1-3. El Atlético conquista la clasificación

Compartir
Compartir articulo
infobae

Redacción deportes, 2 dic (EFE).- Salvador en su área, con dos acciones defensivas cruciales para contener el inicio del Feyenoord, y goleador en la contraria, con un magnífico 0-2 en el segundo tiempo, Mario Hermoso y dos goles en propia puerta de Geertruida y Santi Giménez rubricaron la clasificación para los octavos de final de la Liga de Campeones del Atlético de Madrid, con la primera posición aún pendiente ante el Lazio.

En un buen trabajo de equipo, capaz de limitar la intensidad, la presión y la ofensiva del Feyenoord, y aupado en el marcador primero por un afortunado gol en propia puerta de Geertruida al cuarto de hora, el equipo del centenario de Diego Simeone en la Champions repetirá en las eliminatorias por novena ocasión en once participaciones con el técnico, con susto final, por el 1-2 de Mats Wieffer en el minuto 77, aliviado con el 1-3 en el 81.

Salió vencedor el Atlético, que rompió una secuencia de seis visitas sin ganar en el torneo y que es el líder de su grupo. El liderato aún debe consolidarlo en la última jornada. Necesita al menos un empate en su duelo con el Lazio en el estadio Metropolitano. Es lo único que queda en juego ya en el cuarteto, en el que el conjunto neerlandés se queda casi sin nada, con el único consuelo de la Liga Europa.

El fútbol (o el Atlético) son imprevisibles. Cuando en el minuto 12, una delicia de Griezmann, al contragolpe, dejó solo a Morata en la carrera hacia Biljow, pocos intuían que eso no fuera gol. Su remate fue desatinado. La parada del portero, con la mano derecha, tiene mérito. Pero, quizá, tanto como el demérito del tiro del goleador español. Una ocasión malgastada.

Cuando en el 14, un saque de esquina fue despejado por la defensa del Feyenoord hacia el borde de su área, nadie habría imaginado que eso sería instantes después el 0-1. Menos aún cuando Llorente lanzó un centro llovido. Nada prometedor para un rematador; aparentemente sencillo para el portero o los centrales. No lo fue. Porque Witsel no se atrevió a ir al remate, pero Biljow dudó lo justo y Geertruida golpeó el balón a su portería.

Un golpe de fortuna. Un 'churro'. Pero también el 0-1. Su valor es incalculable en un escenario tan volcánico como De Kuip, encendido desde el primer instante, y dentro de una puesta en escena como este martes, agitada por Minteh, una 'bala', y soportada por el Atlético, especialmente por Mario Hermoso, providencial en los primeros 10 minutos.

Al minuto y 43 segundos, Minteh probó a Oblak. De Kuip rugió. En el 8, Hermoso apareció milagroso para negar el remate al propio Minteh. Después, en el 10, el hoy por hoy indiscutible central zurdo fue más allá. Su recurso, con la espuela, fue lo único que evitó probablemente el gol en un córner rematado por Hancko y al que nadie se había atrevido entonces a intervenir. Ni siquiera a Oblak, que respiró aliviado con el despeje de Hermoso.

Ahí se quedó el Feyenoord, domado por el 0-1 y por el Atlético. Por Hermoso, atrás. Por De Paul, en el medio, de vuelta a la alineación titular. Un plus cuando está en su mejor versión. Y, hacia adelante, por Griezmann. Lo maneja todo. Con y sin balón. Su destreza es una pesadilla para cualquier rival. No es previsible. Ni sus movimientos ni sus pases ni sus giros. Eso lo hace aún más indetectable. Aún más imparable por cualquier sector del terreno.

Controlador el Atlético, de nuevo rematador Morata, que reclamó un penalti, el partido descontó los minutos hacia el descanso al ritmo del equipo de Diego Simeone. Un ejemplo fue la intrascendencia del goleador internacional mexicano Santiago Giménez, autor de 18 tantos en sus 16 partidos este curso o de 41 en 61 duelos precedentes con el Feyenoord. No fue su día. Apenas tuvo ocasión. Y se marcó luego un gol en propia puerta.

Tal apagón era un síntoma descriptivo de la calma tensa del Atlético, que tembló nada más por un error propio antes de irse al vestuario. Por un pase, uno de tantos en los últimos tiempos, entregados al rival por Nahuel Molina en la salida de balón. Demasiado habitual últimamente. Sólo el resbalón de Minteh y el tino de José María Giménez en sortear el penalti anularon el fallo. La presión era local. La derrota eliminaba al Feyenoord.

Al minutos y 40 segundos de la reanudación, el poste frustró un remate de volea de Griezmann para responder a la renovada ofensiva del equipo neerlandés, con Ueda ya al lado de Santiago Giménez, con más apariencia que peligro en sus ataques, sin apurar realmente aún a Jan Oblak, lanzado al suelo para atrapar un centro amenazante.

No necesitó tampoco intervenir en la primera ocasión de Santiago Giménez, frenado por José María Giménez. La jugada la provocó un error de Witsel. También en la salida, antes de la resolución definitiva del partido y de la clasificación, con un golazo de Mario Hermoso, salvador al principio en la defensa y goleador después en ataque. El 0-2 fue una maravilla, con una volea increíble, en una posición más que compleja, al otro poste. Imparable.

Ya lo parecía el Atlético, que contó más ocasiones en De Kuip. Ya sólo se escuchaba a los 1.500 aficionados del equipo madrileño. Primero De Paul, después Griezmann, apuntaron al 0-3. No llegó. Y, de repente, un cabezazo de Wieffer lo reanimó todo en el minuto 77. Lo apagó de nuevo otro tanto en propia puerta instantes después, de Santiago Giménez, en un centro de Molina. Los octavos ya aguardan al Atlético. Queda el liderato.

