Noche de cine en barrio ofrece un respiro a los venezolanos

CARACAS (AP) — Al caer la noche, en una esquina del barrio más grande y célebre de Venezuela, todas las miradas se volcaron hacia el resplandor de una pantalla de cine temporal colocada en la terraza de una de las muchas casas de arcilla amontonadas en la ladera de una montaña.

Las familias avanzaban lentamente por escaleras y se apretujaban sobre mantas y sillas de plástico dispuestas sobre los techos. Algunos se asomaban por las ventanas de la cocina, mirando a través de las enredadas líneas eléctricas, mientras que otros se apiñaban al pie de largas escaleras, en cualquier lugar, para ver la proyección.

El lunes por la noche, cientos de familias en la barriada de Petare tuvieron un asiento en primera fila para una presentación de la película “Aladdin” de Disney, protagonizada por Will Smith, lo que permitió a los residentes escapar del estrés de la cuarentena por el nuevo coronavirus y las disputas políticas, entre otros problemas que cada día se agravan más en Venezuela.

“¿Vamos a hacer cotufas (palomitas de maíz)”, dijo Adriana Carrillo a través de los barrotes de su puerta principal mientras su hija de cinco años, Aranza Sofía Guerrero, se aferraba a ella con timidez. “Me parece genial, porque así uno se distrae y los niños también se distraen. Ya no pueden salir”.

La película fue como un punto de luz en medio de la sombra que la pandemia ha arrojado sobre todo el mundo y en un momento en que los venezolanos cumplen un año más de lucha en medio de una severa crisis política y social. Las sanciones estadounidenses que buscan obligar al presidente Nicolás Maduro a dejar el poder, entre otras cosas, recientemente obligaron a DirecTV a cortar su señal satelital, dejando a la mayoría de las familias en barrios como Petare sin manera de ver películas.

El coronavirus no ha golpeado a Venezuela tan fuerte como a sus vecinos Brasil, Perú y Ecuador. Hasta el momento, las autoridades reportan de poco más de 1.600 contagiados y 17 fallecidos, pero algunos aún temen que podría abrumar fácilmente a los hospitales de Venezuela.

Un grupo de vecinos que lideran el proyecto de la noche de cine llamado “Zona de Descarga Oficial” trabaja con donativos de organizaciones benéficas locales para instalar la pantalla, el proyector y proporcionar entretenimiento de bajo costo para las familias encerradas desde mediados de marzo.

El grupo ha estado mostrando películas en las calles durante aproximadamente siete años, entre sus proyectos diseñados para ayudar a construir un sentido de comunidad entre los barrios pobres y de clase trabajadora como Petare, que tiene la reputación de ser violento.

Jimmy Pérez, uno de los organizadores, dijo que la cuarentena y la falta de televisión por satélite hicieron que su noche de cine fuera aún más importante para los petareños. Están aprovechando las terrazas de los techos de las familias, que ya ocupan un lugar importante en la cultura venezolana, dijo.

En los techos planos de los barrios “se sueña”, dijo Pérez. En las terrazas “se comparte, se despide el año Viejo. Los niños juegan lanzando “bombas de (agua en) Carnaval. Se eleva al papagayo (cometas)”.

El grupo, que no impulsa una agenda política en este país sudamericano profundamente dividido, elige películas familiares que traen mensajes llenos de esperanza a medida que avanzan entre los vecindarios, con una función planeada para cada noche de esta semana.

También creen que el proyecto creará una narrativa para Petare que va en contra de una violencia desenfrenada que mucha gente ve casi en cualquier esquina. Destacó que muchos residentes nacidos y criados allí, se convirtieron en jugadores de Grandes Ligas, reinas de belleza y profesionales universitarios.

Aún así, muchos residentes que vieron “Aladdin” dijeron que siguen sacudidos por una sangrienta guerra territorial entre pandillas que el mes pasado se desarrolló en una zona de Petare. El fuerte sonido de los disparos se prolongó por varias noches. Una vecina describió haber visto un helicóptero policial flotando frente a la puerta principal de su casa, forzándola a correr para ponerse a salvo.

Sin embargo, el lunes, el único sonido que hizo eco en toda esta parte de Petare fue la banda sonora de Disney para “Aladdin”, que rebotaba a través de los barrancos próximos a las casas en las laderas. Sus canciones y su trama cuentan la historia —inspirada en los populares cuentos árabes de “Las mil y una noches"-- de un joven de la calle que se gana el corazón de una princesa a pesar de los obstáculos que un villano pone continuamente en su camino.

Santiago Vega, de nueve años, dijo que normalmente jugaría con su tableta a esa hora para pasar las largas horas de la noche. En su lugar, se metió entre su padre y su tío para ver la película, agradecido por algo diferente al menos durante una noche.

“Quiero ver a mi abuela, mis primos”, dijo, preguntándose si podrá celebrar su cumpleaños el 4 de julio. Ahora “no puedo” por la pandemia.

___

Scott Smith está en Twitter: @ScottSmith

MAS NOTICIAS