Secuestrado un destacado activista defensor de los derechos humanos en Burkina Faso

Compartir
Compartir articulo

Uagadugú, 4 dic (EFE).- El destacado activista pro derechos humanos de Burkina Faso Daouda Diallo, secretario general del Colectivo contra la Impunidad y la Estigmatización de las Comunidades (CISC), fue secuestrado el pasado viernes, según denunció este lunes la organización Human Rights Watch (HRW).

El pasado día 1, individuos no identificados secuestraron a Diallo en la capital de Burkina Faso, Uagadugú, después de que el activista saliera de la oficina de pasaportes del Gobierno, tras una reunión con funcionarios para renovar el pasaporte.

"Las autoridades de Burkina Faso deberían investigar urgente e imparcialmente el secuestro de Daouda Diallo y liberarlo si está bajo custodia del Gobierno", afirmó Ilaria Allegrozzi, investigadora principal sobre el Sahel de Human Rights Watch.

"Estamos profundamente preocupados por la seguridad de Diallo y la seguridad de todos los que trabajan para mejorar el respeto de los derechos humanos en Burkina Faso"", agregó Allegrozzi.

Diallo, de 41 años, ganador del Premio Martin Ennals para defensores de los derechos humanos de 2022, es conocido desde hace tiempo por denunciar abusos cometidos por las fuerzas de seguridad gubernamentales y exigir rendición de cuentas.

A principios de este noviembre, las fuerzas de seguridad usaron una ley de emergencia destinada a silenciar a la disidencia y notificaron al menos a una docena de periodistas, activistas de la sociedad civil y miembros de partidos opositores, incluido Diallo, que serían reclutados para participar en operaciones de seguridad.

El secretario general se pronunció en contra de estos reclutamientos por motivos políticos.

El 2 de diciembre, la relatora especial de las Naciones Unidas sobre defensores de los derechos humanos, Mary Lawlor, expresó gran inquietud sobre el secuestro de Diallo.

Desde que tomó el poder en un golpe de Estado en septiembre de 2022, la junta militar de Burkina Faso ha reprimido cada vez más la disidencia pacífica y los medios de comunicación, reduciendo el espacio cívico en el país, subrayó HRW

Los periodistas nacionales e internacionales, así como los miembros de la sociedad civil, enfrentan cada vez más acoso, amenazas y detenciones arbitrarias.

Las autoridades suspendieron el pasado sábado la distribución del diario francés Le Monde en el país al acusar a este medio de manipulación en un artículo sobre un reciente ataque yihadista en el norte del país que causó al menos cuarenta muertos, según la ONU.

Desde 2015, varios grupos yihadistas, ligados tanto a Al Qaeda como al Estado Islámico, se han establecido en el norte de Burkina Faso, donde atacan constantemente a la población local.

El país encajó el año pasado dos golpes de Estado (el 24 de enero y el 30 de septiembre), entre el descontento de la población y el Ejército por los ataques terroristas, que han desplazado a más de dos millones de personas. EFE

tcs-pa/jl