Luong, primer candidato gay al parlamento de Vietnam para hacer oír la voz del colectivo

Luong The Huy, un jurista brillante y activista LGTB, es el primer candidato abiertamente homosexual que aspira a un escaño en el parlamento vietnamita en las elecciones del domingo.

A sus 32 años se ha propuesto liderar el cambio para las comunidades marginadas en Vietnam, aunque en este régimen comunista los diputados se limitan a tomar nota de las decisiones adoptadas por el partido único.

Él figura entre los nueve candidatos que se presentan como independientes, sin la etiqueta comunista, lo cual ya de por sí es una hazaña.

Ver su nombre escrito en una papeleta no ha sido nada fácil, porque el proceso de validación de las candidaturas es complicado.

Él lo ha conseguido y ahora tiene muy claro su objetivo: "Quiero que se escuchen las voces de la gente", declaró a la AFP, sentado en su oficina de Hanói junto a un cartel que proclama "los derechos humanos son para todos".

Dirige una oenegé local de derechos homosexuales, iSEE, y lucha desde hace una década por mejorar la vida de la comunidad LGTB en su país.

Una vez acudió a una sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU y la revista Forbes lo ha clasificado como uno de los jóvenes vietnamitas más inspiradores.

Pese a ello, este exestudiante de la universidad de California considera limitada su influencia como activista, dado que la opacidad del sistema político vietnamita le impide hacer llegar sus propuestas a las personas que toman decisiones.

"Si me convierto en miembro de la Asamblea Nacional, este camino será más corto, más fácil y más práctico para los grupos a los que servimos", explica.

Vietnam es relativamente progresista en temas LGTB, en comparación con otros países asiáticos.

La prohibición del matrimonio entre homosexuales se levantó oficialmente en 2015, pero aún no dispone de una ley que reconozca legalmente dicha unión. Y hace tiempo que se promete una normativa que legalice los cambios de género.

- "El primero" -

Los colegios no dan información sobre la orientación sexual y la identidad de género. Y algunos profesores y padres dicen a los niños que la homosexualidad es una enfermedad mental, según un informe de Human Rights Watch publicado el año pasado.

"Algunas personas tienen dificultades para aceptar que alguien de la comunidad minoritaria LGTB las represente en un órgano legislativo poderoso", reconoce.

"Ha habido comentarios (negativos) sobre mí personalmente, sobre mi apariencia y sobre mi orientación sexual".

Él contaba con el voto de los milénicos y de la Generación Z pero le sorprendió ver que muchos adultos de más edad lo apoyaban.

Algunos le han enviado mensajes de texto en privado y otros le han declarado abiertamente su apoyo en las redes sociales.

"De repente me di cuenta de que mi red de apoyo no era tan limitada como yo creí", declara.

El domingo, los candidatos a las elecciones legislativas competirán por uno de los 500 escaños del parlamento, dominado por miembros del Partido Comunista.

Luong está convencido de que puede aportar un cambio a muchos vietnamitas por los que los políticos no se interesan.

"Quizá sea el primero (homosexual en presentarse) pero espero no ser el único" en el futuro, afirma.

"La gente seguirá hablando del primer candidato gay, independientemente del resultado (del voto). Mi historia será un ejemplo para aquellos que en el futuro podrán conseguir incluso más que yo".

tmh/aph/pdw/del/erl/mas