Venezuela encarceló a un centenar de empresarios por "burgueses"

 AP 163
AP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163

"Tenemos a más de 100 burgueses tras las rejas en este momento", dijo Maduro en un discurso a la nación. Las autoridades dicen que compañías inescrupulosas han estado elevando los precios de artículos electrónicos y otros bienes en más de 1.000 por ciento.

El líder socialista, que ganó la elección para reemplazar al fallecido Hugo Chávez en abril, dijo que su gobierno está preparando nuevas leyes para limitar las ganancias de los negocios a entre un 15 y un 30 por ciento.

Las nuevas normas formarían parte del paquete de proyectos de la denominada "Ley Habilitante" para que Maduro gobierne por decreto, que fue aprobada el jueves en su primera discusión por la Asamblea Nacional, dominada por el oficialismo. La sanción definitiva se prevé para el próximo martes.

"Yo tengo casi lista una ley, que es la ley de costos, ganancias, precios y otros eventos económicos, en esa ley vamos a regular las ganancias", dijo Maduro. Y agregó: "No es momento de aflojar, es momento de apretar la ofensiva y vamos a fondo, tenemos que llegarle a fondo, al hueso, a la guerra económica en esta batalla por Venezuela a fondo".

El Presidente también ordenó la fiscalización a la compañía Goodyear para verificar los precios, tras afirmar que es insuficiente la reducción de un 15% que acordó la firma.

"La Goodyear tiene que bajar los precios más aún (...) no nos dejemos echar tierra en los ojos por nadie", expresó Maduro, que calificó que la inflación es "inducida".

El gobierno socialista lucha por domar la inflación -la más alta de América-, la escasez y el débil crecimiento económico, mientras acusa a sus adversarios políticos por ello.


Descuentos forzosos

Miles de venezolanos hacen largas filas para aprovechar los descuentos en comercios, ordenados por Maduro como parte de una "ofensiva económica" para combatir a la galopante inflación.

Cargados con televisores, pesadas lavadoras y hasta ropa y zapatillas deportivas, muchos se agolpan en tiendas y centros comerciales del país, que desde el fin de semana han sido visitados por inspectores y el Ejército para forzarlos a rebajar los valores de sus productos.

Para los seguidores del mandatario la movida es un acto de honestidad de quien han bautizado como "el presidente justiciero". Pero para los opositores es una medida populista a sólo tres semanas de unas elecciones municipales, que serán su primer termómetro de popularidad.

A fines de la semana pasada, ordenó la ocupación de una cadena de tiendas de electrodomésticos acusada de vender con precios exorbitantes y los obligó a rebajar los márgenes de ganancia a lo que considera "justo".

En los días siguientes la ofensiva alcanzó a un fabricante de baterías y distribuidoras de repuestos para automóviles, ropa y calzado, algo que hizo recordar el estilo de su antecesor y mentor, el fallecido Hugo Chávez.

La medida llevó a algunos a saquear tiendas, sobre todo en el interior del país. Alrededor de 30 personas fueron arrestadas, entre comerciantes y gente que saqueaba.

Según el Gobierno, sólo cinco de los 1.400 comercios inspeccionados hasta el miércoles vendían sus productos a "precios justos".

Pero muchos comerciantes se han quejado de que los han

obligado a rebajar

sus precios, aunque la escasez de divisas

controladas por el Gobierno

los ha forzado a adquirir sus productos con dólares paralelos; nueve veces más caros que el dólar oficial de 6,3 bolívares.