La estrella de Hollywood Jane Fonda reveló este martes que intentó coordinar una reunión con el presidente Donald Trump poco después de su elección, a la que planeaba llevar a un grupo de "bellas, voluptuosas y brillantes" activistas climáticas, como Pamela Anderson, para convencerlo de enfrentar el calentamiento climático.

Sin embargo, explicó que tras discutir su idea con el yerno y la hija del mandatario, Jared Kushner e Ivanka Trump, no recibió ninguna respuesta, lo que la llevó entonces a mudarse por varios meses a Washington y usar el poder de su estrellato para ayudar a realizar masivas movilizaciones.

Fonda, que cumplirá 82 años el sábado, dijo este martes en el National Press Club que se le ocurrió ese plan el día después de la elección de Trump en 2016.

"Algo conozco a los hombres como Trump (...) de alguna manera conozco sus inclinaciones", dijo.

"Y pensé: 'Voy a buscar a tres o cuatro de las más bellas, voluptuosas y brillantes activistas climáticas -Pamela Anderson es una de ellas- y algunos científicos, y voy a hacer una cita y todos vamos a ver a Trump y nos vamos a poner de rodillas", añadió, entre risas.

"Le vamos a decir, presidente Trump, puede ser el héroe del mundo entero, puede ser el más importante ser humano jamás nacido, el más perfecto, maravilloso, grande, enorme, maravilloso, si protege el planeta", contó.

Luego, relató, llamó a Kushner quien le refirió a su esposa Ivanka, la "ambientalista de la familia". Según Fonda, la hija del mandatario se rió al escuchar el plan pero no hizo nada por llevarlo a cabo.

La actriz ganadora del Óscar, que desde los años 1970 se ha hecho un nombre como pacifista y feminista, ha participado en protestas afuera del Capitolio estadounidense con la esperanza de impulsar un movimiento masivo que obligue al gobierno a actuar.

En más de una oportunidad, durante esas manifestaciones, ha sido arrestada junto a otros activistas.

Al ser consultada sobre las burlas frecuentes de Trump hacia la activista sueca Greta Thunberg, Fonda aseguró que el presidente lo que merece es que se sienta lástima por él.

"Un hombre que puede hacerle eso a una niña como Greta está tan vacío, tan falto de empatía y compasión, que debemos ser compasivos", dijo.

Fonda concluyó que tanto si Trump es reelecto en 2020 o si un demócrata gana las elecciones presidenciales, los activistas deberán seguir en las calles.

"Ser viejo da una gran ventaja, porque puedes mirar atrás" y has visto varios presidentes, dijo la actriz. "Cuando no forzamos a los que están en el poder a hacer lo que tienen que hacer, cosas terribles pasan".

ia/ft/lda/piz