Radiólogos destacan la colonoscopia virtual como alternativa barata y segura a la colonoscopia óptica

Compartir
Compartir articulo

La Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM) destaca, con motivo del Día Mundial del Cáncer de colon, la colonoscopia virtual o colonografía por tomografía computarizada (CTC) para el diagnóstico de cáncer colorrecta ya que es "menos invasiva, más segura y barata" que la colonoscopia óptica. Las sociedades europeas de endoscopia gastrointeinal (European Society of Gastrointestinal Endoscopy o ESGE) y de radiología abdominal y gastrointestainal (European Society of Gastrointestinal and Abdominal Radiology o ESGAR) consideran a la CTC como la técnica radiológica de elección para el diagnóstico de cáncer colorrectal. La CTC se realiza habitualmente en aquellos pacientes a los que se les ha realizado una colonoscopia óptica y es incompleta, lo que ocurre entre el 6 y un 26% según las series, incluso en manos experimentadas. "Sin embargo, en algunos pacientes se realiza de entrada la CTC, bien porque se niegan a someterse a una colonoscopia óptica o porque ésta está contraindicada, como ocurre en pacientes anticoagulados o con riesgo de sedación, o bien porque tienen antecedente de colonoscopia óptica incompleta" apunta la doctora Elena Parlorio, responsable de estrategia de la SERAM. Las sociedades europeas ESGE y ESGAR recomiendan la CTC como una alternativa aceptable e igualmente sensible que la colonoscopia convencional en pacientes con síntomas de alarma, y una alternativa aceptable para pacientes sin síntomas de alarma. En Estados Unidos la guía de la sociedad americana del cáncer (American Cancer Society o ACS) para el cribado del CCR del 2018 incluye a la CTC cada 5 años como uno de los exámenes visuales (estructurales) del colon y recto opcionales para el cribado del cáncer colorrectal. Sin embargo, en Europa las ESGE y ESGAR sólo se recomienda la CTC como opción para el cribado del cáncer colorrectal cuando no existe un programa organizado de cribado poblacional basado en pruebas inmunoquímicas fecales, siempre que se informe adecuadamente al paciente sobre las características, los beneficios y los riesgos de la prueba, y en caso de test positivo de sangre oculta en heces o pruebas inmunoquímicas fecales positivas con colonoscopia incompleta o inviable, dentro de programas de cribado poblacional organizados. La CTC es un procedimiento de escáner que permite estudiar la pared del colon tras la insuflación de aire o CO2 por vía rectal, con el fin de detectar lesiones, básicamente pólipos, o cáncer. Con la CTC "obtenemos imágenes de alta resolución del colon mediante la utilización de cortes finos, y podemos realizar reconstrucciones multiplanares y ofrecer visiones tridimensionales de la luz del colon gracias a un software especial de análisis de las imágenes", explica Parlorio. LAS PRINCIPALES VENTAJAS En esta prueba no es necesario administrar laxantes previamente; no requiere sedación; está más aceptada por los pacientes y es más barata. Además, "nos permite obtener un excelente mapa para una polipectomía posterior (la CTC es la herramienta más precisa para valorar anatomía y longitud del colon) y valorar hallazgos extracolónicos", comenta Parlorio. Esto último es muy importante, prosigue "ya que en el mismo procedimiento podemos diagnosticar y estadificar tumores de colon. Sin embargo, la identificación de hallazgos extracolónicos que requieren un seguimiento diagnóstico adicional (5% - 37% de los exámenes de CTC), puede conducir a un sobrediagnóstico y un tratamiento excesivo de afecciones potencialmente benignas". En cuanto al principal inconveniente de la colonografía por TC es que no permite realizar biopsias, ni polipectomías. También tiene contraindicaciones, como son la diverticulitis aguda (esperar 6 semanas), la enfermedad inflamatoria aguda (colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn), en el megacolon tóxico, en el dolor abdominal agudo y si se ha realizado una biopsia endoscópica, entre otras.