Iraola: "La decisión de venir al Bournemouth fue la acertada"

Compartir
Compartir articulo
infobae

Manuel Sánchez Gómez

Bournemouth (Inglaterra), 23 nov (EFE).- "Esto está en medio de la nada", dice el taxista mientras su coche llega al Vitality Stadium, casa del Bournemouth. Las palabras de este trabajador van un poco en concordancia con el aficionado del Rayo Vallecano -y de la Liga en general- que se sorprendió cuando vio que Andoni Iraola cambió Vallecas, un proyecto con vistas a Europa, por el Bournemouth, un equipo de la tabla baja de la Premier League.

Una apuesta arriesgada, más aún cuando a los 'Cherries' les costó diez jornadas conseguir su primera victoria en liga. El por qué de esta decisión, su ambición de futuro, la incógnita del Athletic Club, la influencia de Patrick Vieira y de Marcelo Bielsa y su intención de tener una carrera corta, son algunos de los temas que Iraola discute en esta entrevista con EFE.

Pregunta: ¿Qué es lo que más le ha llamado la atención de su aterrizaje en la Premier?

Respuesta: Bueno, muchas cosas, pero si tuviera que destacar algo es el ambiente. El hecho de que los estadios estén siempre llenos, que haya además una parte importante del campo destinada a la afición rival e incluso cuando juegas fuera sientes "ahí están los míos". Creo que esa atmósfera que se crea alrededor de los partidos es muy bonita.

P: ¿Cómo le venden este proyecto?

R: Para mí esto no es tan distinto a lo que tenía yo en el Rayo. Es un equipo que el año pasado venía de ascender, que consigue la permanencia el primer año, momentos de estar en descenso, momentos que salen... Creo que es un año exitoso para ellos y después quieren cambiar un poco la forma de jugar del equipo. Es uno de los estadios más pequeños de la liga, es un club que tiene la ambición de establecerse como un equipo de Premier. Lo que me contaron me gustó y para mí la oportunidad de poder participar en la Premier ha sido siempre muy atractiva.

P: ¿Comprende que la gente tuviera dudas de por qué quiso cambiar el Rayo, que luchaba por Europa, por un equipo que pelearía por el descenso?

R: Para mí fueron dos decisiones distintas. Primero tomé la decisión de dar por terminada mi etapa en el Rayo. Me quedé muy a gusto con las tres temporadas después de un ascenso, dos temporadas muy bonitas en Primera División... Incluso el último día en Mallorca estuvimos luchando por entrar en Europa. No lo conseguimos, pero dije: "joder, no quiero acabar de otra forma". Me voy a gusto y creo que la decisión fue acertada. A partir de ahí vi un poco lo que las opciones que podrían salir y a mí el hecho de entrar en la Premier siempre me había llamado la atención como jugador.

P: Tras el arranque liguero, ¿hay algún momento en el que tema por su puesto?

R: No es que te pongas nervioso, son consecuencias normales. Si no ganas partidos, pues lo normal es que te acaben echando. Hemos tenido momentos complicados. Probablemente el peor fue el partido contra el Burnley que jugábamos en casa. Empezamos perdiendo y dices, "uf, hay que darle la vuelta a esto", pero por suerte oye, es un partido que acabamos dándole la vuelta, acabas ganándolo, y después volvimos a ganar al Newcastle.

Yo creo que las sensaciones de los últimos partidos han sido mucho mejores, incluso el día del Liverpool en la copa que pierdes, pero dices, "jo, los teníamos y se nos han escapado". Queremos seguir dándole continuidad. Eso sabiendo que, estamos en la Premier y a nada que bajemos un pelín el nivel nos va a volver a costar ganar, claro.

P: ¿Ayudó a que el Bournemouth se fijara en usted -y antes el Leeds- el 'boom' de entrenadores españoles en la Premier?

R: Siempre digo que es algo positivo que entrenadores de la Liga vayan al extranjero y lo hagan bien, es bueno para el resto de entrenadores. Quiere decir que en la liga hay un nivel de entrenadores muy alto. Lo están demostrando en España y también cuando van al extranjero. Estamos hablando de Mikel, de Unai, de Julen... A mí me pillan todavía un poquito lejos, o sea, yo tengo que demostrar muchas cosas para llegar a ese nivel, pero estamos en ese camino de ir poco a poco.

P: Me resultó curioso que fuera Patrick Vieira, en el New York City, y no Marcelo Bielsa, en el Athletic, el que le metiera el gusanillo de entrenar.

R: Cosas de la edad probablemente. Hasta que no eres realmente veterano y ves que ya las piernas no te van todo lo que tu cabeza quiere, no te empiezas a plantear esas cosas. Siempre he dicho que los entrenadores nunca me han dado envidia. Que la vida del entrenador no es la más sencilla, pero sí que estar allí con Patrick en Nueva York, sin tanta presión, intentando una forma de jugar distinta, -Él venía del Manchester City, un juego más posicional, cosas distintas a lo que yo había vivido-, Me hizo entender el juego de otra forma, intentar probar cosas y sí que me hizo como decir: "Bueno, voy a intentarlo, no sé si me va a gustar esto, pero voy a ponerme a prueba, a ver si valgo, porque igual soy malísimo haciendo esto". Y al final te vas metiendo en un proyecto, en otro y aquí estamos ahora mismo.

P: ¿Cuál es su relación con Marcelo?

R: Tengo más relación si te digo la verdad con sus ayudantes. Con Diego, con Luca, con Pablo. ¿A Marcelo? No, no le suelo llamar. Él tiene su círculo y yo tengo una relación magnífica con él. Tuvimos la suerte de contar con él dos años.

Ahora tengo también a Marcos Senesi que tiene un pasado con los ayudantes de Marcelo y me decía el otro día: "Joder, Luca, que ha sido su ayudante, era mi entrenador cuando tenía 5 años". Todo el mundo en la Premier y fuera de la Premier, te pregunta por él, le gusta saber cosas y eso quiere decir que está haciendo muchas cosas bien. Estoy encantado de que le está yendo genial en Uruguay y creo que tiene un equipo que para su forma de jugar puede dar grandes cosas.

R: Cuando era jugador no le daban envidia los entrenadores y ahora ha dicho que no quiere entrenar durante mucho tiempo.

"Sí, porque a nivel familiar te quita muchas cosas. No eres tú que coges tu maleta y te vas. No, al final, o yo por lo menos entiendo así la profesión, tienes que venir con tu mujer, con tus hijos. Se tienen que adaptar a muchas cosas, hacen muchos sacrificios por seguirte a todas partes. Entonces llegará un momento que nos toque sacrificarnos a nosotros de alguna manera y darles también su estabilidad. Sobre todo a los niños cuando sean un poco más mayores.

P: ¿Se ve predestinado para entrenar al Athletic Club?

R: Siempre me hacen esta pregunta y, joder, pues al final cada uno lleva su camino, ¿no? Ahora mismo en el Athletic está Ernesto (Valverde), que lo está haciendo genial y a mí como aficionado, ojalá se quede un montón de años porque para mí para mí es garantía de resultados. Y bueno, pues oye, si en el futuro el día de mañana se da, pues se dará, pero no tiene por qué. Al final se nos relaciona siempre con el equipo que has que has jugado y tiene su lógica, pero bueno, ellos pueden tener años súperexitosos. A mí me puede ir genial en mi carrera como entrenador y no coincidir el 'timing' y tampoco pasaría nada, ¿no?