Michael Jordan se dio por vencido en su objetivo de vender la mansión que posee en Chicago y contrató a la empresa de subastas Concierge Auctions para que haga el trabajo que él no pudo: conseguir comprador de la casa ubicada sobre un predio de 3 mil metros cuadrados.

El que para muchos es considerado como el mejor basquetbolista de la historia intentó vender su casa dos veces: primer en febrero de 2012 a un valor de 29 millones de dólares y luego en julio, esta vez por siete millones menos, pero no consiguió lograrlo.

Así fue que recurrió a una empresa que se encargará de buscar al mejor postor para la casa que, entre otras cosas, tiene 19 baños, salón de belleza, una cocina gourmet, una bodega para mil botellas, cancha de tenis y básquet, campo de golf, un lago para pescar, gimnasios y garaje con capacidad para 15 autos.

Para lograrlo, comenzó con la edición de un video en el que muestra la lujosa propiedad por dentro, con pasajes de imágenes de Jordan en la NBA. Millonarios y fanáticos ya se han mostrado interesados.