de contagio si no se aplican los protocolos adecuados.

“El virus se halló con base a muestreos aleatorios que la aduana china realiza al ingreso de todos los productos importados. Se realizan muestras de los embalajes para PCR de coronavirus”, aclaró la directora de SERNAPESCA, Alicia Gallardo, a medios locales.

La presencia de SARS-CoV-2 en los envases de un lote de centolla habría sido detectada en una partida de este producto que fue enviada al país asiático en octubre. De esto, y tras su llegada a territorio chino, los productos fueron analizados y el pasado sábado la Administración General de Aduana de China (GACC) notificó a la embajada de Chile en Beijing sobre la detección de una muestra de patógeno y anunció la suspensión de la actividad comercial con la empresa chilena afectada, la Pesquera Isla Del Rey, ubicada en Los Ríos, a 800 kilómetros al sur de Santiago.

Según los informes recabados, el SERNAPESCA notificó que la empresa en cuestión registró dos casos de COVID-19 positivo en dos de sus operarios de planta durante noviembre, pero ninguno entre junio y septiembre, precisamente el período de elaboración de las partidas supuestamente afectadas.

El organismo además aclaró que “el origen del contagio de los operarios fue fuera de la planta, ambos cumplieron con las cuarentenas establecidas por el Ministerio de Salud y no generaron nuevos contagios en la empresa”. Asimismo, agregó que el embalaje fue desinfectado antes y después de la carga con amonio activo cuaternario, un principio “de reconocido efecto contra el coronavirus”, y que no hay antecedentes de que el lote sellado fuera abierto hasta llegar al destino”. La información que provino desde la empresa aludida como la responsable de la contaminación, contrasta con la determinación de suspensión, ya que se interpreta como que de ser cierto que existe presencia de COVID-19 en los envases, estos pudieron ser contaminados en el proceso de traslado y llegada a China.

La pesquera Isla del Rey ubicada en la localidad de Niebla, en la región de los Ríos al sur de Chile, es la que procesó el cargamento de centolla, cuyos envases estarían contaminados con COVID-19 según China.  En sus protocolos publicados en su sitio web, la compañía describe sus estrictas medidas en la manipulación de sus productos
La pesquera Isla del Rey ubicada en la localidad de Niebla, en la región de los Ríos al sur de Chile, es la que procesó el cargamento de centolla, cuyos envases estarían contaminados con COVID-19 según China. En sus protocolos publicados en su sitio web, la compañía describe sus estrictas medidas en la manipulación de sus productos

En todo caso un informe de composición entre SERNAPESCA y la empresa exportadora advierte que “los resultados de esta investigación están siendo enviados a la aduana china con el objetivo de solicitar el levantamiento de las restricciones preventivas a la planta establecidas hasta el próximo sábado 5 de diciembre”. En esa fecha, esperan, debiera volver la normalidad del proceso comercial.

Las plantas chilenas, explicó Alicia Gallardo, cumplen con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la prevención y control de coronavirus y “se seguirán reforzando las medidas de control previos al embarque”.

Chile, donde la pandemia ya deja más de medio millón de infectados, es uno de los pocos países que no han tenido restricciones de exportación con China, lo cual evidencia la confianza en nosotros. “Mantendremos una comunicación frecuente gracias a nuestra embajada”, sostuvo.

La OMS y la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) indicaron en agosto que “no hay evidencia” de que el nuevo coronavirus se propague a través de la cadena alimentaria.

La información es compleja por las consecuencias en las exportaciones y, por lo tanto, no pasó inadvertida. Desde el Congreso Nacional, el representante de una región eminentemente pesquera como es la de Arica y Parinacota en el norte de Chile, además miembro de la Comisión de Pesca y Acuicultura del parlamento, el diputado Luís Rocafull, mostró su preocupación por la situación denunciada por China. “Nos preocupa lo que pueda pasar por las exportaciones a China, pediremos los informes necesarios para revisar los protocolos de salida desde nuestro país, porque de contener el COVID-19 significa que no han existido los controles necesarios o la rigurosidad, y yo creo que descartando eso, y teniendo en pleno conocimiento de eso, espero que se pueda resolver y no sea una jugarreta de China para perjudicar las exportaciones a ese país. Ojalá podamos hablar con seguridad y certeza, que se verifiquen los protocolos sanitarios que se desarrollan para los productos que se exportan desde nuestro país, declaró.

Diputado chileno Luís Rocafull
Diputado chileno Luís Rocafull

Otro integrante de la Comisión de Pesca, pero esta vez de la cámara alta, el Senador Rabindranath Quinteros, representante de la Región de Los Lagos, se mostró confiado en que la medida restrictiva impuesta a los productos marinos chilenos no sobrepase los límites más allá de los comunicados. “No creo que haya algún tipo de discriminación. Lo mismo ha pasado a otros productos y otros países. Lo ocurrido es una advertencia para que las empresas chilenas y las agencias certificadoras sean particularmente estrictos en la revisión de sus procesos y el despacho de los productos que van a ese mercado. Chile tiene una tradición en materia del resguardo sanitario a la producción agropecuaria y pesquera, lo que nos ha permitido abrir más mercados”, declaró.

Senador Rabindranath Quinteros
Senador Rabindranath Quinteros

En los próximos días tanto desde el parlamento como desde el SERNAPESCA, se recibirá una ampliación de los antecedentes respecto al hallazgo de COVID-19 en los productos. Tras esto, se determinarán responsabilidades con el fin de que se tomen los resguardos necesarios para evitar supuestos nuevos episodios de contaminación.

PARA SEGUIR LEYENDO