Condenas de entre 15 y 45 años para seis policías en Misispi por torturar a afroamericanos

Guardar

Nuevo

Washington, 10 abr (EFE).- Un grupo de seis policías blancos que crearon un régimen de terror con torturas, abusos sexuales y agresiones en un condado del estado de Misisipi (sur de EE.UU.) fueron condenados este miércoles a entre 15 y 45 años de prisión.

Los seis policías, que se autodenominaban 'Goon Squad', ya habían sido condenados en marzo a penas federales de entre 10 y 40 años, mientras que las recibidas este miércoles son de jurisdicción estatal.

Las sentencias estatales impuestas este miércoles en un tribunal en Brandon (Misisipi) deben cumplirse simultáneamente a las federales.

Las condenas fueron por las torturas a dos hombres afroamericanos, Michael Jenkins y Eddie Parker, ocurridas en enero de 2023.

Según la versión presentada por los fiscales, los policías allanaron una vivienda sin orden judicial y con motivaciones raciales torturaron a los dos hombres con pistolas eléctricas, objetos varios e incluso un disparo en la boca a uno de ellos mientras estaban esposados.

Los fiscales también detallaron que los policías habían instituido un régimen de terror durante décadas en el condado de Rankin, identificando al menos nueve casos en los últimos cinco años en los que maltrataron a ciudadanos con impunidad.

Los policías se habían declarado culpables de diversos cargos en ambos procesos judiciales.

La pena más alta -de 45 años- fue para Hunter Elward, el autor del disparo en la boca a Jenkins, uno de los denunciantes.

Christian Dedmon fue condenado a 25 años de cárcel, Brett McAlpin -el policía de mayor rango en el grupo-, Jeffrey Middleton y Daniel Opdyke a 20 años cada uno, mientras que Joshua Hartfield recibió la pena más baja, de 15 años.

Malik Shabazz, el abogado de las víctimas, dijo tras conocer las sentencias estar "satisfecho", pero reconoció que hubiese esperado que fuesen más altas.

"Hubiéramos preferido que se añadieran un par de años a las sentencias de los acusados", dijo Shabazz a periodistas. EFE

at/ahg