Reyes se disculpa por no usar mascarilla en fiesta

CLEVELAND (AP) — El primer error de Franmil Reyes en esta temporada no fue de fildeo, sino de criterio.

Reyes, el toletero y guardabosque de los Indios, se disculpó el jueves por poner en riesgo su salud y la de sus compañeros al no utilizar mascarilla durante una fiesta a la que asistió el fin de semana, aprovechando el feriado por el Día de la Independencia de Estados Unidos.

La conducta del dominicano fuera del terreno obligó a que Cleveland lo marginara del campamento de prácticas, ante la posibilidad de que se hubiera expuesto al coronavirus.

El afable pelotero de 25 años fue sometido a dos nuevas pruebas, antes de recibir el visto bueno del personal médico para retomar el miércoles las actividades en los jardines.

“Ellos hicieron lo correcto para protegernos”, dijo Reyes acerca de los Indios, que han tenido diversos problemas con las pruebas o casos positivos desde que se abrieron los campamentos veraniegos. “Me disculpo de verdad, porque no me protegí ni cuidé a mis compañeros. Aprendí de esto y no volverá a pasar. Realmente no quiero dejar de entrenar. Me disculpo por esto”.

Reyes, quien llegó a Cleveland la campaña anterior mediante un canje con los Padres de San Diego, apareció en una red social, durante una fiesta por el 4 de julio con otras personas.

Los Indios han instado a que sus peloteros reduzcan al mínimo posible su exposición a cualquier persona ajena al equipo. Cuando se percataron de que Reyes no usaba mascarilla ni guardaba las medidas de distanciamiento social, decidieron aislarlo respecto de los otros jugadores y empleados del club.

“Es realmente importante protegernos cuando andamos por ahí”, reconoció el jardinero de Palenque. “No sólo puedes pensar en ti. Hay muchos compañeros aquí que están listos para dar el cien por cien para la temporada, y es muy riesgoso cuando la gente hace las cosas que yo hice el sábado. Así que sí, me disculpo y juro que no pasará otra vez”.

Los Indios tienen altas expectativas sobre la “Mole” Reyes. Bateó 27 vuelacercas en 99 juegos con los Padres antes del canje de la campaña anterior.

Con Cleveland tuvo un comienzo lento, pero terminó conectando 10 cuadrangulares en 51 juegos.

El manager Terry Francona se mostró reacio a las predicciones. Sin embargo, ha apreciado suficiente en el swing del corpulento pelotero como para considerar que puede asombrar con su poder.

“Esperamos en realidad que él tenga más combustible en el tanque”, indicó. “Lo creemos e, insisto, nunca me oirán hablar de números en la pretemporada, pero es divertido ver lo que puede hacer un chico. Pienso que, en 20 turnos, envía la pelota a todas partes.

“Y está madurando también como bateador. Si lo ven en la práctica, batea al jardín derecho. Sabemos que puede enviar la pelota a las luces del estadio, pero si en la práctica adopta una postura que busque el equilibrio, el ritmo, cosas así, va a conectar algunos jonrones por accidente”.

MAS NOTICIAS