Jefe de la OTAN urge a la UE a trabajar con Turquía en plena tensión

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, urgió a la Unión Europea (UE) a buscar la manera de trabajar con "un importante aliado" como Turquía, en pleno recrudecimiento de la tensión entre Ankara y los países europeos.

La UE acusa a Turquía de desencadenar una "presión migratoria con fines políticos". Miles de personas se agolpan en la frontera con Grecia después de que el gobierno turco les permitiera marchar hacia el bloque, mientras pide apoyo internacional en Siria.

El drama provocó una amarga diatriba contra el gobierno turco de Recep Tayyip Erdogan por parte del canciller francés, Jean-Yves Le Drian, quien dijo a los parlamentarios en Francia que era hora de un debate "franco" en la OTAN sobre en qué lado está Turquía.

En una entrevista con la AFP, el jefe de la OTAN pidió un enfoque más pragmático, diciendo que la UE tendría que encontrar una manera de cooperar con Turquía. "Cuando se habla de crisis de migrantes y refugiados, hablamos de un desafío común", apuntó.

"La única manera de abordar la situación en la frontera es trabajando juntos", agregó Stoltenberg, una visión compartida por Norbert Roettgen, jefe de la comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento alemán y aspirante a suceder a Angela Merkel.

Ante el centro de reflexión Institut Montaigne de París, Roettgen pidió una dosis de 'realpolitik'. "Si quieres ayudar a los refugiados, tienes que cooperar con Turquía", el "Estado fronterizo entre Europa y Oriente Medio", agregó.

El drama de los migrantes comenzó después de que las fuerzas sirias apoyadas por Rusia mataran a 34 soldados turcos en el norte de Siria, lo que llevó a Erdogan a buscar una mayor ayuda de los aliados, tanto militar como respecto a los 3,7 millones de migrantes y refugiados en su suelo.

Francia es uno de los miembros de la OTAN exasperados por las acciones de Turquía en los últimos meses y años, incluida su incursión unilateral en Siria para luchar contra las milicias kurdas que habían sido importantes aliados de la coalición contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

En el Senado francés, el miércoles, Le Drian sacó a relucir una lista de "ambigüedades" en las acciones de Turquía, incluyendo su creciente cercanía a Rusia, sus polémicos reclamos territoriales en el Mediterráneo y el "chantaje" con los migrantes.

"Estamos en la misma Alianza", aseguró el canciller francés. "Necesitaremos tener rápidamente un debate público, franco y serio con Turquía para saber dónde está cada uno y dónde están nuestros intereses comunes. Si no, no podremos superar esto".

Como la OTAN adopta decisiones por unanimidad de sus 29 miembros, la división impide que la Alianza en su conjunto pueda apoyar a Turquía. Una reunión de urgencia la semana pasada se limitó a reafirmar el apoyo existente de defensa aérea.

- ¿Problema francés o turco? -

La OTAN suele hacer todo lo posible para resolver las disputas en privado. Su jefe rechaza así entrar en un debate público y destaca la importancia estratégica de Turquía, un país aliado que alberga además la base aérea clave de Incirlik, usada por Estados Unidos.

"Turquía es un aliado importante porque ha sido clave en la lucha contra el terrorismo", asegura el jefe de la OTAN, que destaca el uso de las infraestructuras turcas por parte de la coalición internacional contra el EI.

Las iniciativas francesas en los últimos meses recibieron una acogida fría por Stoltenberg, especialmente las críticas del mandatario galo Emmanuel Macron que consideró a la OTAN en "muerte cerebral".

Pese a su habitual cautela, Stoltenberg sí ha expresado públicamente sus preocupaciones por la compra por Ankara del sistema de misiles ruso S-400, lo que había generado tensiones en los últimos meses con Francia.

pdw/tjc/eg

MAS NOTICIAS