AFP 163
AFP 163
 AP 162
AP 162

El autoproclamado jefe del grupo Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés), Abu Bakr al Baghdadi, aparece por primera vez en el ranking anual de personalidades más poderosas de la revista estadounidense Forbes, una lista liderada por Vladimir Putin por segundo año, delante de Barack Obama.

Esto es lo que dice el recuadro de Forbes sobre el líder terrorista: "Como el autoproclamado califa del Estado Islámico, podría parecer que Al Baghdadi es el nuevo miembro más débil de nuestra lista de los más fuertes del mundo; especialmente si se juzga por su esperanza de vida".

Y continúa: "Pero en un período de tiempo extraordinariamente corto, los combatientes del ISIS de Al Baghdadi se han apoderado de importantes porciones del este de Siria y el oeste de Irak, han llamado la atención del planeta con una serie de decapitaciones de barbarie y conseguido cantidades no despreciables de dinero en efectivo, en gran parte a través de las ventas de petróleo en el mercado a un total de u$s1 millón por día. Ha logrado nuestra atención y también la de las personas en lo más alto de esta lista".

En su guerra contra el ISIS, Estados Unidos ha ofrecido u$s10 millones por la captura de Al Baghdadi, también uno de los hombres más buscados del mundo.



El presidente ruso, Vladimir Putin, sigue siendo el más poderoso del mundo, según el ranking 2014 de Forbes, que volvió a colocar al papa Francisco en el cuarto lugar de un total de 72 personalidades.

"En 2014, el presidente ruso exhibió su fuerza a nivel mundial anexando Crimea, poniendo en escena una guerra subsidiaria en Ucrania y firmando un acuerdo con China para construir un gasoducto de más de 70.000 millones de dólares", señaló Forbes al justificar su decisión.

Putin desplazó en 2013 a Obama del primer lugar en la revista con sede en Nueva York. Detrás de los líderes ruso y estadounidense se ubican, tal como ocurrió en 2013, el presidente chino, Xi Jinping (3º), el papa Francisco (4º) y la canciller alemana, Angela Merkel (5ª), según la lista publicada en www.forbes.com/power.

El latinoamericano mejor ubicado después del Papa es el magnate mexicano Carlos Slim, en el lugar 14º (dos puestos por debajo respecto del ranking de 2013). La presidente brasileña, Dilma Rousseff, cae con fuerza de la 20ª a la 31º posición, al igual que su homólogo mexicano, Enrique Peña Nieto, (60º, muy lejos del 37º lugar de 2013).

La revista toma en cuenta cuatro factores para seleccionar a 72 personas entre los 7.200 millones de habitantes del mundo: sobre cuánta gente ejercen poder; los recursos financieros bajo su control; si tienen influencia en más de una esfera; y cómo utilizan de manera activa su poder para cambiar el mundo.

Entre las doce incorporaciones del ranking 2014, se encuentran el primer ministro indio, Narendra Modi (15º); el presidente de la compañía Alibaba y hombre más rico de China, Jack Ma (30º); y el "califa" del grupo yihadista Estado Islámico, Abu Bakr al Baghdadi (54º).

El ranking de este año muestra, por otra parte, el mismo número de mujeres que en 2013 (nueve), que representan apenas el 12% de las personas más poderosas del mundo. Esto significa un gran contraste con el hecho de que las mujeres son el 50% de la población planetaria, aunque Forbes recuerda que en la primera lista de 2009 había apenas tres.