El Congreso de Perú continúa su enfrentamiento contra el máximo órgano de la judicatura

Guardar

Nuevo

Lima, 27 feb (EFE).- La confrontación entre el Congreso de Perú y la Junta Nacional de Justicia (JNJ), el máximo órgano de la Judicatura, dio un paso más este lunes, después de que la Comisión Permanente del Legislativo aprobara enviar a debate y votación del pleno un informe que plantea acusar y destituir a todos los miembros de dicho organismo.

El informe había sido aprobado el pasado 16 de febrero por la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Legislativo, que recomendó acusar e inhabilitar durante 10 años al pleno de la JNJ por supuestas infracciones constitucionales.

La propuesta fue sustentada por el congresista derechista Esdras Medina, a partir de una denuncia constitucional del legislador ultraconservador Jorge Montoya contra los magistrados por haber permitido que la jurista Luz Tello siga en funciones a pesar de haber superado el límite de edad de 75 años para ejercer el cargo.

La Comisión Permanente realizó la votación del informe de manera separada por cada uno de los siete integrantes de la JNJ, que en cada caso recibió el apoyo mayoritario de parlamentarios de grupos de derecha y ultraconservadores, así como del partido marxista Perú Libre.

Durante el debate, el miembro de la JNJ Aldo Vásquez dijo que la Constitución peruana "establece un único mandato de cinco años, sin disponer expresamente un límite de permanencia por límite de edad".

"El Congreso no puede interferir en el criterio que los miembros de la junta adoptan en el cumplimiento de sus funciones", remarcó.

En la noche del lunes, el presidente de la JNJ, Antonio de la Haza, advirtió en la emisora RPP que si eventualmente el Congreso destituye a todos los miembros del organismo, habría peligro de que cualquier proceso pueda prescribir.

"En el supuesto de no contar con titulares y suplentes, el nombramiento de jueces, las ratificaciones de magistrados, los procesos disciplinarios y el nombramiento de los jefes la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE ) y el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec), cuyo proceso está marcha, no podría llevarse adelante, no habría quién lo designe. Si no hay cinco votos, no hay forma de llevarlos adelante”, expuso de la Haza.

El Poder Legislativo y el máximo órgano de la judicatura mantienen un enfrentamiento desde el año pasado, cuando la Comisión de Justicia del Congreso también recomendó destituir a los magistrados de la JNJ por supuestas "faltas graves".

Ahora, el informe aprobado por la Comisión Permanente deberá ser debatido y votado por el pleno del Congreso en marzo próximo, cuando comenzará la siguiente legislatura. EFE

pbc/rrt