La australiana Ashleigh Barty, que este año conquistó el Abierto de Francia, segundo Grand Slam de la temporada, y se ubicó número uno del ranking mundial del tenis femenino, fue elegida este miércoles "Jugadora del Año" de la WTA.

Barty, primera australiana en encabezar el ranking del tenis femenino desde Evonne Goolagong Cawley en 1976, se llevó el premio con el 82% de los votos de los medios de comunicación.

Fue un final apropiado para una campaña que vio a Barty reclamar su primer título de Grand Slam en Roland Garros. Sus cuatro títulos en 2019 incluyeron las prestigiosas finales de París, Shenzhen, Miami y Birmingham, para consolidarse en la cima de las clasificaciones de fin de año.

Barty, quien lideró la gira con 57 victorias, ascendió al número uno en septiembre y terminó el año casi 2.000 puntos por delante de la segunda clasificada, la checa Karolina Pliskova.

La jugadora de 23 años comenzó la temporada en el puesto 15 del mundo. Su entrenador, Craig Tyzzer, fue elegido "Entrenador del Año" en la WTA.

Al votar por el premio, Barty terminó por delante de sus compañeras campeonas de Grand Slam, la canadiense Bianca Andreescu, la rumana Simona Halep y la japonesa Naomi Osaka.

Andreescu, de 19 años y campeona del Abierto de Estados Unidos, fue considerada la "Revelación del Año". La estadounidense Sofía Kenin fue nombrada jugadora de "Mejor Progreso", la suiza Belinda Bencic fue la de "Mejor Regreso" y los máximos honores en dobles fueron para Timea Babos y Kristina Mladenovic.

bb/dj/meh/cl