Eguibar: "En Sierra Nevada siempre estoy motivado; mi victoria de 2020 fue muy especial"

Compartir
Compartir articulo

Adrian R. Huber

Sierra Nevada (Granada), 1 mar (EFE).- El guipuzcoano Lucas Eguibar, una de las grandes figuras del deporte invernal español -campeón mundial en 2021;y ganador, seis años antes, de la Copa del Mundo de bordercross de snowboard-, intentará repetir en la estación andaluza de Sierra Nevada su brillante actuación de la temporada pasada, cuando logró una victoria y un segundo puesto.

En una entrevista con la Agencia EFE que tuvo lugar en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de la estación que organizó los Mundiales de esquí alpino de 1996 y los de snowboard y freestyle de 2017, 'Luki', nacido hace 30 años en San Sebastián, explica, entre otros asuntos, el porqué de su 'romance deportivo' con Sierra Nevada; donde logró dos de sus cinco victorias en Copa del Mundo, tres de sus 18 podios en esa competición, y dos medallas de plata en los Mundiales de 2017.

Pregunta: ¿Por qué cree que se le suele dar tan bien competir aquí, en Sierra Nevada? ¿Cuál es la razón de este romance deportivo?

Respuesta: Conozco esta estación desde que era muy pequeñito. Y siempre me ha encantado. Pero, sinceramente, no te sé decir el secreto. Me siento como en casa. Tengo aquí muchos amigos que son como una familia para mí.

Aparte, viene siempre mi familia; y vienen muchos amigos a apoyarme, a estas carreras. Eso es como que tengo una fuerza que no tengo en otros sitios. Y la intento exprimir al máximo. Y esta vez no va a ser menos.

P: Dos de sus cinco victorias en la Copa del Mundo logró aquí; sus dos medallas de plata en Mundiales, también. Asimismo, una de sus primeras apariciones en Copa del Mundo, en 2013, en la que llegó a liderar la final antes de que lo tirarán para acabar sexto... ¿Cómo resumiría todo eso?

R: No te sé decir el porqué. Pero siempre me he encontrado muy cómodo con los circuitos que se han hecho aquí. Incluso con la nieve me encuentro muy bien. Y eso lo espero aprovechar otra vez este fin de semana.

Cuando estoy aquí siempre estoy muy motivado. Me siento bien; y me han salido las cosas. Y espero que siga siendo así.

P: ¿Qué recuerda de aquella primera Copa del Mundo en Sierra Nevada?

R: Pues que me metí en la final y me tocaron. Estaba aquí mi familia y notaba que corría en casa. Por supuesto también grandes recuerdos de Israel (Planas, el que era su entrenador, fallecido en 2017, antes de que acabara el Mundial). Él fue el que me enseñó lo que era la disciplina de verdad. Yo algo sabía ya de disciplina, pero él fue más allá.

P: ¿Y de las dos platas que ganó aquí en los Mundiales de 2017? ¿Qué le viene a la memoria?

R: Era un circuito que me gustaba mucho. Me sentí muy a gusto, tanto en la prueba individual como en la de equipos (en la que formó pareja con Regino Hernández -bronce olímpico en los Juegos de PyeongChang'18, en Corea del Sur-, ya retirado). Intenté hacerlo todo muy bien; que es la estrategia para este fin de semana, también. Salir tope; e ir lo más rápido que se pueda.

P: En la prueba individual fue segundo por detrás de un tal Pierre Vaultier. Palabras mayores, ¿no? El francés (doble campeón olímpico, quíntuple oro mundial y séxtuple ganador de la general de la Copa del Mundo) lo ganaba todo, de aquella.

R: Pues sí. Vaultier fue muy bueno. Era el que ganaba todos los Globos (de Cristal). Me dio pena porque cometí un error en la penúltima curva de esa carrera. Ese circuito aún lo tengo memorizado. Fue en la sexta curva. Ahí cometí un fallo. Si no, podía haberle atacado desde detrás.

P: Para mucha gente, especialmente para la afición local, una de sus victorias épicas fue la que logró en Sierra Nevada en 2020, justo antes de la pandemia, dominando la prueba de principio a fin. ¿La considera su mejor victoria, quizá casi al mismo nivel de la de su título mundial de 2023, en Idre Fjäll (Suecia)? ¿En qué nivel sitúa ese triunfo?

R: Puede que sí. Todas las victorias son especiales, cada una es diferente. Pero en esa en concreto me sentí muy a gusto, la tabla fue muy bien durante todo el tiempo. Cuatro años después, me acuerdo también perfectamente de ese circuito, me sentía muy a gusto en él.

Estuve liderando desde el principio al final, desde el primer día de entrenamientos hasta el día de la carrera; en todas las rondas. Eso es difícil en este deporte. Son cuatro días, al final; y tienes que estar esos cuatro días siendo muy constante y estando muy enfocado en tu trabajo.

Esa vez lo conseguí. Me encontraba 'súper-bien'. Me sé todavía la pista de ese año de memoria. Y lo aproveché al máximo.

P: Creo que viene medio San Sebastián a animarlo, a estas carreras. ¿Me equivoco?

R: Vienen unos cuantos (ríe). Vienen unas 35 personas de San Sebastián, entre familiares, la cuadrilla y amigos. La verdad es que me siento súper agradecido, muy apoyado por la gente. Sé que hay algunos que no han podido venir, por trabajo o lo que sea. Pero estoy muy contento y con muchas ganas de que sea ya el día de la carrera. EFE

arh/og