El R.Unido valora reforzar su legislación sobre la seguridad tras el "Informe Rusia"

Manifestación independentista en Glasgow, Escocia, el pasado mes de noviembre. EFE/EPA/ROBERT PERRY/Archivo
Manifestación independentista en Glasgow, Escocia, el pasado mes de noviembre. EFE/EPA/ROBERT PERRY/Archivo

Londres, 22 jul (EFE).- El Reino Unido considera reforzar su legislación en materia de seguridad a raíz de la divulgación del controvertido "Informe Rusia", que determinó que el Gobierno británico subestimó la "amenaza" que plantea a este país la interferencia rusa.
Fuentes del gobierno citadas hoy por la cadena BBC y otros medios locales sugieren que se evaluará la introducción de un "registro de agentes extranjeros" en el Reino Unido, un sistema similar al ya aplicado en Estados Unidos y Australia, con el objetivo de evitar interferencias extranjeras en asuntos internos.
Sin embargo, por el momento no se trata de propuestas en firme.
El documento difundido este martes, elaborado por diputados de la comisión parlamentaria de Inteligencia y Seguridad del Reino Unido, apuntaron que el Ejecutivo de Londres ha sido "lento" en responder al "riesgo" que representa Moscú para este país.
Tras su publicación, el opositor Partido Laborista criticó los "fallos sistemáticos" detectados en la manera en que el Gobierno ha mediado con Rusia y otros Estados considerados "hostiles" y señaló que no puede ignorarse la "creciente amenaza" que representa ese Estado.
Según ese partido, el Ejecutivo no ha ofrecido a los servicios de seguridad británicos el "apoyo estratégico, las herramientas legislativas o los recursos necesarios" para defender los intereses nacionales.
Ante las conclusiones del informe, el titular británico de Exteriores, el conservador Dominic Raab, recordó que este país ha sido claro a la hora de instar a Rusia a "desistir de sus ataques contra el Reino Unido y sus aliados".
"Defenderemos con resolución nuestro país, nuestra democracia y nuestros valores de la actividad hostil de un país", aseguró el ministro.
En el informe de 50 páginas, el citado comité estableció que este país fue "claramente un objetivo" de campañas de desinformación por parte de Rusia durante procesos electorales e indica asimismo que ese tipo de asuntos eran vistos como "patatas calientes" con los que ninguna agencia de inteligencia británica quería tener que lidiar.

MAS NOTICIAS