Demócratas moderados están felices por avances de Biden

WASHINGTON (AP) — Los demócratas de la corriente principal festejaron con júbilo el desempeño de Joe Biden en el Supermartes, con el que adquirió impulso en la contienda por la nominación a la presidencia y alivió las preocupaciones acerca de la catástrofe que temen recaiga sobre los precandidatos moderados a puestos locales si el senador Bernie Sanders es elegido candidato del partido.

Sanders, que dice ser socialista, “puede perjudicar a todo el Partido Demócrata”, advirtió el legislador Emanuel Cleaver, partidario del exvicepresidente Biden. “Y nuestra causa más importante es derribar a Donald Trump. Él podría perjudicarla”.

Ahora “creo que vamos a ganar”, consideró Cleaver.

La consolidación notablemente abrupta de un campo demócrata abultado a prácticamente una contienda entre dos quedó de manifiesto el miércoles cuando Mike Bloomberg, el multimillonario exalcalde de Nueva York, se retiró y respaldó a Biden. Bloomberg había gastado más de 500 millones de dólares de su propio bolsillo _una suma enorme en política, pero relativamente menor para un hombre de semejante fortuna_, pero en esencia no atrajo la atención de los electores.

“Hace una semana veíamos cómo el movimiento o base moderada-progresista en Virginia se dividía entre cuatro” contendientes demócratas, dijo el representante Don Beyer, de Virginia. Beyer se inclinó por Biden esta semana después que Pete Buttigieg, exalcalde de South Bend, Indiana, desistió de su campaña.

“Me siento muy alentado por esto, y mucho más optimista en cuanto a la posibilidad de mantener la mayoría en la cámara baja, recuperar el Senado y ganar la presidencia”, dijo Beyer.

Sin embargo, aunque Biden ganó 10 de los 14 estados del Supermartes, incluidos Texas y una amplia franja del sur, Sanders demostró su fuerza al llevarse el premio mayor, California. Y no hay señales de que se haya cerrado la brecha entre moderados y liberales en el Partido Demócrata.

De hecho, no está claro cuánto tardarán los demócratas en decidir cuál de los dos se alzará con la candidatura. Los partidarios de Sanders no daban señales de abandonar a un candidato que, están convencidos, atraerá a multitudes de jóvenes y los llevará a la victoria en noviembre.

Jessica Cisneros, una abogada defensora de inmigrantes de 26 años que estuvo a punto de derrotar al representante Henry Cuellar en la contienda por la candidatura de su distrito, sostuvo que “esto apenas comienza. Lo primero a derrotar era la cultura del miedo, y nuestro movimiento logró demostrar que estamos al borde de provocar un cambio fundamental en el sur de Texas”.

Los republicanos necesitan ganar 18 bancas en noviembre, en su batalla cuesta arriba para recuperar el control de la Cámara de Representantes, y eso si conservan las tres bancas de legisladores republicanos que se jubilaron. Tienen mayoría en el Senado por 53 a 47 votos.

En las dos cámaras, la naturaleza de esta batalla política revela por qué la campaña de Sanders aterra a los moderados.

Los demócratas obtuvieron la mayoría en la cámara baja en 2018 al ganar 42 bancas. De éstas, 29 son de distritos que Trump ganó en 2016 o perdió por menos de cinco puntos porcentuales, y la mayoría son de distritos donde el resultado depende de los votantes suburbanos moderados.

Las esperanzas demócratas de ganar la mayoría en el Senado dependen de derrotar a senadores republicanos de estados arduamente disputados, incluyendo Arizona, Maine, Carolina del Norte y Colorado, donde los votantes moderados son cruciales.

___

La periodista de la AP Padmananda Rama contribuyó con este despacho.

MAS NOTICIAS