Israelíes en Brasil acusan al Gobierno de Lula de "ponerse del lado" de Irán

Compartir
Compartir articulo
infobae

São Paulo, 14 abr (EFE).- La Confederación Israelí de Brasil tachó este domingo de "lamentable" y "frustrante" la posición del Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva, al que acusó de "ponerse del lado" de Irán por no condenar de manera explícita el ataque con drones y misiles lanzado contra Israel.

"El mundo democrático y varios países de Oriente Medio se han unido a Israel en la condena y la lucha contra el ataque de Irán", pero "la actual política exterior de Brasil ha optado por ponerse del lado de la teocracia iraní", afirmó el presidente de la entidad, Claudio Lottenberg, en una nota.

En su opinión, la postura del Ejecutivo brasileño con relación al ataque iraní del sábado contra el Estado judío es "una vez más frustrante" y "lamentable".

En la misma línea, el embajador de Israel en Brasil, Daniel Zonshine, dijo en medios locales sentirse "decepcionado" con la posición de Brasil.

En una nota divulgada en la víspera, la administración de Lula pidió "máxima contención" a las partes y exhortó a la comunidad internacional a movilizar esfuerzos para evitar una escalada de la confrontación.

Igualmente, señaló que desde el inicio del actual conflicto en la Franja de Gaza, Brasil ha alertado del potencial destructivo que puede causar la extensión de las hostilidades a Cisjordania y a países como Líbano, Siria, Yemen y ahora Irán.

En la nota, el Gobierno de Lula, que ha calificado de "genocidio" la campaña militar israelí en Gaza en numerosas ocasiones, no utilizó palabras de condena al ataque iraní, en contraste con lo ocurrido la semana pasada, cuando se expresó en esos términos sobre el bombardeo israelí contra el consulado iraní en Damasco.

Las relaciones entre Brasil e Israel se han deteriorado desde que el pasado 18 de febrero Lula equiparó la ofensiva israelí en Gaza, que ha causado al menos 33.700 muertos, la mayoría mujeres y niños, con el exterminio de judíos promovido por Adolf Hitler.

La respuesta de Israel a esos comentarios fue declarar persona 'non grata' a Lula y convocar al embajador brasileño en Israel.

El Gobierno de Brasil llamó a su vez a consultas a su embajador en Tel Aviv y convocó al embajador de Israel en Brasilia para protestar por lo sucedido.

A partir de ahí, las tensiones diplomáticas escalaron con el cruce de notas y declaraciones elevadas de tono entre los ministros de Exteriores de ambos países.