México: juez emite suspensión contra Ley de Hidrocarburos

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Un juez decretó el lunes la suspensión provisional de una ley aprobada en abril que permite al gobierno de México incautar gasolineras o terminales privadas en caso de “peligro inminente para la seguridad nacional, la seguridad energética o la economía" y dárselas a la petrolera estatal Pemex para que las opere.

El fallo supone el último revés jurídico para el presidente Andrés Manuel López Obrador, que ya ha tenido fricciones con el poder judicial y con agencias reguladoras por iniciativas que, según muchos críticos, violan la Constitución.

El gobierno puede recurrir la suspensión.

López Obrador sostiene que la ley busca combatir las importaciones de gasolina de contrabando y apunta que estas operaciones privadas, que le disgustan por motivos ideológicos, no suelen pagar impuestos.

México permitió la apertura de gasolineras privadas en 2016 y rápidamente se quedaron con una gran parte del mercado de Pemex, cuyas estaciones franquiciadas eran conocidas por tener combustible de baja calidad y por disminuir la cantidad de fuel que daban a sus clientes.

El presidente alega que las empresas privadas que importan gasolina sin pagar impuestos deberían ser cerradas y sus gasolineras deben ser intervenidas y entregadas a Pemex para que las gestione.

Pero López Obrador reveló otro motivo detrás de la norma: su campaña nacionalista para terminar con las importaciones de gasolina. Sus proyectos favoritos incluyen la construcción de refinerías de petróleo, y también quiere controlar a las empresas extranjeras que construyen parques eólicos y solares para producir electricidad en el país.

El mandatario ha conseguido ya que el Congreso apruebe leyes que dan preferencia a la empresa de energía eléctrica estatal sobre las plantas privadas de generación de gas natural y renovables, aunque muchas de las estatales queman combustibles más sucios como gasolina, carbón o diésel.

El mismo juez emitió una orden judicial contra esas normas, y López Obrador ha atacado públicamente a él y a otros sugiriendo que están del lado de las empresas privadas.