Tribunal de Texas saca del corredor de la muerte a reo que sufre de discapacidad mental

Guardar

Nuevo

Washington, 17 abr (EFE).- La Corte de Apelaciones Penales de Texas rebajó este miércoles a cadena perpetua la sentencia a muerte de un latino condenado en 2004, tras determinar que tenía una discapacidad intelectual demasiado grande para ser ejecutado.

El máximo tribunal penal de Texas tomó la decisión en el caso de Tomas Gallo sentenciado a la pena capital por asesinar a la hija de su novia, informó el periódico The Texas Tribune.

Destiny Flores, de tres años, fue encontrada sin vida el 11 de diciembre de 2001 cuando supuestamente estaba bajo el cuidado de Gallo.

La autopsia encontró que la pequeña tenía 200 lesiones, entre las que se contaba una fractura de cráneo y evidencias de una grave agresión sexual.

Desde su primer juicio la defensa alegó que Gallo sufre un retraso mental por lo que no era elegible para la pena de muerte, pero el jurado no estuvo de acuerdo.

Los abogados de Gallo continuaron su batalla para demostrar que el sentenciado debería ser cobijado por la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos que en 2002 prohibió la ejecución de acusados con una discapacidad mental.

Tras una evaluación, la Fiscalía del condado de Harris estuvo de acuerdo con la defensa de que Gallo tenía una discapacidad intelectual por lo que no debería ser ejecutado.

La investigación determinó que el psicólogo George Denkowski, que examinó al acusado usó un perfil racial en su evaluación.

Denkowski concluyó que el puntaje de coeficiente intelectual del acusado debería ser más alto que los puntajes que obtuvo, en parte, porque Gallo es hispano, según documentos judiciales citados por The Texas Tribune. EFE

amv/