Subsecretaria de Control y Fiscalización Ambiental 162
Subsecretaria de Control y Fiscalización Ambiental 162

No habrá consulta popular en la localidad sanjuanina de Jáchal sobre la megaminería en la cuenca del río homónimo. En el Concejo Deliberante se necesitaban los votos favorables de cuatro de los seis legisladores, pero los tres ediles del Frente para la Victoria se abstuvieron, bloqueando la iniciativa de la oposición, pese a que durante la campaña se habían comprometido a apoyarla.

No obstante, la maniobra del kirchnerismo despertó una polémica, porque el artículo 106 del reglamento del Concejo Deliberante de Jáchal prohíbe las abstenciones. "Vamos a tratar de forzar nuevamente la votación", advirtieron a Infobae desde la asamblea de vecinos.

La consulta popular no era vinculante. Sólo hubiera servido para conocer el humor social de primera mano, sin la intermediación de las encuestas de opinión de dudosa procedencia. Sin embargo, el Frente para la Victoria no dejó que los jachalleros se pronuncien, probablemente porque el derrame de cianuro en la mina Veladero marcó un antes y un después, y hoy la megaminería perdió licencia social en la zona.

A las cuestiones ambientales se suma la alta desocupación en los departamentos mineros de San Juan, que promedia el 25% y llega el 60% en el caso de Iglesia, donde queda Veladero.

Los que apoyaban la consulta recordaron que el giojismo incurrió en una contradicción, ya que en su momento convocó a la ciudadanía a las urnas para habilitar la re-reelección de José Luis Gioja –que pudo gobernar durante 12 años gracias a una consulta popular– y para autorizar la prolongación de las operaciones en Veladero.

De hecho, por Whatsapp circuló un audio del ex gobernador defendiendo las consultas populares y otro en el que decía que la iniciativa en Jáchal era "un avasallamiento a la ciudadanía". Hizo lo mismo cuando se presentaron dos proyectos similares en el departamento de Calingasta.

La Cámara Minera de San Juan también se opuso a la consulta popular con el argumento de que proyecto buscaba "generar divisiones y enfrentamientos". También dijo que era inconstitucional porque aspiraba a regular una actividad económica, pese a que no era vinculante. Y advirtió que el río Jáchal es interjurisdiccional, algo que no tuvo en cuenta al cuestionar que la Justicia federal investigue el derrame de cianuro.

Los vecinos de Jáchal se mostraron desilusionados y emitieron un comunicado en el que expresaron que la consulta popular "es la mejor herramienta popular" y calificaron la decisión de los concejales como un acto de "censura". "Nos niegan el derecho a elegir", se quejaron.

En cambio, la negativa del Concejo Deliberante a convocar a las urnas fue celebrada por un grupo de trabajadores mineros que se movilizaron a la zona, la enorme mayoría de los cuales no vive en Jáchal.