- Ficha técnica:

1 - Feyenoord: Biljow; Geertruida, Trauner (Milomba, m. 63), Hancko, Hartman; Wieffer, Stengs (Invanusec, m. 70), Timber (Sauer, m. 78); Minteh (Lingl,m. 63), Santi Giménez, Paixao (Ueda, m. 46).

3 - Atlético de Madrid: Oblak; Molina, Witsel, Giménez, Hermoso, Riquelme; Llorente (Barrios, m. 56), Koke (Correa, m. 84), De Paul (Saúl, m. 74); Griezmann y Morata (Memphis, m. 74).

Goles: 0-1, m. 15: Geertruida, en propia puerta. 0-2, m. 58: Hermoso. 1-2, m. 77: Mats Wieffer. 1-3, m. 81: Santiago Giménez, en propia puerta.

Árbitro: Anthony Taylor (Inglaterra).

Incidencias: partido correspondiente a la quinta jornada del grupo E de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Feyenoord 'De Kuip' de Rotterdam ante unos 42.000 espectadores.

Iñaki Dufour

Redacción deportes, 28 nov (EFE).- Mario Hermoso, defensa del Atlético de Madrid, destacó este martes, tras el triunfo por 1-3 contra el Feyenoord, que se ha visto "un equipo con personalidad, buen trato de balón" y con ocasiones "bastante claras para haber aumentado el marcador", al tiempo que explicó que su "intención es tirar" en el golazo que marcó para el 0-2.

"No sabía muy bien donde estaba, más o menos sabía donde estaba la portería y obviamente hay ese factor que entra por donde entra, pero sí, la intención es tirar a portería", expresó en declaraciones a 'Movistar' al término del duelo en Rotterdam.

El Atlético ya está clasificado para los octavos de final. "Al final se queda un poco ese sabor amargo por el gol encajado, pero es normal. Ellos tienen que apretar. Se ha visto un equipo con personalidad, un buen trato de balón, saliendo en contraataque, hemos tenido ocasiones bastante claras para haber aumentado el marcador. Nos vamos contentos con la victoria y con el pase", afirmó el central.

El primer puesto estará en juego en la última jornada frente al Lazio en el Metropolitano. "Queremos seguir con la racha de partidos en casa, sumando de tres en tres, sabiendo que nuestra gente nos va a empujar y vamos a por ello", dijo.

El premio al mejor jugador del partido fue para su compañero Rodrigo Riquelme. "Viene haciendo un trabajo muy bueno y el equipo viene compitiendo. Cada vez estamos todos aptos para disponibilidad del entrenador, ya hemos recuperado prácticamente a todos los lesionados y tenemos una plantilla fantástica. Eso habla de lo importante que es estar en un equipo como el Atlético de Madrid y los pasos al frente que hay que dar", declaró.

El próximo domingo aguarda el Barcelona. "Sabemos la importancia que tenemos, de lo que queremos cuidar de estar presentes en todas las competiciones hasta el último momento y es un equipo duro y fuerte. Vamos con ganas de ganar ese partido para acercarnos al primer puesto de la tabla", aseguró.

Redacción deportes, 28 nov (EFE).- Diego Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, aseguró este martes, tras la clasificación para los octavos de final de la Liga de Campeones con un 1-3 al Feyenoord, que está "muy contento por los futbolistas" y declaró que hubo "actuaciones muy buenas" y un "partido importante del colectivo".

"Sabíamos de la dificultad del rival, de lo importante que es cuando juega de local en Europa y por lo bien que van en su liga. Lo interpretamos bien, buscamos jugar el partido que queríamos. Hubo actuaciones muy buenas y en el colectivo hicimos un partido importante para el club", dijo en declaraciones a 'Movistar' desde De Kuip.

"Podíamos haber marcado el tercer gol antes. Lástima que no tuvimos la frescura y la eficacia que se pudo haber tenido en esos finales de jugada que parecía que llegaba el tercero. Lo dejamos con vida al rival, te hace el 2-1 en su estadio, se empieza a mover todo otra vez y el equipo aparece otra vez marcando el 1-3", valoró.

Al Atlético le queda pendiente el primer puesto en el partido de la última jornada con el Lazio en el Metropolitano. "Siempre es importante terminar lo más arriba posible. Llevamos años sin llegar al final con esta tranquilidad, entre paréntesis, de ver si somos primeros o segundos. A seguir trabajando, descansar, porque este partido nos exigió mucho, y pensar en el domingo, que será un partido muy bonito", afirmó.

El domingo espera el Barcelona. "El Barcelona siempre será el Barcelona, más allá de los pasajes de momentos que se pueden hablar de ellos. Tienen un entrenador con las ideas clarísimas, un grupo de futbolistas que juegan muy bien al fútbol y un equipo que tiene como gen atacar y no va a variar", explicó.

El premio al mejor jugador del partido fue para Rodrigo Riquelme, carrilero izquierdo. El golazo del duelo fue de Mario Hermoso, un central. "Me pone muy contento por el trabajo de ellos. Mario viene de hacer año y medio, dos años, después de ganar la Liga y antes, haciendo las cosas muy bien", expuso del segundo.

"Y Riquelme jugó un partido extraordinario. Sabía que tenía que jugar él. Lino venía de hacer un partido extraordinario el otro día con el Mallorca, pero las características de Roro entendía que le podían hacer mejor al equipo e hizo un partido increíble", destacó.