El envejecimiento demográfico pone fin a popular festival nipón tras más de mil años

Compartir
Compartir articulo

Tokio, 5 dic (EFE).- El envejecimiento demográfico de Japón ha llevado a un templo budista japonés a anunciar el fin de una popular celebración milenaria invernal, el Festival Somin del templo Kokuseki, un importante reclamo turístico del noreste del país.

El festival, celebrado en el mencionado templo de la localidad de Oshu tradicionalmente en la noche del séptimo al octavo día del Año Nuevo lunar, acogerá su última edición el 17 de febrero de 2024, anunciaron hoy sus responsables en un comunicado en su página web.

Esta decisión se debe "al envejecimiento de los involucrados en el festival y a la falta de sucesores", explicó en el mencionado escrito el responsable del templo, Daigo Fujinami.

"Si bien hemos hecho lo posible para continuar con el festival, para evitar cancelaciones en el último momento o interrupciones en el futuro, se ha tomado la decisión de cancelarlo. Expresamos nuestro más sincero agradecimiento a todos los que nos han apoyado hasta ahora. Lamentamos cualquier inconveniente causado a quienes esperan con ansias el festival Somin", añadió el japonés.

El de Kokuseki es uno de los folclóricos "hadaka matsuri" nipones, un tipo de festival de origen religioso caracterizado por la semidesnudez de los participantes, que visten un "fundoshi", una prenda consistente en un trozo de tela que se anuda para tapar la zona genital y deja las nalgas al aire, a modo de tanga.

El festival del templo Kokuseki cuenta con más de mil años de historia y durante años ha sido un importante reclamo turístico de la región de Iwate, con unos 3.000 espectadores anuales.

Personas llegadas de todas partes de Japón y el extranjero se desplazan hasta allí para observar a los participantes probar su resistencia en las heladas aguas del río Ruritsubo o batallar por la bolsa "somin bukuro", que se cree que brinda salud y felicidad durante el año a quien se haga con ella esa noche.

El festival fue suspendido durante los años de la pandemia de covid-19 y se había reanudado este 2023 tras tres años.

El festival se celebraba habitualmente entre las últimas horas de la noche y el amanecer del día siguiente, pero la edición del año que viene tendrá lugar entre las 18.00 y las 23.00 horas. EFE

mra/ahg/ah